¿Jubilados a los 45? Una reforma previsional genera una fuerte polémica en Tierra del Fuego?

24/10/2022.- Por Marianela Arias Corresponsal en Santa Cruz La Legislatura de la Isla debate volver a aplicar el 82% móvil, también discute una iniciativa para quitarle el limite de edad a pedido de los gremios docentes, con el requisito de 25 años de servicio.

Mientras en el Congreso nacional se escuchan cuestionamientos al régimen tributario especial de Tierra del Fuego la 19640, en la legislatura de Tierra del Fuego se encuentra en pleno debate de una reforma previsional que genera una fuerte polémica.

La discusión se inició a partir de una promesa de campaña del gobernador Melella al gremio docente, su aliado político, que ahora es cuestionada por los otros sindicatos que reclaman una que incluya a todos. 

Desde el oficialismo en la legislatura fueguina se lleva adelante en la comisión de Legislación presidida por Federico Greve (de FORJA, el partido por el cual Melella accedió a la gobernación) y con la representación de todos los bloques. En las reuniones de comisión se discute ya no solo el proyecto del gremio docente y el del gobierno, sino también el de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), que incluye a toda la administración pública y de otros sectores que no quieren quedar fuera de la reforma.

Para entender la discusión actual es necesario remitirse a 2013, cuando los jubilados fueguinos empezaron a cobrar los haberes con demoras de hasta 70 días y realizaron innumerables medidas de fuerza contra el gobierno de Fabiana Ríos, pero no encontraron respuestas.

“Queríamos cobrar los haberes en tiempo y forma pero la Caja estaba vaciada, no cobrábamos salvo que hubiera un amparo de por medio y eso dependía de que el jubilado pudiera pagar un abogado para que lo presente”, recuerda Patricia Blanco, vocal por los jubilados en la Caja de Previsión fueguina.

En enero de 2016, ya durante el gobierno de Rosada Bertone (PJ), se avanzó en una reforma que cambió las reglas jubilatorias. “El paquete de leyes lo propuso Bertone pero lo aprobaron todos los legisladores entre gallos y medianoche, puso una nueva forma de calcular los haberes, sacó el 82% móvil y desató un acampe de todos los gremios”, explica Patricia Blanco, quien se jubiló por el municipio de Ushuaia, y fue de las primeras en poner su carpa de protesta primero y una mesa en las calles de la ciudad después. Hasta le costó ser procesada por haber sido parte de un corte de ruta. La Justicia fueguina avanzó solo contra ella, pero esquivó a los gremialistas que también estaban en la medida. 

Las modificaciones de 2016 elevaron la cantidad de aportes a 30 años e impusieron una tabla que se va modificando cada año para que en el 2035 los fueguinos, sin diferencia de género, se jubilen con 60 años de edad y 30 de aportes. En tanto que para el cálculo del haber se toman los salarios de los últimos diez años, en lugar de los últimos 24 meses como era previo a 2016.

Tres años después, Melella ganó la gobernación con promesas de una nueva reforma y una alianza de fuerzas que incluyó al poderoso gremio docente. 

Qué dice el nuevo proyecto: En abril de 2021, el Sindicato Unificado de la Educación Fueguina (Sutef), presentó en la Legislatura un anteproyecto del régimen diferencial de jubilaciones del sector docente, que en sus aspectos principales propone acceder a la jubilación con 25 años de servicio y sin límite de edad, el cálculo del haber jubilatorio con los mejores 24 sueldos consecutivos y el 82% móvil real. Sin embargo, el tratamiento no prosperó, pese a haber sido una promesa de campaña y durante 2022 el gremio docente llevó adelante medidas de fuerza en reclamo al tratamiento de esta ley.

Por su parte, el gobierno presentó un proyecto para el sector docente, con variaciones a la propuesta del Sutef. La decisión de avanzar solo en la reforma docente generó la fuerte reacción de varios sectores, entre ellos los estatales de ATE. “Teníamos un proyecto presentado en el 2010, después vinieron las reformas del 2016. Y ahora el gobierno quiso avanzar sólo con el régimen docente; nosotros planteamos que en 2016 se afectó a todos, por eso pedimos que se avance en una reforma general y para todos”, explicó a La Nacion Cristian Wilde, dirigente de ATE. 

“Nuestro proyecto es para modificar la jubilación ordinaria general. Y que la modificación del haber, sea para todos exactamente igual, no vamos a diferenciar, pero una vez que esté jubilado, todos cobren igual”, detalla Wilde, quien explica que ellos piden el 82% móvil, la edad en 55 y están de acuerdo con que el cálculo de sueldo sea sobre los últimos 60 meses, pero insisten que sea para todos los sectores de la administración pública.

En la actualidad, la Caja de Previsión de la isla paga 6.800 haberes, entre jubilados y pensionados, que implican una erogación de 1.700 millones de pesos al mes, cifra que se eleva cuando se debe pagar las sumas complementarias. 

“Yo soy muy frontal, la caja es una sola, todos perdimos con la reforma de 2016, todos queremos recuperar. Analicemos cuál es el régimen que queremos, cómo va a ser la sustentabilidad de la caja, de dónde van a salir los fondos para que la Caja sea sustentable. Creo que tiene que ser mucho más profundo el debate, tiene que haber un respaldo y garantía del gobierno de turno sobre su sustentabilidad”, explica Blanco el planteo que llevó a la comisión de la legislatura.

Por su parte, el legislador Federico Sciurano, del bloque UCR Juntos por el Cambio e integrante de la comisión que analiza la reforma previsión, detalló que se avanza a partir de los proyectos del Sutef, ATE y también de la CGT y aclaró ante la consulta de LA NACION: “Si la situación económica no está garantizada, no sería prudente tomar una decisión, particularmente, por la experiencia vivida en Tierra del Fuego”. El legislador consideró que es posible incluir mejoras a los regímenes con el adecuado respaldo de recursos y agregó “se entiende que el jubilaciones debe ser analizado en su totalidad para evitar distorsiones”. 

Sciurano, quien fue intendente de Ushuaia entre 2007 y2015, explicó que se analizan en la comisión informes contables que garanticen la sostenibilidad en el tiempo del sistema. “Nuestro objetivo es lograr un consenso para aprobar un proyecto de dictamen con una mirada centrada en los cálculos económicos, nutriendo la caja con propuestas económicas y financieras para garantizar a futuro los derechos de nuestros jubilados”, dijo.

El legislador advirtió: “Nosotros no impulsamos ningún punto en particular, trabajamos para poder alcanzar un régimen jubilatorio correcto, sano y con proyección de futuro. Considerando las propuestas que han incorporado los trabajadores y el propio gobierno de la provincia”. 

Por último, sostuvo que no está de acuerdo en financiar el sistema “cargando con impuestos a una actividad privada hoy, ya de por sí, muy golpeada” y aclaró: “Soy consciente de cómo hemos llegado hasta acá y estamos trabajando plenamente para encontrar el punto de financiamiento responsable; es por eso que todavía no hay dictamen acordado”.

Los legisladores Greve de FORJA y Miriam Martínez del Frente de Todos, y el secretario general del Sutef, Horacio Catena, también fueron consultados, pero no respondieron.  

Fuente: La Nación

loading...