Gustavo Melella, como recuperar una provincia después de haber sido dinamitada.

Rio Grande 18/11/2022.- Hablar del gobernador de la provincia de Tierra del Fuego, luego de 3 años de gestión puede ser simple, si se es funcional, y no tanto si intentamos ser objetivos en cuanto a su desenvolvimiento. El mandatario tiene como todos y cada uno de nosotros, defectos y errores, y de eso se trata ser humano. Pero en la gestión es otra cuestión, la responsabilidad es mayor y los desafíos también.

Ayer tuve oportunidad de dialogar con el gobernador y preguntarle varias cosas que me parecieron importantes, la defensa de la ley 19640, la próxima elección, su visión de la paridad, que también se le consulto, pero no es de ayer que vengo dialogando con el mandatario. Conozco a Gustavo Melella desde finales de los 80 cuando llegue a esta provincia, su paso por la docencia en la Misión Salesiana, su paso por la secretaria de la Producción durante la Gestión de Jorge Martin y su salto al municipio por dos periodos en los que transformó la ciudad.
No es poco tiempo, pero no es lo mismo saber que conocer, y yo conozco a este gobernador que va a cumplir su tercer año de gestión, de los cuales dos fueron en pandemia, dos años después de 4 años de la gobernación Bertone, que le dejó una bomba en el despacho. 200 millones de dólares de endeudamiento aprobado por la legislatura, cuatro años de congelamiento salarial, que aprobó la legislatura, la compra de un casino en 10 millones de dólares, que aprobó la legislatura, el inicio de una obra disfrazada como la del Corredor del Beagle que en realidad era un gran negocio inmobiliario para grandes empresas de hotelería que iban a instalarse sobre esa ruta panorámica sobre el Canal y como si esto no fuera suficiente la entrega de 10.000 hectáreas a una familia poderosa de la provincia, esto solo por mencionar algunas de las cosas que este medio denunció.
Remontar esa situación, que hay que mantener en la memoria para no partir de una premisa errónea y arribar a una conclusión falsa, es absolutamente necesario, sino parece que tos es lo mismo y por eso escuchamos a los aparentemente desmemoriados, eludir esta parte de la historia porque muchos que hoy sufren amnesia hoy salen a hablar sin ningún recato, de lo que ellos mismos perpetraron.
Por eso hablar de gobernar es muy fácil desde el lugar de la no responsabilidad, desde afuera, desde el llano, como ciudadano común y porque no desde la más supina ignorancia respecto de cómo conducir una provincia y tres ciudades que en cierto modo dependen del gobierno, por temas institucionales, como la coparticipación, las obras en conjunto, y la relación institucional que debe mantenerse dentro de un dialogo productivo y superador para un crecimiento conjunto de toda la provincia.
A esto se debe sumar el permanente ataque de medios nacionales, funcionales a importadores y otros sectores de poder para sacar el Regimen de Promoción Industrial que hoy brinda beneficios a unos 250 mil habitantes, más allá de la industria.
Los 4 años anteriores a esta gestión dejaron tierra arrasada y literalmente hubo que reconstruir sobre ruinas, recuperar salarios, recuperar empleo, recuperar la salud, impulsar la obra pública, asistir a más de 23 mil familias, de las cuales 10 mil se asisten solo en Rio Grande, impulsar la educación porque miles de niños y jóvenes no volvían a los establecimientos escolares después de la pandemia, recuperar la conectividad aérea, y sobre todo la industria donde se perdió el 50% de los empleos.
Quejarse es fácil y cualquier ciudadano puede reclamar todo aquello que crea necesario para mejorar su calidad de vida, pero hay que tener muy en cuenta toda esta problemática, sumada a la situación nacional donde ningún dato económico da positivo, inflación, devaluación, emisión monetaria, gasto público, déficit comercial y centralismo, discrecionalidad en los envíos de fondos.
Esto no lo va a decir el Gobernador, pero hay temas que provienen del sector privado, como la remarcación de precios, la necesidad urgente de una ley de emergencia habitacional, o la contratación de profesionales de la salud que faltan en las tres ciudades en el sector público.
La situación de los precios de los alquileres es incontrolable y miles de fueguinos están viviendo hacinados por no poder pagar ni aun trabajando.
No es sencillo, gobernar una provincia con esta realidad, pero se intenta todos los días, salir de la crisis generalizada, estar en los lugares donde se debe, quizá por todo esto el mandatario se niega a hablar de campañas, porque es claro que antes que una formula, o una lista está toda esta problemática pendiente que debe solucionarse. El hecho de conocer a este gobernador desde hace más de 30 años me permite esperanzarme en un 2023 un poco mejor para todos los fueguinos, pero eso depende de decisiones políticas y de pensar en el conjunto, cosa que ya hizo y que puede volver a implementar como lo hizo exitosamente durante 8 años en nuestra ciudad.

Armando Cabral

loading...