Renovación clave en el Congreso:

Renovación clave en el Congreso: se abre un nuevo escenario político Las elecciones de hoy definen el futuro legislativo del país El Gobierno apuesta a ampliar su mayoría en el Senado y a lograr quórum propio en Diputados; para la oposición, el desafío es erigirse en una alternativa de poder; unos y otros miran a 2007

Los ciudadanos argentinos renovarán hoy 127 de los 257 diputados y 24 de los 72 senadores en las elecciones nacionales, de mitad de mandato, que definirán el futuro legislativo del país y que trazarán los rasgos de la gobernabilidad de los próximos dos años de la gestión del presidente Néstor Kirchner.

Para los comicios de hoy, que se extenderán entre las 8 y las 18, están habilitados para votar 26.098.099 ciudadanos en 75.684 mesas en todo el país.

Se elegirá a 151 legisladores nacionales, 400 legisladores provinciales y 1957 concejales.

Sólo se renovará un tercio del Senado. Por ello, se votará a senadores nacionales únicamente en ocho provincias, tres por cada una: Buenos Aires, San Luis, San Juan, Formosa, Jujuy, La Rioja, Santa Cruz y Misiones.

Aunque las elecciones de hoy son importantes por sí mismas, el propio Kirchner les dio un relieve nacional al punto de calificarlas, a principios de año, de “plebiscito” sobre su gestión, fórmula que luego dejó de lado.

Con un triunfo claro, Kirchner se aseguraría un buen pasar legislativo, buscaría tomar el control del PJ nacional e instalaría, en pocas semanas, la perspectiva de su reelección en 2007.

Según las encuestas, el Gobierno ratificará la mayoría propia con la que controla el Senado. Incluso podría ampliar ese bloque incondicional.

Pero el panorama es diferente en la Cámara de Diputados. La división en el PJ, originada en la pelea entre Kirchner y Eduardo Duhalde, abrió un nuevo escenario legislativo: la Casa Rosada no lograría conformar la mayoría propia, pero sí podría reunir el quórum necesario si suma a eventuales aliados de otras fuerzas a la hora de discutir leyes para sentar en el recinto a los 129 diputados que se requieren.

La jornada podrá alumbrar, al mismo tiempo, dos nuevos polos de oposición. Los candidatos a diputado en la Capital Federal Mauricio Macri (Pro) y Elisa Carrió (ARI) podrían hacer una buena elección y sobre ella montar espacios de centroderecha y centroizquierda, respectivamente. En la misma condición estará el gobernador de Neuquén, Jorge Sobisch, que se presentará como candidato a convencional constituyente de su provincia y procurará sentar un mojón en su aspiración presidencial.

La campaña que precedió a las elecciones de hoy registró altibajos, resultó pobre en ideas y propuestas, y terminó con un cruce de denuncias y de agravios entre Kirchner y Carrió.

Por su lado, el Presidente buscará conformar en Diputados el bloque del Frente para la Victoria -kirchnerismo- y las estimaciones, basadas en las encuestas, indican que reunirá entre 100 y 110 miembros.

El sector del PJ que responde a Duhalde quedaría reducido a poco menos de 30 miembros. Pero esa bancada podría ampliarse a 40 si se une a bloques que responden a Luis Patti, Carlos Menem o Aldo Rico.

El radicalismo, en tanto, podría terciar con una bancada de entre 38 y 40 legisladores.

En función de esa incertidumbre legislativa, Kirchner procura lograr hoy un triunfo rotundo para forzar a los duhaldistas en el PJ a encolumnarse dentro del Frente para la Victoria y lograr así quórum propio. De ese modo, ya no dependería de la voluntad de terceras fuerzas ni de los denominados «transversales»-a veces, imprevisibles- para lograr número.

El Presidente está confiado en vencer de manera contundente. Sus esperanzas radican en su imagen positiva en las encuestas y en el crecimiento económico de los últimos tres años. Busca así obtener una base sólida de legitimidad para afrontar los desafíos pendientes: controlar la inflación y los reclamos gremiales por la puja salarial, lograr un acuerdo de refinanciación con el Fondo Monetario Internacional y una mayor distribución del ingreso.

Procura también revertir el estigma de haber llegado a la Presidencia con sólo el 22% de los votos en 2003, cuando su adversario, el ex presidente Menem, renunció a competir en una segunda vuelta electoral.

La Casa Rosada espera un triunfo por amplio margen a nivel nacional, con alrededor del 40% de los votos. Pero su principal objetivo es triunfar en la provincia de Buenos Aires, con similar caudal de sufragios y una ventaja de más de 20 puntos sobre el PJ, que postula como candidata a senadora a Hilda de Duhalde, esposa del líder del PJ bonaerense.

Para ello, el Presidente lanzó a la competencia a su propia mujer, la senadora Cristina de Kirchner, que se postulará a la reelección por el Frente para la Victoria. La primera dama, empero, no votará hoy porque, pese a haber nacido en La Plata, está empadronada en Santa Cruz.

En rigor, Kirchner procura dirimir en el distrito bonaerense -el de mayor peso electoral- el control del PJ nacional. Peleará precisamente en territorio duhaldista con el afán de desdibujar la influencia de Duhalde en los avatares de la política en el país.

En sentido contrario, Duhalde juega en la compulsa de hoy buena parte de su futuro político. Si el PJ bonaerense logra sobrepasar los 20 puntos y obtiene una «derrota digna» -por 15 puntos o menos-, podrá construir un bloque propio y desde allí articular una coalición con otros sectores del PJ no kirchnerista.

Buscaría así poner límites al ejercicio del poder de Kirchner, negociar los trámites legislativos y construir una candidatura presidencial alternativa a Kirchner en 2007: se mencionan para ello a Mauricio Macri, Roberto Lavagna, Carlos Reutemann, Daniel Scioli o Juan Carlos Romero.

Kirchner busca obtener unos 18 o 20 diputados en Buenos Aires, mientras que Duhalde y Patti, aliados, aspiran a superar la decena.

En cuanto a los senadores -se eligen tres por provincia-, el partido que gane en cada distrito ocupará dos bancas, mientras que la restante, por la minoría, será para la segunda fuerza.

Como la elección en la provincia de Buenos Aires aparece altamente polarizada, los restantes candidatos a senador, Ricardo López Murphy (Pro), Martha Maffei (ARI) o Luis Brandoni (UCR), quedaron alejados, según las encuestas, no irían al Senado.

La otra contienda clave es por los diputados nacionales. La mayor pelea se observará hoy en la Capital, donde se elige sólo a 13 diputados nacionales y a 30 legisladores porteños. Una buena performance de los candidatos Macri y Carrió (ARI) los transformarían en candidatos presidenciales para 2007.

Por su parte, Rafael Bielsa, del Frente para la Victoria, es el menos favorecido en las encuestas, pese a que en el último tramo de campaña fue respaldado con énfasis por Kirchner, lo que elevó el perfil de la contienda.

Fiscalización

Para fiscalizar las elecciones, la Cámara Nacional Electoral convocó a 151.368 autoridades de mesa, aunque gran parte de los convocados se excusaron, lo que generó una fuerte incertidumbre, aunque el Ministerio del Interior negó que pueda afectar el desarrollo de los comicios.

Están eximidos de sufragar los mayores de 70 años, los jueces afectados a los comicios, los que estén a más de 500 kilómetros del lugar de votación (deben justificar su abstención en sede policial), los enfermos o imposibilitados de asistir. La veda electoral y la prohibición de realizar reuniones y espectáculos públicos regirá hasta las 21.

La provincia de Buenos Aires renueva 35 diputados nacionales; la Capital Federal, 13; Córdoba y Santa Fe, 9; Mendoza y Entre Ríos, 5; Tucumán y Chaco, 4; Catamarca, Corrientes, Jujuy, La Pampa, Misiones, Neuquén, Salta, San Juan, San Luis, Santa Cruz y Santiago del Estero renuevan 3; Chubut, Formosa, La Rioja, Río Negro y Tierra del Fuego, 2 bancas.

LA NACION LINE
Los resultados de las elecciones de hoy podrá seguirlos al instante en: http://www.lanacion.com.ar

loading...