Emprendedores en Ushuaia. Los secretos para hacer negocios en el fin del mundo

Ushuaia 25/09/2022.- La ciudad fueguina se convirtió en un imán de proyectos para personas provenientes de todo el país

La tecnológica Globant no fue la única que puso el ojo sobre Ushuaia. Mucho antes de que este unicornio argentino cortara las cintas de sus primeras oficinas en la ciudad, en agosto pasado, fueron varios los argentinos que encontraron allí la oportunidad de hacer negocios.

“Fin del mundo. Principio de todo” es el lema que identifica a la capital de Tierra del Fuego. Se trata de una marca sobre la que, desde hace un trienio, Chile intenta empujar el desarrollo de Puerto Williams que, hasta entonces catalogado como poblado, pasó a tener el rótulo de “ciudad más austral” y se impuso como “más allá del fin del mundo”. Pero se trata también de una frase que hace sentido para muchos de los que la habitan.

Ushuaia es la única ciudad trasandina de la Argentina. Para llegar a ella, por tierra, es necesario cruzar por Chile. La noche más larga en invierno y el día más extenso en verano tienen alrededor de 17 horas. Estas características, entre otras, hicieron del destino un lugar mítico y elegido para arrancar desde cero.

Fundada en 1884, es considerada un crisol de provincias. De acuerdo con los últimos datos disponibles del Indec, correspondientes al censo de 2010, Tierra del Fuego tiene 110.816 habitantes, de los cuales solo el 38,2% nacieron allí. Por caso, la población oriunda de la región pampeana representa el 24,4%, mientras que la del noreste argentino, el 13,0% En tanto, los extranjeros, fundamentalmente chilenos, representan el 8,56%. Estos son parámetros que, con una certeza aproximada, pueden ser trasladados a la capital, la que está conformada por un total de 56.825 habitantes.

Enrique Chasco llegó a Ushuaia en 1981 y hoy es el dueño de Ramos General El Almacén, uno de los restaurantes más emblemáticos de la isla, por que el que pasaron estrellas del cine mundial como Al Pacino o Leonardo Di Caprio
Enrique Chasco llegó a Ushuaia en 1981 y hoy es el dueño de Ramos General El Almacén, uno de los restaurantes más emblemáticos de la isla, por que el que pasaron estrellas del cine mundial como Al Pacino o Leonardo Di Caprio

Uno de los hitos que marcó la migración fue la ley 19.640, sancionada en 1972. A través de la misma, se estableció un régimen fiscal y aduanero que exime del pago de impuestos nacionales a las actividades que se desarrollen allí. “La radicación de empresas dio lugar a una amplia oferta de trabajo. Si bien actualmente la situación se tornó más compleja, las oportunidades aún existen y las personas pueden alcanzar un buen poder adquisitivo”, señala Claudia Fernández, presidente de la Cámara de Comercio y Otras Actividades Empresarias de Ushuaia.

En este marco, uno de los que llegó a la isla a partir de la entrada en vigor de esta norma fue Enrique Chasco. Nacido en Bragado, en el interior de la provincia de Buenos Aires, se dedicó toda su vida a las actividades vinculadas al comercio exterior, hasta que aterrizó por primera vez en Ushuaia en 1981, a fin de visitar una industria que acababa de radicarse, y todo comenzó a cambiar. “Tenía un antecedente en mi vida, que era el naufragio del buque a vapor alemán Montes Cervantes, al cual habían abordado mis abuelos. Soñaba con Ushuaia”, remarca Chasco. Explica que, finalmente en 1982, a sus 40 años, se instaló con su familia y abrió allí un estudio de comercio exterior: “Era lo mejor que podía hacer, porque no había competencia”. Posteriormente, octubre de 2006 marcó un punto de inflexión: la inauguración del restaurante denominado “Ramos Generales. El Almacén”.

González llegó con tan solo 21 años, con una mochila al hombro y haciendo dedo. Actualmente, es titular de Infofueguina, uno de los portales de noticias más leídos de la localidad, y, lanzó el concesionario de motos Triumph
González llegó con tan solo 21 años, con una mochila al hombro y haciendo dedo. Actualmente, es titular de Infofueguina, uno de los portales de noticias más leídos de la localidad, y, lanzó el concesionario de motos Triumph

Leonardo DiCaprio, Russell Crowe, Meg Ryan, Al Pacino, Paul Allen, Sergio Renan y Jorge Marrale son solo algunas de las grandes estrellas del cine mundial y nacional que eligieron este lugar ya sea para una comida al paso o como un lugar para hacer una pausa diaria durante semanas de filmación. Se trata de un comercio que data de 1906, perteneciente a la familia Salomón, de origen libanés, y que aún conserva la historia y la identidad urbanística, con una arquitectura basada en chapa y madera y decorado con objetos de la época. Ramos Generales ya registra 22 libros de visita, con más de 9000 páginas escritas. Los destacados: la sopa de calabaza, y la panadería y pastelería a cargo del francés David Dumont “Dudu”.

Forjas Darre es otra de las marcas distintivas del fin del mundo, que está en manos de un bonaerense. Daniel Reche (65) comenzó a diseñar y a fabricar cuchillos artesanales a base de materiales reciclados en 2006 y, rápidamente, le dio forma y nombre a esta idea que nació como hobby y con la que hoy llega a las cocinas de los grandes chefs de la isla. Machetes, hachas y sacacorchos forman también parte de la propuesta, además de servicios de afilado y reparaciones. Los productos son buscados no solo por locales, sino por especialistas de todo el mundo.

“Todas las piezas producidas son de autor: cada cliente se lleva a su casa una herramienta funcional y con personalidad, con alma”, explica Reche. Forjas Darre se alinea con un estilo bushcraft, enfocado en la cocina de montaña y en la actividad outdoor. Las piezas más atractivas son aquellas elaboradas a base de acero de damasco, Reche recaló por primera vez en la capital fueguina cuando se desempeñaba tripulando barcos, y en 1993 se trasladó definitivamente allí con su familia por razones laborales. “Nos resultó una tierra promisoria, en donde todo estaba por hacer. Fue un desafío doloroso e interesante a la vez. Nos sentíamos protagonistas, y no solo un número de DNI”, resalta.

Un lugar para arrancar de cero

“Fuimos con la intención de cortar el cordón umbilical”. Así lo retrata Juan Carlos Begué, quien arribó a isla en la década del ‘70 y hoy está al frente de la meca del esquí y del snowboard: el Cerro Castor. Nacido en el municipio mendocino de Tunuyán, viajó a Rosario a fin de estudiar ingeniería, aunque luego junto con su esposa tomaron la decisión de abrirse camino. Sus únicas referencias de la ciudad corrían por boca de italianos que habían emigrado desde Europa al sur argentino en la década del ‘40 y quienes luego se diseminaron por la zona de Cuyo.

Claudia Fernández ( Cámara de Comercio de Tierra del Fuego): Si bien actualmente la situación se tornó más compleja, las oportunidades aún existen y las personas pueden alcanzar un buen poder adquisitivo
Claudia Fernández ( Cámara de Comercio de Tierra del Fuego): Si bien actualmente la situación se tornó más compleja, las oportunidades aún existen y las personas pueden alcanzar un buen poder adquisitivo

Al desembarcar, ambos comenzaron a trabajar en la Municipalidad y, tiempo después, abrieron su propio negocio de indumentaria. En paralelo, Begué nunca perdió interés por la montaña. “Siempre estuve vinculado a la nieve. Con un amigo, reactivamos el Club Andino Ushuaia y comenzamos a desarrollar actividades cercanas al pueblo”. Para ese entonces, en invierno se practicaba esquí de fondo -un deporte que consiste en deslizarse sobre la nieve en terrenos mayormente llanos-; y se desarrollaban paseos en trineo, mientras que para esquí alpino había solo una pista muy pequeña utilizada por locales, de modo que para Begué, así, no se podría romper la estacionalidad y fomentar el turismo invernal. Fue entonces que empujó los estudios de factibilidad desde 1985 y, tras ganar la licitación, abrió las puertas del Cerro Castor en 1999. Actualmente, este centro invernal recibe alrededor de 40.000 visitantes por temporada: turistas, mayormente nacionales, equipos internacionales de competición y residentes de Tierra del Fuego.

Nacido en Cipolletti, en la provincia de Río Negro, Daniel González se suma a la lista de quienes arribaron desde otra provincia incluso sin referencias y lograron ver la veta en los negocios para marcar la diferencia. “Empecé a estudiar la carrera de contador público en Bahía Blanca, aunque la crisis de 2001 hizo que buscara otros horizontes: quise continuar mis estudios y, a la vez, vivir en la Cordillera. Busqué en el mapa y elegí Ushuaia, porque me pareció un lugar inhóspito, lejano y que me ofrecía la posibilidad de conocer la Antártida”, recuerda.

González llegó con tan solo 21 años, con una mochila al hombro y haciendo dedo. Actualmente, es titular de Infofueguina, uno de los portales de noticias más leídos de la localidad, y cuenta con la representación de la Universidad Blas Pascal y del Instituto Gastronómico de las Américas, la única escuela de este tipo en la localidad. Además, lanzó el concesionario de motos Triumph, local ubicado en el corazón de la ciudad y al que le sumó servicios de cafetería para entregar una experiencia completa, y con el que tiene en cartera una propuesta de rental y de tours.

A futuro: un proyecto de glamping y otro vinculado a tecnologías de la construcción. “Hace muchos años entendí que el emprendedor no va detrás del dinero. El emprendedor se nutre de ver crecer las ideas, de trabajar con las personas y de proponer cosas diferentes”, remarca el emprendedor.

Fuente: la nación
loading...