Hablar por hablar

Una frase hecha si la hay, “no hables por hablar”, u otra un poco mas popular, “el pez por la boca muere”. En ambos se hace referencia a los que no pueden evitar callarse la boca ni aun cuando saben perfectamente que si hablan, lejos de aclarar oscurecerán aun más las cosas

14 de Agosto

Hablar por hablar.

Una frase hecha si la hay, “no hables por hablar”, u otra un poco mas popular, “el pez por la boca muere”. En ambos se hace referencia a los que no pueden evitar callarse la boca ni aun cuando saben perfectamente que si hablan, lejos de aclarar oscurecerán aun más las cosas.
En los últimos tiempos he tenido que escuchar tantas sandeces que parece imposible que alguien pueda callarse la boca al menos por su propio bien.
Pero además de decir cosas que en la mayoría de las veces se les vuelven en contra, ni siquiera las dicen bien. Esa muletilla, “en la cual”, algunos la usan como el hola, y sino es “por el otro lado”, uno se pregunta ¿Qué lado?
Algunos son profesionales, otros empresarios, otros funcionarios, algunos representantes electos por el voto democrático de la ciudadanía. ¿Dios mío que hemos hecho para merecer esto?
Solo dejarlos estar, y ¿Cómo sucedió?, de a poco, señores, de a poco y ahora es demasiado tarde. Todos se creen aptos para todo servicio, todos son los mejores o casi todos.
Algunos han optado por el silencio o lo que se ha dado en llamar el bajo perfil, actitud sana si la hay en este mundo de bocones. Decía un viejo sabio a su hijo, “esta llegando una carreta.-
El hijo pregunto, ¿Cómo sabes que esta vacía?
Porque las carretas vacías son las que mas ruido hacen. Aquí pasa lo mismo, los que más hablan son lo que menos tienen para decir, los que menos aportan, los que menos piensan, los que nada proyectan, un desastre.
Algunos deberían llamarse a silencio, otros aceptar que su llegada a determinados lugares solo ha sido una casualidad y todos, entender que tienen certificado de vencimiento, que se van a ir en algún momento, que todo termina.
Nadie es imprescindible, el cementerio esta lleno de imprescindibles, de genios, ricos, poderosos, altos rubios y de ojos celestes y bocones.
Es mejor hacer lo que hay que hacer, hacerse cargo de los fracasos, o de los triunfos, pero con un poco más de humildad, de inteligencia, de solidaridad, de hombría de bien, algunos al leer esto pensaran ahí esta de nuevo este Gil que cree que con ser buena persona alcanza. “Aca lo que vale es llevársela, vivir bien y lo demás que se vaya al diablo”.
Seguro piensan así la mayoría, bueno de eso también háganse cargo, de la avaricia desmedida, de la mezquindad y hasta del fracaso, pero sepan que todo lo material que tengan en los bolsillos también queda aquí, la mortaja no tiene bolsillos.
Vivamos y dejemos vivir, seamos un poco mas gente cada DIA, y dejemos de hacer ruido como las carretas vacías, porque como aquel viejo sabio, la gente ya se dio cuenta cuales son las que vienen cargadas y las que no. Los que aun no entendieron eso parece ser que son ustedes y cada vez les queda menos tiempo.

Armando Cabral

loading...