Productores de Tierra del Fuego en alerta por los incendios de más de 9.000 hectáreas de bosques nativos

Tolhuín 14/12/2022.- La ganadería es una de las principales actividades afectadas. En Tierra del Fuego hay unas 286 mil cabezas de ovinos y casi 60 mil vacunos que están en peligro por los incendios

Más de 9.000 hectáreas de bosques nativos ardieron en el centro de Tierra del Fuego, por efecto de un voraz incendio que aún no para y que amenaza a productores pecuarios y propiedades privadas dedicadas a la ganadería en los alrededores de la Reserva provincial “Corazón de la Isla”. Por los incendios, hubo que lamentar la mortandad de caballos y vacas, además de ejemplares de la fauna silvestre. Una situación que obligó a los productores a trasladar de modo urgente la hacienda a lugares alejados de los focos de incendio.

En las últimas horas, según pudo saber este medio, fueron varias las gestiones que realizó el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Nicolás Pino, ante diferentes funcionarios nacionales con el objetivo de acelerar la asistencia a los damnificados por la problemática. Además es permanente el contacto del dirigente con los productores de la zona.

Desde el Servicio Nacional de Manejo del Fuego se advirtió que la quema en Tierra del Fuego ya podría haber afectado a más de 10 mil hectáreas en la zona de Tolhuin, lo que se presenta como el “desastre ambiental más grave registrado en el distrito”. Próximos a la reserva provincial se encuentran algunos establecimientos ganaderos, que actualmente brindan actividad turística o recreativa, como son las Estancias Carmen y Los Cerros.

Lucila Apolinaire, presidenta de la Asociación Rural de Tierra del Fuego, indicó a Infobae que “por la irresponsabilidad de alguien que hizo un fuego donde no debía, y no lo apagó correctamente, se produjo desde el 30 de noviembre a la fecha, durante 13 días, la quema de 9.000 hectáreas durante la peor sequía que vive Tierra del Fuego en 60 años. El fuego afecta a la reserva provincial ´Corazón de la Isla’. Los incendios llegaron ya a propiedades privadas cercanas, donde se registró, aunque con pocos casos, la muerte de ganado, caballos y vacunos. No fue el caso de ovejas, ya que en esta zona no hay cría de ovinos”.

“Durante el incendio se produjo la quema masiva de árboles irremplazables del bosque nativo austral, como son los Ñines o haya antártica y también Guindos y Lengas. Y el fuego luego de propagarse casi dos semanas comenzaron a afectar a propiedades particulares. Ya el año pasado tuvimos un verano muy seco pero estimamos que este año le va a ganar. Con la sequía, las pasturas naturales pusieron el pasto tal como habitualmente se pone en febrero o marzo de cada año. También las hojas de los árboles por la sequía se están secando. Todo ha contribuido a extender el incendio para que se perdiera el bosque nativo y hubiera mortandad de animales”, agregó la dirigente rural al momento de evaluar la situación.

En Tierra del Fuego hay unas 286 mil cabezas de ovinos y casi 60 mil vacunos, que están en peligro por los incendiosEn Tierra del Fuego hay unas 286 mil cabezas de ovinos y casi 60 mil vacunos, que están en peligro por los incendios

Según los datos que pueden aportar organismos como el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) y también la Asociación de productores, en Tierra del Fuego hay unas 286 mil cabezas de ovinos y casi 60 mil vacunos. La afectación de las zonas ganaderas próximas a la Reserva Corazón de la Isla, donde hay bosque nativo y pastizales naturales, se han producido quemas de modo puntual.

Provincia

Con un total de cuarenta productores dedicados a la actividad pecuaria en la provincia, en poco más de una década la problemática que generó la proliferación de perros asilvestrados llevó a reducir drásticamente el número de ovinos en el distrito (que llegó a contar con un rodeo de 1.00.000 de animales hace más de un siglo) y cambiar el esquema productivo con la incorporación de vacunos, principalmente de raza Hereford que toleran muy bien el frío invierno austral.

A todo esto, hay que decir que el ganado también compite por la pastura natural con el gran número de guanacos que hay en la provincia austral, cuya caza está prohibida por ley. Allí los productores pidieron a las autoridades que se abra un cupo para comercializar su carne y su lana, y regular así el número de guanacos que pasta en los bosques y praderas nativas. “En los lugares donde hubo incendios, los productores han estado desde hace días moviendo los animales a lugares más seguros, ya que la actividad ganadera en Tierra del Fuego se hace en pastizales naturales y solo se suplementa su alimentación durante el invierno, cuando hay mucha nieve y además los suelos están cubiertos con hielo”, explicó Apolinaire.

Un incendio similar ocurrió en el año 2008, cuando se registró la quema de unas 8.000 hectáreas, una zona donde nunca más volvió a crecer el bosque. Y por ello, en la provincia ven como sumamente preocupante lo ocurrido ya en la reserva “Corazón de la Isla”. En la reserva, la principal zona afectada por los incendios, se encuentran zonas de bosque nativo, turbales y los ecosistemas integrados por los lagos Chepelmut, Yehuin y Yakush que están interconectados, y por una porción argentina del lago Deseado. En la zona hay una gran reserva de guanacos, y habitan animales silvestres como el zorro colorado fueguino, que está en riesgo de desaparecer, y varias especias de aves.

Fuente: infobae

loading...