Leonardo Gorbacz aplaudido en el Coliseo

El candidato a diputado nacional por el ARI de Tierra del Fuego, Licenciado Leonardo Gorbacz fue aplaudido en el Teatro Coliseo durante el acto de lanzamiento de la campaña nacional que encabeza Elisa Carrio

(Pagin 12 – 26/08/05) Para subrayar el carácter nacional del acto se proyectó un video con pequeñas intervenciones de los postulantes en 20 provincias: una mayoría de mujeres, algún que otro hombre y un aplauso especial para Leonardo Gorbacz, el fueguino que escoltó a Fabiana Ríos y que se perfila para una buena elección.
Fue ayer, en el Teatro Coliseo, un lugar que ya se está convirtiendo en un símbolo para el ARI. Allí, Elisa Carrió difundió sus propuestas para las elecciones de octubre y, buscando proyectar una campaña nacional y unificada, presentó a sus candidatos en los diferentes distritos. No se privó de criticar al Gobierno y la situación interna del oficialismo. “Son ellos los que nos meten en la violencia. Es el PJ, pero no el pueblo peronista que amó Evita”, sostuvo.
Para subrayar el carácter nacional del acto se proyectó un video con pequeñas intervenciones de los postulantes en 20 provincias: una mayoría de mujeres, algún que otro hombre y un aplauso especial para Leonardo Gorbacz, el fueguino que escoltó a Fabiana Ríos y que se perfila para una buena elección. Entre uno y otro, la cámara repasaba los afiches de campaña y proyectaba imágenes del teatro, el mismo en el que se fundó el ARI, se lanzó la candidatura presidencial de Carrió y se presentó formalmente al partido como fuerza nacional.
La primera en hablar fue la santafesina Alicia Gutiérrez, que tiene la difícil tarea de hacerse un lugar en la disputa entre el peronismo y el socialismo de Hermes Binner. La siguió la gran sorpresa del ARI, el ex vicejefe de Gobierno Enrique Olivera, al que Carrió incorporó a último momento como cabeza de la lista de legisladores.
Apenas subió al estrado, Olivera recibió aplausos más bien tímidos del público, que lo ve como un bicho raro, pero que al final terminó vivándolo con fuerza. Es que el hombre no se privó de nada a la hora de elogiar a Lilita, quizá como un modo de compensar su lugar de extrapartidario. La definió como “la dirigente más talentosa de la Argentina”, dijo que se siente “orgulloso de acompañarla” y que será “la próxima presidente de los argentinos”. “Elisa Carrió no se dobla, pero tampoco se rompe”, aseguró en una relectura de la famosa frase de Alem, que se llevó el premio al prócer más mencionado en el acto de ayer.
Con un largo recorrido en la lucha sindical, a Marta Maffei no le falta experiencia en actos públicos. La candidata a senadora aparece en un lejano lugar en las encuestas pero es una oradora aguerrida, que no se priva de criticar con nombre y apellido a sus adversarios. “Solá fue funcionario de Menem cuando se saqueó la riqueza de la pesca, fue socio de Ruckauf y de Duhalde y ahora es socio de Kirchner”, comenzó su discurso. Después cuestionó al Gobierno por llevar adelante “un modelo agotado” y concluyó criticando el clientelismo bonaerense. “Más pobreza significa más dependencia, más manipulación y más esclavitud social”, aseguró Maffei.
Primera candidata a diputada por la Capital, Carrió concentra casi todas las expectativas de su partido, que confía en un triunfo porteño como condición para revalidarse como la principal cara de la oposición al Gobierno y como apuesta para las presidenciales del 2007.
Carrió prefirió hablar fuera del estrado, prolijamente adornado con el cartel “El ARI es propuesta”. Ultimamente, sus discursos mezclan reflexiones históricas, citas filosóficas, críticas políticas apenas disimuladas y comentarios personales. Ayer no fue la excepción. Carrió comenzó con un recorrido por la historia argentina, habló de los aborígenes y se acordó de sus abuelos. “Ellos nos dieron una mesa, una utopía y un contrato moral”, dijo. Y pasó al clientelismo, uno de los ejes de su discurso y centro de sus cuestionamientos al peronismo. “Si la libertad es sólo de aquellos que pudieron comer y educarse, eso no es libertad sino privilegio. Nunca podremos ser felices sino liberamos antes a los esclavos de la dominación”, explicó.
En el final, Carrió insistió con sus críticas al Gobierno. “Son ellos los que nos meten en la violencia”, remarcó. Y cerró hablando de su llegada al poder. “Cuando sea presidente voy a recorrer cada escuela y cada universidad con esta mística de educación en libertad. Pero no voy a conseguir marido para llegar a la presidencia.”

Además de Carrió, hablaron Enrique Olivera y Marta Maffei. El lema del encuentro fue “El ARI es propuesta”, pero también le apuntaron al Gobierno y criticaron el clientelismo.

(Pagin 12 – 26/08/05) Para subrayar el carácter nacional del acto se proyectó un video con pequeñas intervenciones de los postulantes en 20 provincias: una mayoría de mujeres, algún que otro hombre y un aplauso especial para Leonardo Gorbacz, el fueguino que escoltó a Fabiana Ríos y que se perfila para una buena elección.
Fue ayer, en el Teatro Coliseo, un lugar que ya se está convirtiendo en un símbolo para el ARI. Allí, Elisa Carrió difundió sus propuestas para las elecciones de octubre y, buscando proyectar una campaña nacional y unificada, presentó a sus candidatos en los diferentes distritos. No se privó de criticar al Gobierno y la situación interna del oficialismo. “Son ellos los que nos meten en la violencia. Es el PJ, pero no el pueblo peronista que amó Evita”, sostuvo.
Para subrayar el carácter nacional del acto se proyectó un video con pequeñas intervenciones de los postulantes en 20 provincias: una mayoría de mujeres, algún que otro hombre y un aplauso especial para Leonardo Gorbacz, el fueguino que escoltó a Fabiana Ríos y que se perfila para una buena elección. Entre uno y otro, la cámara repasaba los afiches de campaña y proyectaba imágenes del teatro, el mismo en el que se fundó el ARI, se lanzó la candidatura presidencial de Carrió y se presentó formalmente al partido como fuerza nacional.
La primera en hablar fue la santafesina Alicia Gutiérrez, que tiene la difícil tarea de hacerse un lugar en la disputa entre el peronismo y el socialismo de Hermes Binner. La siguió la gran sorpresa del ARI, el ex vicejefe de Gobierno Enrique Olivera, al que Carrió incorporó a último momento como cabeza de la lista de legisladores.
Apenas subió al estrado, Olivera recibió aplausos más bien tímidos del público, que lo ve como un bicho raro, pero que al final terminó vivándolo con fuerza. Es que el hombre no se privó de nada a la hora de elogiar a Lilita, quizá como un modo de compensar su lugar de extrapartidario. La definió como “la dirigente más talentosa de la Argentina”, dijo que se siente “orgulloso de acompañarla” y que será “la próxima presidente de los argentinos”. “Elisa Carrió no se dobla, pero tampoco se rompe”, aseguró en una relectura de la famosa frase de Alem, que se llevó el premio al prócer más mencionado en el acto de ayer.
Con un largo recorrido en la lucha sindical, a Marta Maffei no le falta experiencia en actos públicos. La candidata a senadora aparece en un lejano lugar en las encuestas pero es una oradora aguerrida, que no se priva de criticar con nombre y apellido a sus adversarios. “Solá fue funcionario de Menem cuando se saqueó la riqueza de la pesca, fue socio de Ruckauf y de Duhalde y ahora es socio de Kirchner”, comenzó su discurso. Después cuestionó al Gobierno por llevar adelante “un modelo agotado” y concluyó criticando el clientelismo bonaerense. “Más pobreza significa más dependencia, más manipulación y más esclavitud social”, aseguró Maffei.
Primera candidata a diputada por la Capital, Carrió concentra casi todas las expectativas de su partido, que confía en un triunfo porteño como condición para revalidarse como la principal cara de la oposición al Gobierno y como apuesta para las presidenciales del 2007.
Carrió prefirió hablar fuera del estrado, prolijamente adornado con el cartel “El ARI es propuesta”. Ultimamente, sus discursos mezclan reflexiones históricas, citas filosóficas, críticas políticas apenas disimuladas y comentarios personales. Ayer no fue la excepción. Carrió comenzó con un recorrido por la historia argentina, habló de los aborígenes y se acordó de sus abuelos. “Ellos nos dieron una mesa, una utopía y un contrato moral”, dijo. Y pasó al clientelismo, uno de los ejes de su discurso y centro de sus cuestionamientos al peronismo. “Si la libertad es sólo de aquellos que pudieron comer y educarse, eso no es libertad sino privilegio. Nunca podremos ser felices sino liberamos antes a los esclavos de la dominación”, explicó.
En el final, Carrió insistió con sus críticas al Gobierno. “Son ellos los que nos meten en la violencia”, remarcó. Y cerró hablando de su llegada al poder. “Cuando sea presidente voy a recorrer cada escuela y cada universidad con esta mística de educación en libertad. Pero no voy a conseguir marido para llegar a la presidencia.”

loading...