LA RIOSAL RATIFICÓ LA VALIDEZ NACIONAL DE LOS TÍTULOS OTORGADOS POR EL BACHILLERATO POPULAR

Lun 23/04/18.- A raíz de declaraciones de funcionarios provinciales que pusieron en duda en los últimos días la legalidad de los Bachilleratos Populares, la RIOSAL (Red de Investigadores y Organizaciones Sociales de Latinoamérica) emitió un comunicado en el que ratifica la validez nacional de los títulos secundarios otorgados con esta modalidad. Documento completo de RIOSAL.

Luego de reseñar los inicios y fundamentos de los bachilleratos populares en nuestro país, la RIOSAL expone una serie de documentos que certifican el reconocimiento de esta modalidad tanto a nivel nacional como regional.

En cuanto a la articulación en Tierra del Fuego entre el Municipio de Río Grande, el SUTEF y la RIOSAL para ofrecer la propuesta en esta ciudad, el comunicado afirma que mediante este convenio y ante la realidad de la falta de reconocimiento del Ministerio de Educación de Tierra del Fuego del Bachillerato Popular, serán el Bachillerato Popular de Chilavert y el Bachillerato Raíces los que solidariamente extiendan las certificaciones de validez nacional a quienes completen sus estudios en Río Grande hasta tanto este reconocimiento sea efectivo.

“La decisión político-educativa expresada en el convenio firmado por el municipio de Rio Grande, el SUTEF y la RIOSAL –junto a la articulación con el Bachillerato Chilavert y Raíces de Buenos Aires- da cuenta, precisamente, de las necesidades de los todas aquellas personas “excluidas del sistema educativo”, y garantiza solidariamente la asistencia necesaria para obtener las certificaciones pertinentes por el tiempo que fuera necesario. A la vez que reclama a las autoridades educativas provinciales que asuman –como ocurrió en la mayoría de los distritos del país- el reconocimiento legítimo de las escuelas en sus localidades respectivas.

El Bachillerato Popular Chilavert (creado junto a los trabajadores de la Imprenta Gráfica Chilavert) fue reconocido por el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por el Decreto 406 del 26 de julio de 2011 -con la facultad de otorgar títulos secundarios de validez nacional, nombrar sus respectivos equipos docentes (perciben salarios y todos los derechos como cualquier docente)- bajo la figura de denominada Unidad de Gestión experimental (UGE).

(Ver.BoletínOficial/BuenosAires/norma176335https://boletinoficial.buenosaires.gob.ar/normativaba/norma/176335).

Por su parte el Bachillerato Popular Raíces, fue reconocido como un CENS, a través del convenio con la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires, Convenio 25/11 y aprobado por Resolución 2529/11. Esta modalidad otorgó nuevos reconocimientos y existencia a numerosos Bachilleratos Populares en la referida provincia. Lo interesante en este caso es que se lleva a cabo a través de la mencionada modalidad de “convenios” entre organizaciones sociales y dependencias educativas oficiales (Ministerios de Educación).

Estos BP, como tantos otros en el país, ya llevan varias camadas de graduados con títulos certificados y reconocidos por las autoridades competentes”, dice textualmente.

El Municipio de Río Grande favorece la implementación de esta propuesta en nuestra ciudad ante la realidad de un gran porcentaje de jóvenes y adultos que por diversas circunstancias no han finalizado sus estudios secundarios. Como el Plan Fines fue excluido del ámbito municipal, los Bachilleratos Populares son una herramienta pertinente y adecuada para ofrecer oportunidades a todos aquellos que fueron excluidos del sistema educativo.

Se adjunta el comunicado completo.

Los Bachilleratos Populares existen y son más de 100 en la Argentina
Frente a recientes declaraciones sobre la naturaleza y reconocimiento de los Bachilleratos populares, la Red de Investigadores y Organizaciones Sociales de Latinoamérica (RIOSAL) en CLCSO, manifiesta:
1. ¿Qué son los Bachilleratos Populares?
Los Bachilleratos Populares (BP) son escuelas de jóvenes y adultos, que luego de años de movilizaciones y reclamos por parte del conjunto de sus docentes, estudiantes y trabajadores lograron ser reconocidos por el estado como escuelas con capacidad de otorgar títulos de enseñanza media para jóvenes y adultos con validez nacional. Es una experiencia inédita en su contemporaneidad y se presenta como heredera de las
tradiciones de lucha por la democratización de la educación que desplegó el movimiento popular a lo largo de su historia (desde las escuelas y universidades populares creadas por el anarquismo, el socialismo y el peronismo hasta las tradiciones freirianas de educación
popular1
).
2. ¿Cuando surgieron los BP?
Los Bachilleratos Populares fueron y son una estrategia pedagógica de creación de escuelas de jóvenes y adultos llevadas a cabo por equipos de universidades públicas junto a organizaciones sociales y sindicales vinculados a la educación popular de tradición freiriana y surgidos desde fines de los años ’90, como resistencia a las políticas neoliberales de aquellos años. A la vez de manifestarse como alternativa pedagógica a las propuestas precarizantes de “educación para pobres” (Planes focalizados, a distancia, etc) existentes en el campo de la Educación de Jóvenes y Adultos. La necesidad de más y
mejor educación para millones de jóvenes trabajadores “expulsados de las escuelas” y la

1
Para una excelente retrospectiva de la historia y actualidad de la educación popular ver: Torres Carrillo, Alfonso, La Educación Popular. Ed. El Búho, Bogotá, 2007. decisión política de las organizaciones sociales (fábricas recuperadas, organizaciones territoriales y centrales sindicales como la CTA) fueron el motor de su existencia.
3. ¿Por qué surgieron y siguen creándose nuevos Bachilleratos?
Muy simple: la población económicamente activa que en la Argentina no termino la escuela media y se encuentra en “situación de riesgo educativo” (que incluye a todos los que efectivamente no terminaron la escolaridad secundaria obligatoria y tienen fuertes obstáculos para hacerlo) asciende al 57,63% de la población total del país (14.075.486 de personas!), según el último Censo Nacional de 20102 . La educación de jóvenes y adultos es
la cara oculta y el fracaso del sistema educativo. Muchas gestiones de gobierno prefieren ocultarlo –o trabarse en mezquindades políticas acerca de quién o quienes controlan tal o cual iniciativa educativa- en lugar de trabajar junto a las comunidades (organizaciones sindicales y sociales) para tratar de menguar los duros efectos de la “exclusión educativa” de millares de trabajadores. Por el contrario, los BP y sus organizaciones fueron y son parte de una de las tantas respuestas llevadas a cabo –junto al conjunto de los
trabajadores de la educación- en la lucha por la ampliación de derechos educativos, la democratización de la escuela y el camino hacia la construcción de “otra calidad educativa”, tal como afirmaba Paulo Freire.
4. En la actualidad existen más de 100 Bachilleratos Populares en todo el país.
Buenos Aires, CABA, Mendoza, Jujuy, Misiones, Santa Fe, Chubut, Tucumán, Córdoba, entre otras provincias cuentan con BP. Los primeros Bachilleratos Populares: IMPA; Maderera Córdoba; Chilavert, MOI, de CABA, así como los Bachilleratos Populares de Provincia de Buenos Aires (Raíces; 19 de diciembre; Fogoneros; Centro Cultural El Talar, etc) están reconocidos –otorgan títulos oficiales y sus docentes perciben salarios (y están sindicalizados en sus gremios docentes)- en sus jurisdicciones por sus ministerios educativos respectivos. Incluso, muchos de ellos mantienen convenios de trabajo y
acreditación con otros tantos Bachilleratos Populares recientemente creados a lo largo y a lo ancho de todo el país. Esta modalidad de realizar acuerdos o convenios entre 2
Topasso, P., Castañeda y otros (2017) La demanda potencial por la Educación de Jóvenes y Adultos, de acuerdo instituciones y/u organizaciones educativas no es nueva, incluso es parte de la extensa tradición e historia de la Educación de Adultos.
5. Los BP son parte de un movimiento pedagógico reconocido no solo en el ámbito nacional, sino regional, especialmente por universidades, sindicatos docentes y organizaciones sociales Latinoamericanas. Al respecto se pueden consultar las producciones de la Universidad Pedagógica Nacional de Colombia ref: Alfonso Torres, la Universidad de Campinas (Brasil), ref. Carlos Rodrigues Brandao, el SNTE-MichoacánMéxico, así como infinidad de trabajos de investigación sobre los Bachilleratos Populares (artículos académicos, tesis de grado, posgrado, etc) llevados a cabo por las principales universidades de nuestros país, de Latinoamérica, e incluso de numerosos países europeos, como Alemania, Italia, Portugal, Suecia, entre otros.
http://www.scielo.org.co/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0123-48702014000100009
https://www.telesurtv.net/opinion/Educacion-para-todos-Bachilleratos-Populares-enArgentina-20150220-0026.html.
www.polifoniasrevista.unlu.edu.ar/sites/www.polifoniasrevista…/5%20cabrera.pdf
6. El Ministerio de Educación de la Nación y los BP.
Son extensas las referencias sobre la existencia de los BP en la Argentina por parte de los organismos oficiales (ya en el 2007 el Consejo Federal de Educación3 reconocía el surgimiento de “nuevas reconfiguraciones institucionales en el sistema educativo” a partir de la crisis de las políticas públicas en este sector  er https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/5384240.pdf). A la vez los BP comenzaron a forman parte de los relevamientos e investigaciones realizadas por el Ministerio de Educación de la Nación, desde hace más de una década. Recomendamos para quienes se interesen por la existencia de los BP en documentos oficiales, y su mención y presencia ineludible en la Educación de Jóvenes y Adultos en el sistema educativo nacional- que consulten documentos ministeriales oficiales (Dirección nacional de Información y 3
“La construcción de proyectos sociales colectivos y que adicionalmente contribuyan a la construcción de políticas públicas populares aparece como una de las cuestiones más complejas del desafío que los movimientos sociales asumen respecto de la superación de la democracia liberal, asentada en la lógica contractualista de sujetos individuales, libres e iguales ante la ley. Tanto la Ley Nacional como la resolución del Consejo Federal de Cultura y Educación Nº 33-07 del
año 2007 intentan nominar, captar y regular estas experiencias en tanto escuelas públicas de gestión social… En este
escenario, se ensayan alternativas de oficialización que a la vez que reconozcan su especificidad, aporten a la edificación
de una nueva educación pública popular”. En Nora Gluz .Los Bachilleratos Populares Investigadora de la Universidad
Nacional de general Sarmiento (UNGS): http://www.vocesenelfenix.com/content/bachilleratos-populares
Estadística Educativa, Ministerio de Educación y Deportes de la Nación. Serie Apuntes de Investigación de 2016. (http://portales.educacion.gov.ar/wpcontent/blogs.dir/37/files/2017/05/03-Finnegan-Montesinos-Panorama-Oferta-EPJA-PciaBs-As-ISSN.pdf)
o la serie Informes de Investigación sobre la educación media de Adultos,
realizados por el mismo Ministerio de Educación de la Nación desde 2012:
http://portales.educacion.gov.ar/diniece/files/2014/09/Serie-web-8_17_07.pdf

7. Los Bachilleratos Populares en Tierra del Fuego.
La creación de Bachilleratos en Tierra del Fuego expresa una necesidad educativa de los trabajadores de la región así como la decisión de políticas públicas y sindicales de dar cuenta por más y mejor educación. Tierra del Fuego, como la mayoría de las provincias de la Argentina, posee un elevado número de jóvenes y adultos trabajadores que no concluyeron su escuela secundaria. El porcentaje de la población de 15 años y más que asistió pero que ya no asiste a la escuela y se encuentra en situación de “riesgo educativo”
asciende al 60 %. Este porcentaje incluye a la población con Necesidades Básicas Insatisfechas –NBI–.
4
8. Convenios por derecho a la educación.
La decisión político-educativa expresada en el convenio firmado por el municipio de Rio Grande, el SUTEF y la RIOSAL –junto a la articulación con el Bachillerato Chilavert y Raíces de Buenos Aires- da cuenta, precisamente, de las necesidades de los todas aquellas personas “excluidas del sistema educativo”, y garantiza solidariamente la asistencia necesaria para obtener las certificaciones pertinentes por el tiempo que fuera necesario.
A la vez que reclama a las autoridades educativas provinciales que asuman –como ocurrió en la mayoría de los distritos del país- el reconocimiento legitimo de las escuelas en sus localidades respectivas5
. El Bachillerato Popular Chilavert (creado junto a los trabajadores

4
Topasso, P., Castañeda y otros (2017) La demanda potencial por la Educación de Jóvenes y Adultos, de acuerdo al
procesamiento de datos del Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas de 2010. Publicaciones UBA.
5
La articulación/convenios solidarios entre organizaciones sociales que han creado Bachilleratos Populares y con los que aún no cuentan con sus acreditaciones (reconocimiento final) ha sido una modalidad extendida desde los inicios de este proceso. Esta condición siempre fue comunicada a los estudiantes y a toda la comunidad, al mismo tiempo que se
interpelaba a los ministerios de educación distritales para que asuman la responsabilidad, sin especulaciones políticas ni  dilaciones, del otorgamiento del reconocimiento de los nuevos Bachilleratos Populares. Los resultados positivos de esta modalidad pueden evidenciarse en provincias como Mendoza (Bachillerato Violeta Parra), en Santa Fe (Bachillerato Popular Giros); en Jujuy (Bachillerato Popular Tupac Atari), en Misiones (Bachillerato de los Trabajadores), en CABA (BP IMPA y Maderera Córdoba) y de manera extendida en la Pcia de Buenos Aires (BP Simón Rodrigues de Tigre, BP La
Grieta/Pergamino), entre tantos otros distritos.
de la Imprenta Gráfica Chilavert) fue reconocido por el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por el Decreto 406 del 26 de julio de 2011 -con la facultad de otorgar títulos secundarios de validez nacional, nombrar sus respectivos equipos docentes (perciben salarios y todos los derechos como cualquier docente)- bajo la figura de denominada Unidad de Gestión Experimental (UGE). (Ver. Boletín Oficial/Buenos Aires/norma 176335 https://boletinoficial.buenosaires.gob.ar/normativaba/norma/176335). Por su parte el Bachillerato Popular Raíces, fue reconocido como un CENS, a través del convenio con la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires, Convenio 25/11 y aprobado por Resolución 2529/11. Esta modalidad otorgó nuevos reconocimientos y existencia a numerosos Bachilleratos Populares en la referida provincia. Lo interesante en
este caso es que se lleva a cabo a través de la mencionada modalidad de “convenios” entre organizaciones sociales y dependencias educativas oficiales (Ministerios de Educación). Estos BP, como tantos otros en el país, ya llevan varias camadas de graduados con títulos certificados y reconocidos por las autoridades competentes.
9. Protagonismo de la política pública, los trabajadores y la comunidad en Tierra del Fuego Finalmente, coincidimos con lo manifestado por la presidenta de la Cooperativa Renacer de Ushuaia, en la firma del convenio (SUTEF, RIOSAL, RENACER) por la apertura del Bachillerato Popular en la fábrica recuperada Renacer de Ushuaia, respecto a la necesidad de abrir escuelas públicas y populares que den cuenta de las necesidades de nuestro
pueblo:
“El camino por recorrer nos prepara de cara a nuevos desafíos, y nuestro norte siempre será la producción, pero ayer le pusimos la rúbrica a un nuevo proyecto que nos enorgullece, y nos genera una gran meta de superación. Con el apoyo del sector docente CTA y SUTEF, organizaciones como RIOSAL,
Renacer podrá contar con un Bachillerato popular con orientación en el Cooperativismo… no hace falta que les diga lo importante que es para cada uno de los trabajadores que contemplando nuestras especificidades accedamos a terminar nuestros estudios secundarios, vencer nuestros temores después de tantos años, padres e hijos que además de compartir el trabajo diario, puedan compartir el salón de clases, vencer el cansancio de dobles jornadas de trabajo, dado que la precariedad nos exige en muchos
casos tener dos empleos, etc. La esperanza será verla funcionando, primero hacia adentro y luego abrirla a los trabajadores de la zona donde se ubica la planta… Es además darnos la oportunidad mutua, docentes y trabajadores de aprender el uno del otro, porque nunca es tarde para apropiarse de un
proyecto que desde hace años se ejerce en otras fábricas recuperadas del país y que demuestra que los sectores populares permanentemente intentamos auto gestionarnos con intervención puntual del Estado en nuestras principales necesidades, trabajo, educación, vivienda, etc. (Monica Acosta de
Renacer en Gremiales del Sur, 17 de marzo de 2018.).

Buenos Aires 20 de abril de 2018