La sociedad irresponsable.

Juev 16/07/2020.- Seguramente me trataran de alarmista, generador de tormentas, y demás calificativos habituales en quienes solo pretenden que se les escriba el diario como ellos quieren, pero lo cierto es que el COVID-19 no desapareció y aquí todo el mundo hace lo que se le antoja. No sabemos ni cuidarnos a nosotros mismos. El ejemplo de Uruguay, desde los primeros cuatro casos anunciados el 13 de marzo, en este país ha reportado 956 contagios y 28 fallecidos, lo cual “es una tasa de letalidad baja”, según la Organización Panamericana de la Salud, (OPS).

No se trata de culpar a nadie, cada cual sabe cuál es la responsabilidad que le cabe en el rebrote de la pandemia en el país y en nuestra provincia, porque a pesar que muchos lo desean, no somos un estado libre e independiente de Argentina, somos parte y nos comportamos como tal

No respetamos protocolos, todos son derechos, no tenemos obligaciones de ningún tipo e incumplimos todas las normas básicas de una sociedad civilizada si se trata de salvarnos y no hablo del que hace changas, vende productos en la calle o es empleado de algún pequeño comercio, emprendedor o autónomo, no, hablo de los que llegan a la provincia y violan la cuarentena, hablo de los que organizan fiestas con más personas de las permitidas y de los que ocultan un contagio, lo desmienten y después terminan contagiando a otras personas.

Por alguna razón los fueguinos se relajaron y deben haber pensado que todo había llegado a su fin, y el fin de semana extra largo fueron y vinieron a Ushuaia, llenaron Tolhuín al 100% de su capacidad con una semana de anticipación y justamente después de esos 4 días de jarana generalizada comenzaron a aparecer casos, primero en una estación de servicio, después en otra de la misma empresa, luego en un complejo de canchas de tenis después en la justicia, luego en el colegio de escribanos, cerro el concejo Deliberante en forma preventiva, y por ejemplo no se les hicieron testeos a los que tuvieron contacto con el caso de las canchas de tenis, tampoco sabemos si ocurrió lo mismo con el personal de la estación de servicio, ni con cuantas personas tuvo contacto el despachante de combustible, o el de la justicia o el del colegio de escribanos.

Si hay algo que no nos importa es la primicia y menos alarmar a la gente, pero todo esto está pasando mientras los que tienen el poder de decisión en esta provincia no toman la decisión de juntarse de una santísima vez, dejar de lado los histeriqueos, la campaña y pensar en la gente que la está pasando horrible y ponerse a trabajar como deberían haberlo hecho desde el primer día.

En ese escenario de “yo hago lo que se me canta”, “si no me invitan no voy”, “lo invite, pero no vino”, “estamos a disposición”, “yo hice esto,” “yo también”, “me debe”, “le pagamos”, estamos dispuestos”, y “no estamos dispuestos un carajo”, el covid-19 sigue presente gracias a todos y cada uno de los que analizan la situación con los que no hacen, ni piensan, ni ejecutan nada para superar la crisis, porque hasta ahora el tema era la pandemia, pero nosotros en ningún momento dejamos de adelantar lo que viene, y lo que viene es la tremenda crisis económica, ya se me van a decir alarmista de nuevo, bueno no importa, vamos a ver qué pasa cuando haya que cumplir con todas las obligaciones que tienen todos y cada uno de los que dirigen gobierno y municipios cuando se sepa cuantas pymes, comercios, industrias, emprendimientos, autónomos, monotributistas, desaparecieron en este tiempo y ni que hablar si la gente sigue pensando que ya está y no cumplen con ningún protocolo.

Hoy estuve toda la tarde en el centro de la ciudad por tramites, no había ningún control en las calles, a nadie le estaban haciendo testeos y en todos los comercios que visité, debían cerrar con llave porque la gente sino los llenaba.

Es por eso y porque no es lo que digo yo, sino por lo que pasa por ejemplo en Uruguay y al respecto este video del Presidente de Uruguay Luis Lacalle Pou, uno de los más jóvenes del mundo que esto decía ayer en dialogo con Marcelo Longobardi en este audio que es absolutamente ejemplificador: https://www.youtube.com/watch?v=Zyc4LCmHOJU

Un presidente que habla de un Ministerio de Planificación y Desarrollo, que habla de no poner más carga fiscal a la sociedad que ya tiene demasiado, que sabe cuánto será la caída del PBI calculada en un 3% esto dentro de los parámetros mundiales, en Argentina esa caída será de más menos, el 20%. Hay que achicar el estado, dijo en dos oportunidades, o subir impuestos y yo le dije a la gente que no lo iba a hacer, así que achicamos el gasto del estado y no estar dispuesto a ir a un estado policíaco.

Nada de lo que pasa en este país y en esta provincia donde hay que aplicar reglas hiperrigurosas para que la gente no se salga de los límites y se contagie una pandemia. Lacalle Pou no estaba dispuesto a someter a los uruguayos a una cuarentena interminable ni parar a los que producen porque según el “son el engranaje del desarrollo”, aquí se detuvo todo durante 120 días.

Respecto a la pandemia el presidente uruguayo dijo.” 13 de marzo 4 casos de covid, citan al sistema nacional de emergencia, y se tomaron decisiones claras y rápido, me emociona la vocación genética de libertad de los uruguayos, un bien muy preciado que en las difíciles lo defienden, no estaba dispuesto a obligar a los uruguayos a confinarse, a ir a un estado policíaco, no somos capaces de apelar en Uruguay al cuidado individual y personal y al colectivo?, se preguntó, y el uruguayo dio una gran demostración y del 13 de marzo al 13 de abril bajó la cortina, las agencias de turismo hicieron un spot publicitario pidiendo que la gente no haga turismo, hoy tenemos un solo caso, porque la gente se autoconfinó, todos no, los contagiados, los familiares, por eso desde abril/mayo comenzamos a abrir por ejemplo la construcción y no hubo contagios, se abrieron las escuelas rurales más alejadas, en junio volvieron a clase todos los alumnos de manera voluntaria y tampoco hubo contagios, creo que hay un pacto ciudadano, un pacto de libertad responsable, que mis actitudes como ciudadano me benefician y benefician al común denominador o me perjudican a mí y a todo el Uruguay”.

Más claro imposible, deberíamos copiar a los que hacen las cosas bien, a los que cuidan a su pueblo, pero por sobre todas las cosas debemos ser nosotros el pueblo el que, como en Uruguay, cuide a su prójimo, por el bien de todos. Evidentemente nos queda mucho por aprender, aquí hemos hecho todo al revés.

Armando Cabral

loading...

Etiquetas: