Crisis industrial: Siempre se puede estar peor.

Sab 23/03/19.- En 2001 y a pedido de la entonces dirección de producción de la Municipalidad de Rio Grande hice un informe sobre la situación de la industria, entonces pensé que no se podía estar peor, sin embargo hoy y después de ver lo que van a ver creo que siempre se puede estar peor.

La segunda crisis de la industria fueguina comenzó a mediados de 2012 y 2014 cuando el gobierno nacional decidió entre otras cosas poner un cepo cambiario otorgándole a las empresas un tope de dólares para la compra de insumos que no solo los endeudo sino que les impidió producir. También se dio a conocer el famoso decreto 751/12 mediante el cual se le quitaron excepciones a las petroleras y muchos trabajadores debieron volverse monotributistas. De ahí para acá todo fue retroceso.

En 2009 el gobierno provincial presentó el proyecto de ley de impuestos internos, eso renovó la industria pero la alegría duró poco, el hecho que ya entonces no se hablara de la extensión del régimen de promoción económico e industrial, comenzó a preocupar a los inversores, nadie podría recuperar inversiones en menos de 10 años, y mucho menos aun con un dólar que desde entonces va y viene.

A mediados de 2015 ya había notables bajas en las plantas de personal, pero aun así más 15 mil trabajadores aportaban casi 191 millones de pesos mensuales, es decir había circulante y Rio Grande se llenó de autos de alta gama, los negocios vendían de todo, y se vivió una época casi de esplendor, se contaban por cientos de miles lo que se iban de vacaciones, Rio Grande era una ciudad que merecía ser vivida.

La fiesta terminó el 10 de diciembre de 2015 cuando asumió Mauricio Macri como presidente de la Nación y un equipo de directivos de empresas, dueños de fortunas off shore, cuya avaricia parece no tener límites. Creyeron que esto era una gran empresa y quedo demostrado que tampoco sabían manejarla y primer la fundieron y después nos endeudaron.

Las primeras medidas como la apertura de exportaciones, fue el primer tiro al pecho de la industria nacional, endeudamiento con el FMI, retenciones, amigos empresarios que presionaron y llevaron adelante un acuerdo tristemente célebre entre empresas, gobierno y UOM, comprometiéndose a no despedir personal a cambio de congelamiento salarial fue el tiro de gracia.

Si a esto le sumamos una inflación de 128 % en tres años, la pérdida de más de 190 mil empleos en el país, el cierre de 95 PyMES, congelamiento salarial, aumentos de tarifas de manera escandalosa, el coctel está completo, era una muerte anunciada.

Desde la provincia no se reclamó demasiado, y siempre fue por separado, alguna vez para la foto, pero era evidente que nadie pensó en sacrificar nada ´por los miles de trabajadores que hoy deambulan en el fin del mundo sin trabajo.

Mientras aquí el parque industrial desaparece sin remedio, en la otra punta del continente Manaos con un régimen similar no para de crecer. ¿El secreto?, ellos venden a terceros países, le venden al mundos desde biromes, hasta motos, pasando por CD, o máquinas de afeitar.

Tierra del Fuego se exporta al continente, a un continente poblado de gente que no puede comprar nada, porque los sueldos son de hambre, el consumo cayó un 47%, solo en el rubro alimentos, una familia en Tierra del Fuego necesita más de 40.000 pesos solo para comer, y el sueldo mínimo es de 25 mil pesos en algunos casos, es decir todas las puertas se cerraron.

Todas las automotrices tienen como mínimo 700 empleados suspendidos, Vokslwagen suspendió a su personal por todo el año, Peugeot 1500 trabajadores, Honda algo similar, a quien le va a vender Mirgor por ejemplo?, no es tan difícil de entender que hay que modificar la ley porque aun con extensión, si sigue esta política economía, va a ser exactamente lo mismo, con el poder adquisitivo reducido a nada, no hay chance que esto funcione. La gente no compra nada, no gasta en nada, porque ya no lo puede hacer.

Esto fue una reacción en cadena que destruyó comercios, PyMES, hasta la educación privada, todo se derrumba alrededor como un castillo de naipes y ante este desastre la respuesta es “cada uno por su lado”, pensar en la defensa de los intereses de los fueguinos pero de a uno y de a uno nunca funcionó, ni va a funcionar, la caprichosa idea de convertirse en el refundador de la provincia se terminó hace años, nadie por si solo va a sacar adelante este carro empantanado sin planificación, sin consenso, sin sensibilidad social y mucho menos con soberbia, eso sería una estupidez. Cuando leo que aparecen candidatos como caléndulas y ninguno quiere hablar el primer miedo que me invade es que todo sea más de lo mismo. Por eso estas fotos que generan una gran decepción, un gran dolor, porque cuando se supone que deberíamos estar mejor, queda claro que siempre se puede estar peor.

Nadie puede sacar los pies del plato ante una situación así, menos quienes nos van a dejar una deuda de 200 millones de dólares a todos, a los que tienen todo y a los que no tienen nada.

NO ebria haber un tema más prioritario que decirle a este pueblo como lo van a sacar de este abismo, como se reactivará la instruía, como se reconstruirá todo lo que han destruido,

, recursos naturales, territorio, endeudamiento, pérdida de derechos, división social, salud, educación, seguridad, vivienda, conectividad, comunicaciones, empleo, desarrollo, producción, crecimiento, autonomía económica y más.

Armando Cabral

loading...

Etiquetas: