«Es un lujo»: la desaparición del asado presiona al mercado global de la carne

Argentina 30/01/2023.- El consumo de carne ha estado disminuyendo en todo el mundo desde los primeros días de la pandemia. En 2022, el impacto en la demanda se sintió en la carne de vacuno, y aunque la inflación se enfríe, todo apunta a que la presión continuará este año, especialmente en algunas de las naciones más carnívoras del mundo.

(BLOOMBERG) El consumo de carne ha estado disminuyendo en todo el mundo desde los primeros días de la pandemia. En 2022, el impacto en la demanda se sintió en la carne de vacuno, y aunque la inflación se enfríe, todo apunta a que la presión continuará este año, especialmente en algunas de las naciones más carnívoras del mundo.

No es raro que las compras de carne caigan durante las crisis económicas. Lo sorprendente es que la demanda está disminuyendo más rápidamente en muchos de los países en los que la carne de vacuno ha sido tradicionalmente la proteína preferida. En Brasil, el consumo iba camino de alcanzar un mínimo histórico en 2022. Según datos de NielsenIQ, los consumidores estadounidenses han reducido sus compras en más de un 4% en el último año, mientras que las ventas de asado y filete de vacuno en el Reino Unido se han desplomado.

Quizás ningún lugar refleje mejor esta tendencia que Argentina. El asado argentino está tan estrechamente arraigado en el tejido nacional que, incluso durante algunas de las peores recesiones, el consumo demostró ser resistente a los ajustes de cinturón. La reciente escalada de precios en un país famoso por consumir más carne de vacuno que casi ningún otro está obligando a los consumidores a optar por el pollo, que ahora compite por el título de la proteína más consumida en el país.

The Canuelas Beef Market As Argentina Meat Exports Rise Year-Over-Year

Omar Aníbal Sosa, residente de Buenos Aires de 41 años y padre de tres hijos, recuerda con nostalgia su último asado, hace más de un mes, lo que en Argentina parece una eternidad. Recuerda el menú: sustituyó a regañadientes las antaño insustituibles asado de tira y vacío por cortes de baja calidad como el bistec de falda, junto con pollo y cerdo. Y compró la carne pidiéndole al carnicero que le cortara uno o dos filetes, en lugar de hacer el pedido por kilos, como es tradicional.

“Yo prendía la parrilla todos los fines de semana”, dijo Sosa, quien trabaja como personal de mantenimiento de la iglesia y repartidor. “Hoy en día, hacer un asado es un lujo”, señaló.

Las subas en las tarifas y en los combustibles empañan la promesa de bajar la inflación

Para 2023, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos pronostica que el consumo será prácticamente plano en todo el mundo. Sin embargo, en algunos de los mayores mercados de carne de vacuno la caída será pronunciada. En Argentina, la agencia prevé un descenso de más del 2%, mientras que en EE.UU. la caída sería del 5%.

Puede ser difícil captar con precisión la caída de la demanda, porque la mayoría de los analistas toman la producción de carne como base de sus estimaciones de consumo. Algunas de las mejores medidas de la disminución del interés por la carne de vacuno provienen de una combinación de seguimiento de las ventas minoristas e información anecdótica.

El debilitamiento de la demanda pone en jaque a los principales productores mundiales de carne de vacuno, como JBS SA y Tyson Foods Inc. Las empresas también han luchado contra sequías que han mermado los rebaños, el aumento de los costos de los insumos y la creciente presión de los inversionistas para producir carne de forma más sostenible.

Food Prices Rise Keeping US Cost Of Living High

La presión sobre la demanda de carne de vacuno es una buena noticia para el planeta. Según algunas mediciones, la agricultura es responsable de más emisiones globales de gases de efecto invernadero que el transporte, gracias en gran parte a la producción ganadera.

En Made in Hackney, una escuela de cocina vegana del este de Londres, su fundadora, Sarah Bentley, dice que ha notado una evolución en el comportamiento de la gente desde que creó la escuela hace una década. Las lentejas, antes consideradas pasadas de moda y “un poco hippies”, son ahora un gran éxito entre sus clientes. Las clases de cocina se llenan rápidamente. La mayoría de los alumnos no son veganos ni vegetarianos, pero sienten curiosidad por una alimentación asequible, explica.

El precio de la carne aumentó 30%: cuándo llegará a los mostradores

“El precio es algo que no se puede discutir”, dijo Bentley.

En el Reino Unido, las compras de carne de vacuno en tiendas de comestibles y restaurantes han caído un 5,8% con respecto al año anterior, y las ventas de cortes para asado han descendido un 22%, según datos recopilados por la asesora agrícola AHDB. Las compras de filete disminuyeron un 19%.

Muchos de los cambios en el consumo parecerán sutiles. La gente sustituirá los cortes y las proteínas: primero la carne de vacuno, luego el cerdo y el pollo. Platos como los espaguetis a la boloñesa llevarán menos carne en la salsa y se rellenarán con más tomate o agua.

Northern Economy Ahead Of UK Inflation Figures

“La carne es algo que se resiente con bastante rapidez, sobre todo entre los consumidores de ingresos más bajas”, afirma Rupert Claxton, consultor de Gira que lleva dos décadas estudiando la industria cárnica.

En EE.UU., Michael Roberts, director de marketing de una organización sin fines de lucro de Oak Park (Illinois), vio cómo su anterior negocio como consultor se agotó durante la pandemia, mientras a su pareja le diagnosticaron un cáncer cerebral. Como sus ingresos disminuyeron y los gastos de salud se dispararon, Roberts y su pareja redujeron el consumo de carne de cuatro a dos veces por semana, reemplazando normalmente la carne de vacuno y el pollo por frijoles, lentejas y arroz.

“La carne roja pasó a un segundo plano”, afirma Roberts, de 57 años, que padece niveles bajos de hierro. “Realmente ya no llega a la casa. La hemos reemplazado por muchas comidas sin carne, que pueden ser sanas y no tienen nada de malo. Pero las proteínas son principalmente frijoles, arroz y lentejas”.

Sin duda, es demasiado pronto para saber si la tendencia se mantendrá a nivel mundial. Muchos economistas siguen esperando que el consumo aumente en algunos lugares durante la próxima década a medida que crezca la población y que los consumidores de Asia y otros mercados emergentes consuman más carne de vacuno.

Para Spotorno, el precio de la carne tendrá fuerte ponderación en la inflación de enero

Volviendo a Argentina, se calcula que el consumo per cápita de carne de vacuno alcanzó los 47,2 kilogramos en 2022, según el grupo de la industria cárnica Ciccra. Esto contrasta con el récord actual de 68,7 en 2007. El consumo de pollo, por su parte, ha crecido hasta casi 46 kilogramos desde los aproximadamente 18 de hace dos décadas, gracias a su precio competitivo, según datos de la Bolsa de Comercio de Rosario.

Parece que le hubieran arrebatado su identidad nacional a un país que tradicionalmente ha competido con el vecino Uruguay por el título de mayor consumidor de carne del mundo per cápita. Hace un año, el Gobierno nacional dijo que intentaría mantener el consumo de carne de vacuno por encima de los 50 kilos por persona, mediante políticas como las cuotas de exportación. Pero hasta ahora ese objetivo está resultando inalcanzable y la inflación está por las nubes. La inflación anual de los alimentos en Buenos Aires fue del 97,5% en diciembre, según los datos más recientes de la agencia nacional de estadísticas.

Para consumidores como Sosa, padre de tres hijos, la parrilla, antaño punto de gran orgullo comunitario, se ha convertido en doloroso recordatorio de lo que fue.

“Nunca se vio así de abandonada”, dijo.

loading...