Travesía por tres países y 10% de probabilidad de vida: se curó de COVID grave gracias a médicos argentinos

Rio Grande 14/07/2022.- Zacarías es de Santa Cruz, Bolivia, y en diciembre de 2021 fue ingresado a una clínica de su ciudad por falta de aire. El diagnóstico era neumonía por COVID. Debió ser conectado a la asistencia respiratoria mecánica y, posteriormente, se le realizó una traqueostomía. Ese mismo día, la familia se comunicó con los profesionales del Hospital Universitario Austral, a través del Departamento de Pacientes Internacionales, para su ayuda médica.

En su país, le dijeron que requería ECMO, un sistema que mejora la oxigenación, pero que no contaban con el equipo necesario. El 3 de enero fue trasladado a Brasil, porque persistía con COVID positivo y no se le permitía el ingreso a la Argentina. Su hija, Carmen, aseguró que nunca se cortó la relación con los médicos del Hospital Austral, que también lo acompañaron al país vecino. Allí, luego de varios días internado, donde no se observaba una mejoría, lograron el resultado de COVID negativo y pudieron trasladarlo a la Argentina. “La familia nos contactó para ver la posibilidad de buscarlo y traerlo para el Hospital Austral. Fui en un avión de línea y, al llegar, el paciente estaba muy crítico, entonces decidimos trasladarlo en un vuelo sanitario. Viajamos con un kinesiólogo del Hospital Austral, Gonzalo Ponce Ventura, y un enfermero particular”, explicó el Dr. Demian Czerwonko, médico de Terapia Intensiva del Hospital Universitario Austral, que estuvo presente con Zacarías durante toda su enfermedad. “En el avión ambulancia se trata de montar un ambiente muy similar al de una terapia intensiva, con la máxima calidad de control (respirador, monitores, oxígeno, drogas, etc.)”, agregó el especialista. “Mi papá tenía un 90% de riesgo de muerte en el viaje. Solo era un 10 % la probabilidad de que llegara vivo a la Argentina”, contó Carmen. Sin embargo, destacó la tranquilidad que le transmitió el Dr. Czerwonko cuando le manifestó que estando en el Hospital y en la Argentina podían sentirse como en su casa. Zacarías ingresó al Hospital Austral el 23 de enero de 2022 con diagnóstico de distres respiratorio, que impide la llegada de oxígeno a los pulmones y a la sangre, y shock séptico, una infección en todo el cuerpo. Un mes después, su cuadro continuaba siendo delicado y la familia se acercó desde Bolivia para acompañarlo. “La probabilidad de que pase ese fin de semana era mínima”, contó Carmen. Pero los doctores del Hospital Austral hicieron una última jugada: cambiaron los medicamentos y eso tuvo un buen resultado.
“El paciente estuvo internado durante tres meses en estado muy crítico e, incluso, tuvo un neumotórax hipertensivo bilateral (se acumula aire por fuera de los pulmones y se colapsan), una situación de altísimo riesgo para la vida. También hizo una falla multiorgánica, pero, finalmente, empezó a mejorar y pudo ser desvinculado de la asistencia respiratoria y la diálisis”, explicó el Dr. Czerwonko.Zacarías recibió el alta y viajó a su casa el viernes 10 de junio. El próximo paso era volver a caminar y recuperarse bien, por eso el Dr. Czerwonko lo acompañó. “El mensaje para todas las personas del Hospital Austral es de eterna gratitud a cada uno. Los enfermeros, los doctores, los kinesiólogos, los psicólogos son un equipo muy humano. Son personas de servicio”, agradeció Carmen.
Fuente. Hospital Universitario Austral
loading...