Cuando usan las redes como un arma y no como un medio.

Seguramente a nadie se le pasa por alto que las redes sociales hoy son el arma predilecta de muchos protagonistas de la política, no todos, y que, evidentemente, tienen mucho tiempo libre, ya que es habitual verlos diariamente publicando cuestiones personales, cuando no agresiones o provocaciones. Usan las redes como un arma y no como un medio y esta estrategia se les está volviendo en contra.

Si estas personas fueran ciudadanos comunes, nadie diría nada, pero cuando esto viene de funcionarios del gobierno provincial o nacional, con nombre y apellido, la cosa cambia de tono, no es necesario dar nombres porque hasta el gobernador sabe de quienes estamos hablando, lo que sí es cuestionable es que usen las redes sociales no solo para propalar un relato injustificable e indefendible, sino para seguir faltando a la verdad y desviando la atención de la grave realidad que nos toca vivir.

Pareciera que, si no se es empático con determinadas ideologías o “pseudoideologias”, se es un “sinvergüenza poco empático” y si no se está de acuerdo con el corrupto, genocida régimen de Maduro en Venezuela se es un “ignorante”. Guardé las capturas de pantalla por las dudas, porque nunca se sabe con estos nuevos protagonistas de la política autóctona, digo nuevos porque hace un año, algunos eran otras personas, o al menos lo parecían.

Empáticos, palabra que les encanta a algunos, pero que evidentemente no soportan, si no se es empático con ellos ¿y cómo se logra esa empatía?, diciéndoles a todo que sí, que todo está fantástico, que no han cometido ningún error, que todos somos idiotas y ellos los únicos que tienen la verdad revelada, que a este país lo fundió Macri y su séquito, lo que no deja de ser en parte verdad, si no fuera porque niegan 34 años consecutivos de gobiernos de cualquier tipo menos peronistas, cosa que ellos tampoco son, obviamente. Y entonces ante tanta antipatía por los que no pensamos como ellos, debemos  recurrir a los números, un tema en el cual ni siquiera quieren opinar, porque 2 más 2 es cuatro en todo este maldito planeta y acá también y 451 mil millones de dólares desaparecidos durante 12 años de gobierno, entre 2002 y 2015 me evitan cualquier análisis. Después de todo esto apagan el teléfono y no le dan información a nadie.

Entonces se nos acaban las ganas de ser empáticos con quien  se lleva 100, 200 o 300 mil pesos a su casa, ya no se cuanto es y cuestiona a un proveedor tratandolo de “sinvergüenza poco empático” además de amenazar con “esta no te la vamos a dejar pasar”,  hablando de igualdades, y tampoco nos aparece la empatía cuando desde un ministerio se cuestiona la no defensa del criminal y repudiable presidente de Venezuela tratando de ignorantes a los miles que pensamos así.

Ni el propio presidente se atreve a negar lo evidente, Venezuela es un país saqueado y vaciado por Maduro, se han violado todos los derechos civiles, se ha encarcelado a opositores, se ha asesinado gente pasándola por arriba con un blindado en una manifestación, y así podría a seguir por años hablando de esa tragedia a la que sometió al pueblo venezolano el señor que habla con un pajarito y levanta la biblia como escudo, ¿a ese hijo de puta hay que defenderlo y estar de acuerdo con sus atrocidades?. Sí porque Cristina lo ordena, y porque la interna entre el presidente y su vice nos está llevando a la ruina, porque quieren manipular la justicia, porque no pueden justificar sus bienes, porque desde su entorno se mandó a quemar campos, porque desde ese entorno se intenta violar la ley de propiedad privada, porque desde ese entorno se dio vía libre para usurpar en Lago Mascardi, una  de las zonas más caras del país, o las más de 4000 hectáreas en la provincia de Buenos aires, porque reina la impunidad, la inseguridad y ya se nos murieron más de 21 mil argentinos por coronavirus en la cuarentena más larga de la historia de la humanidad.

Si quieren hablamos de la economía 19,9% cayó el PBI, 155 pesos el dólar, 1300 puntos de riesgo país, una devaluación del 0,1% diario, 45 % de pobres y 3 millones de jóvenes por debajo de la línea de pobreza. Está publicado en este portal el informe del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, ¿hacen falta más datos?

Bueno yo no  estoy de acuerdo con nada de esto, y no me lo voy a guardar, no voy a ser empático y me importa tres belines si les molesta o no, lo único que falta que a los 60 años y con 34 de profesión me quieran decir lo que puedo y lo que no, lo que está bien y lo que no, porque no achicaron el gasto público en pandemia, si son tan inclusivos porque no donaron parte de su sueldo a los comedores y merenderos que tanto les gusta difundir, porque no renunciaron a sus dietas mientras no hicieron nada, porque no compraron con los monumentales sueldos, ni un paquete de barbijos, porque no redujeron esas dietas un poco, no ni se les ocurrió, y no compraron ni un respirador, nada.

Es fácil hablar de inclusión, de empatía, igualdad, mientras 4 millones y medio de argentinos se cagan de hambre, es fácil incluir cuando ni se les ocurre que eso pase, porque incluir significa igualar y es obvio que no son iguales a nadie, ni quieren parecerse a lo que declaman, porque solo se trata de eso, “declamar” pero no hacer, no demostrar, no dar el ejemplo, no esforzarse, entonces aparecen las redes sociales, selfies, familia, amigos, hijos, parientes y entenados, todo el día, todos los días, mientras miles de comercios cerraron, miles de emprendimientos se fundieron, miles viven de changas, miles cobran sin hacer nada, y miles sobrevivimos a los impuestazo permanente que es la única idea que tienen para sostener el aparato estatal a costilla de los privados y encima los combaten.Seguramente algunos contrajeron el virus por tanta exposición pública en las redes, sino estarían incumpliendo con lo que ellos mismos predican, pero no cumplen, o no.

Los riograndense ya perdimos la cuenta de los días en cuarentena que llevamos, en mi caso estoy seguro que son más de 200 días, más de medio año, soy paciente de riesgo por edad y por patología preexistente, y cada vez debo estar más encerrado porque los contagios aumentan todos los días, pero algunos van y vienen de Ushuaia a Rio Grande como si no pasara nada, entonces una vez más pongo en mi boca palabras de mi padre:

” Práctica lo que pregonas o cierra tu boca para siempre”.

Armando Cabral

loading...