Hilda Duhalde crece, pero está a 20 puntos de Cristina Kirchner

La disputa electoral en la Capital alcanza niveles de gran suspenso al entrar en las últimas tres semanas de campaña: aunque los opositores Elisa Carrió (ARI) y Mauricio Macri (Pro) se disputan casi sin diferencias el primer lugar, el canciller Rafael Bielsa, candidato a diputado por el Frente para la Victoria, les descontó casi tres puntos.

Los tres postulantes se ubican en una franja de seis puntos. Y por si faltaran más datos, el 43,8 por ciento de los votantes dice que podría cambiar de preferencia de aquí al domingo 23, el día de las elecciones en todo el país.

En la provincia de Buenos Aires, en tanto, la candidata a senador por el PJ, Hilda de Duhalde, recuperó 2,6 puntos sobre la oficialista Cristina Fernández de Kirchner, que, pese a haberse estancado, sigue primera y cómoda, con 20 puntos de diferencia en la intención de voto.

Los datos surgen de la segunda medición sobre tendencias electorales elaborada para LA NACION por Poliarquía Consultores. Entre el 23 y el 28 de septiembre se hicieron 1200 entrevistas domiciliarias en la provincia, mientras que el trabajo de campo en la Capital incluyó 900 casos (300 encuestas personales y 600 telefónicas).

El trabajo confirma que el gran dilema para los encuestadores será la pelea porteña: Carrió y Macri se acomodan en la categoría que los especialistas llaman “empate técnico”. La líder de ARI se movió apenas, de 20,2 a 20,8 por ciento desde el sondeo publicado por LA NACION el 11 de septiembre; el empresario registró una caída de 21,7 a 20,4 por ciento. Cuatro décimas resulta una diferencia que cae en el error muestral (en este caso fue de 3,3 por ciento).

Bielsa creció de 12,2 a 14,2 por ciento y aumentó sus posibilidades. Hace tres semanas estaba a 9,5 por ciento del primer lugar y ahora quedó a 6,6.

En el escenario bonaerense, la esposa del presidente Néstor Kirchner mantuvo casi intacto el caudal que le otorgaba el anterior sondeo: pasó de 37,9 a 37,8 por ciento. La mujer de Eduardo Duhalde creció de 14,6 a 17,1 por ciento.

Así como entre las dos candidatas peronistas se mantiene una distancia considerable, siguen muy relegados los representantes de la oposición: Ricardo López Murphy (Pro, 5,4 por ciento), Martha Maffei (ARI, 4,6) y Luis Brandoni (UCR, 3,8).

Pero tanto para el Gobierno como para los principales partidos, el foco apunta cada vez más a la ciudad.

El reposicionamiento de Bielsa puede alentar la estrategia prevista por Kirchner, que consiste en involucrarse en persona sobre el final de la campaña porteña para buscar un vuelco en el resultado.

¿Puede realmente ocurrir un cambio semejante en tres semanas? La encuesta revela que hay un 10 por ciento de indecisos y que todavía muchos de los que tienen una primera opción creen que pueden cambiarla.

En este tipo de sondeos se les consulta a los entrevistados a quién votaría si la elección fuera hoy. Y se suelen agregar preguntas para determinar qué grado de firmeza tiene esa decisión.

En el caso de Capital, surge de la encuesta de Poliarquía que el 54 por ciento de los que optó por un candidato está completamente decidido. Pero el 43,8 por ciento dijo que podría cambiar de opinión.

Al desglosar esa variable, se ve que Bielsa registra el nivel de adhesión más firme. El 67 por ciento de los que respondió que elegiría al canciller está seguro de su decisión; el 31,4 por ciento aceptó que podría revisar su postura. Entre los potenciales votantes de Carrió y de Macri se registran más dudas sobre si al final eligirán esas boletas (el 43 y el 41 por ciento, respectivamente).

Otro cálculo que hacen los candidatos consiste en analizar qué posibilidades les quedan de captar indecisos. Carrió parte con ventaja en ese rubro: el 49,1 por ciento de los que no se jugaron en la encuesta dijo que podría llegar a votarla, mientras que el 45,7 por ciento respondió que “seguramente” no lo hará.

Bielsa y Macri tienen ahí un techo más bajo: los dos suman un 38 por ciento de posibles votantes entre los indecisos. Más del 55 por ciento está casi seguro de que no los elegirá.

La batalla peronista

En la provincia de Buenos Aires, la intención de voto está bastante más consolidada.

Sólo un cuarto del total considera posible cambiar su opción actual. El índice de indecisos se ubica en el 12,8 por ciento.

Tanto Cristina Kirchner como Hilda Duhalde alcanzaron niveles altos de convencimiento entre los que respondieron que en este momento la votarían. El 77,1 y el 78,4 por ciento, respectivamente.

Alrededor del 20 por ciento de los eventuales adherentes de una o de otra candidata mantiene dudas.

En cambio, el 40 por ciento de los que marcaron el casillero de López Murphy creen que el domingo de las elecciones podrían poner en la urna otra boleta.

Por la fecha en que se hizo la medición no se registró el eventual impacto de la polémica campaña publicitaria de Pro, en la que el candidato a senador usa un juego de palabras con doble sentido para describir la pelea en el peronismo entre Kirchner y Duhalde.

El duhaldismo vislumbra en esa franja de votantes de centro una fuente de esperanzas para crecer, en un escenario de total polarización entre las dos opciones peronistas. Sus dirigentes calculan que un votante de López Murphy nunca se mudaría al kirchnerismo.

El Frente para la Victoria encuentra un panorama más alentador entre los indecisos. El 57,1 por ciento de ellos se mostró propenso a votar por la lista que encabeza la primera dama. Un tercio exacto dijo que seguramente no la elegirá.

Algo menos del 40 por ciento de los indecisos consideró posible votar por Hilda Duhalde, pero el 51,8 dijo que no lo hará.

Link corto: http://www.lanacion.com.ar/743986

loading...