Rio Grande una ciudad ambientalmente cuidada.

Rio Grande 19/05/2022.-El cambio climático, el cuidado del medio ambiente, el calentamiento global son todos temas que a menudo vemos expuestos en los medios de todo el mundo, pero cuantas ciudades realmente se ocupan del cuidado del medio ambiente y de mejorar la calidad de vida de sus habitantes, por ejemplo, con una buena deposición de residuos, calidad de agua potable y servicios públicos como agua, luz y cloacas.

Rio Grande es una de esas ciudades de la Patagonia y de la provincia que fue seleccionada por la fundación YPF para realizar estudios que tiendan a mejorar aún más todos estos temas. Brindar más y mejores servicios llegando a cada barrio con todos ellos y haciendo de la ciudad ambientalmente cuidada.

Tiene que ver con esto también, la construcción de plazas integradoras, bici sendas donde poder realizar deportes, ya que cuentan con estaciones para realizar ejercicios físicos, el apoyo a las distintas disciplinas deportivas, que por cierto han logrado importantes premios internacionales en los últimos días, como el Judo, por ejemplo.

Si bien mucha de la atención se puso en los barrios de la Margen Sur, por su condición particular de lejanía y falta de servicios, no es menos cierto que todos los barrios de la ciudad tienen alguna obra en marcha, que van desde la construcción de cordón cuneta, cloacas, pavimento, centros de salud, la transformación de la rotonda de la Plaza de las Américas, dársenas como la de ingreso al Barrio Aeropuerto, la doble vía de avenida Santa Fe, todas y cada una de estas acciones tiende a mejorar la situación de los vecinos.

Como dato adicional podemos señalar que la secretaria de Obras Publicas cuenta con un presupuesto de 3700 millones de pesos compuesto tanto por fondos propios como por fondos nacionales para este año. Por todo esto la Fundación YPF incluyo a Rio Grande entre las 300 ciudades donde aún se puede mejorar la calidad de servicios, pero cuentan con más del 70% de cobertura en agua potable, cloacas y luz eléctrica, elementos básicos para una mejor calidad de vida, mejor salud y más prevención de enfermedades.

En este aspecto, la ciudad cuenta con varios centros de salud municipales, un laboratorio de análisis clínicos, un centro de especialidades médicas y un centro de rehabilitación que son únicos en la Patagonia.

Finalmente, y a modo de resumen, las nuevas tecnologías, las energías limpias como la Eólica, mareomotriz están en el plan de esta ciudad ambientalmente cuidada. No podemos dejar de decir que una ciudad limpia no es la que más se limpia, sino la que menos se ensucia y en esto los vecinos debemos hacernos cargo de los residuos que producimos, si los colocamos en los cestos correspondientes, al igual que los envases de platico o PET ya que la ciudad cuenta con varios puntos donde se los puede dejar. La colocación de árboles también la pueden hacer los vecinos, forestar es otra forma e cuidar el también y embellecer la ciudad, dejar de quejarse por todo y aportar o hacer más, sería una forma de ser mejores ciudadanos, que significa pensar en el conjunto y no solo en lo que a uno le pasa.

Este es un apretado resumen del estudio realizado por la Fundación YPF viene a confirmar un poco esto que decimos que no es más que la visión de un vecino de esta ciudad.

Río Grande se inserta en el sistema de ciudades de Tierra del Fuego y de la Patagonia Sur como un importante y diversificado enclave productivo, en el que las actividades vinculadas a la extracción y transporte del gas coexisten con aquellas de tipo industrial que surgen y se consolidan alrededor del denominado Sub Régimen de Promoción Industrial iniciado en 1972. Esto la diferencia de otras ciudades de la región cuya base económica está vinculada a la administración pública y/o el turismo. Pero, al mismo tiempo, esta base económica adolece de problemas vinculados a la mala conexión del territorio (carencia de puerto, conexión por tierra a través de la frontera con Chile, etc.) y a la incertidumbre sobre la continuidad de la promoción industrial. Originada a fines del siglo XIX en el asentamiento sobre la margen sur del Río Grande, sede de un importante frigorífico, la ciudad se desarrolla posteriormente en el núcleo fundacional de la margen norte (1916) y su paulatina expansión. En 1939 comienza la exploración de petróleo por parte de YPF y en 1960, la explotación a cargo de una compañía de capitales estadounidenses. Esta actividad genera una nueva corriente migratoria a las que se suman las que se derivan del régimen de promoción establecido por la Ley 19.640.

En 1981 se inaugura el Puente Gral. Mosconi que une los dos sectores urbanizados. Ambas márgenes han experimentado un crecimiento no planificado de su mancha urbana, así como de su población.

Actualmente, la Margen Sur resulta un enclave segregado con serios problemas de integración socio-urbana.

La cifra del Censo Nacional 2010 para Rio Grande es de 66.475 habitantes; la estimación oficial para 2016 lleva esa cifra a 95.917 personas, distribuidas con una densidad de 37,7 hab/ha sobre una mancha urbana de 25,25 km2 de superficie.

La confección de este Plan apunta a enfrentar los desafíos sobre la continuidad de la actual base económica y su necesaria diversificación, así como los derivados del crecimiento urbano no

planificado; en especial, las dificultades económicas en el acceso al suelo urbano y a la vivienda, y la precariedad de la situación sociohabitacional en un amplio sector de la Margen Sur.

El servicio de saneamiento de efluentes cloacales también lo presta la Secretaría de Planificación, Inversión y Servicios Públicos. El porcentaje de cobertura se encuentra estimado en un 96% de la población (31.085 usuarios de 32.259 posibles). Solo dos barrios, de aproximadamente 500 familias cada uno, no poseen todavía acceso a la red.

La totalidad de la red se divide por zonas, existiendo tres destinos finales: la Planta Depuradora, la Colectora Máxima Norte y la Colectora Margen Sur. La Planta Depuradora recibe los efluentes

Lograr el acceso universal a los servicios de saneamiento de aguas pluviales y efluentes cloacales, asegurando un tratamiento adecuado para su retorno al ciclo hidrológico.

cloacales de aproximadamente el 50% de la ciudad de Río Grande, con la problemática de su inserción en el ejido urbano que limita su expansión y el incremento de su capacidad de tratamiento.

La misma consta de un sistema de pretratamiento del efluente que incluye rejas autolimpiantes y dos desarenadores – desengrasadores. Una vez tratados, los efluentes clarificados ingresan a un reactor biológico aireado y, previo paso por una cámara de desinfección, son vertidos en el Mar Argentino (Océano Atlántico).

Sistema cloacal y pluviales.

Los emisarios Colectora Máxima Norte y Colectora Margen Sur poseen un tratamiento primario de desbaste y filtrado por medio de estaciones elevadoras ubicadas estratégicamente, para luego ser volcados al Mar Argentino. Se encuentran en marcha las obras para la construcción de una Nueva Planta de Tratamiento en Margen Sur y planificada una nueva planta en sector norte.

Respecto a las aguas pluviales, la cobertura es del 60%.

El restante 40% se divide en margen sur, donde la red fluvial es compartida con la red cloacal (emisario directo al mar), y la zona este y oeste de la margen norte, donde existen canales a cielo abierto que desembocan en el río (se encuentra en proyecto el entubamiento de los mismos).

A partir de los antecedentes de la evaluación de impacto ambiental realizada por la Dirección General de Recursos Hídricos de Tierra del Fuego y la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco en 2009, cabe esperar que la situación antes descrita (emisarios con efluentes cloacales y pluviales que llegan al mar sin tratamiento previo) esté alterando diferentes hábitat del estuario y afectando la calidad del agua por contaminación biológica y orgánica; aspectos a profundizar en este diagnóstico preliminar.

130 toneladas diarias de residuos domiciliarios, 30% de las industrias.

La generación de Residuos Sólidos Urbanos Domiciliarios (RSU) está directamente relacionada con las actividades desarrolladas por las y los distintos actores que componen la ciudad. Por lo tanto, la cantidad y calidad de los residuos generados depende, en parte, de la forma de vida de un lugar determinado, las características de sus habitantes, los hábitos de consumo y el desarrollo económico.

La disposición inicial de residuos sólidos domiciliarios (RSD) se realiza mediante cestos en altura y abarca al 100% de la población, con una frecuencia de recolección de 6 veces por semana. Si bien no poseen recolección diferenciada, se encuentra previsto anexar el mismo en formato puerta a puerta cuando se pueda incorporar una planta de separación. Por el momento cuentan con 36 puntos de recolección de envases PET y 4 puntos de recolección de latas para la entrega voluntaria de los vecinos y vecinas. En la ciudad no existen recuperadores urbanos (formales ni informales).

Relleno Sanitario Municipal.

La ciudad dispone todos sus residuos en el Relleno Sanitario Municipal, ubicado a 20 kilómetros hacia el norte de la ciudad. El relleno fue creado en el año 1997 incorporando celdas impermeabilizadas, recolección de lixiviados y venteo de gases, siendo pioneros dentro de la Argentina. El relleno recibe aproximadamente 130 toneladas diarias provenientes de todos las corrientes de residuos. Si bien no se discrimina cuántas de esas toneladas corresponden a RSD, se calcula que aproximadamente el 30% de lo ingresado proviene de las industrias. En materia de valorización de residuos domiciliarios, sólidos urbanos, industriales y del sector primario no peligrosos, no se dispone de una planificación de largo plazo que tome en cuenta los principios de la economía circular, así como la existencia de sistemas de segregación en origen, recolección diferenciada, acopio, acondicionamiento y suministro a la industria del reciclaje. Considerando el aislamiento de Río Grande en relación a las dificultades logísticas y el acceso a la industria del reciclaje radicada en el país (principalmente en zona centro), se requiere el estudio de los volúmenes de residuos generados para identificar las oportunidades de radicación y desarrollo local del sector. También tienen poco desarrollo las políticas públicas y los marcos regulatorios tendientes a la minimización de residuos, la reutilización, el recupero energético o el fomento a la reparación y el consumo responsable.

Servicio de energía eléctrica en un momento crítico.

El servicio de energía eléctrica se encuentra a cargo de la Cooperativa Eléctrica Río Grande. El porcentaje de la población que accede al servicio es de 99,5% (29.942 usuarios residenciales). La provincia se encuentra por fuera del Sistema Argentino de Interconexión (SADI). La energía de la ciudad proviene de la usina operada por la cooperativa eléctrica de Río Grande que posee 2 turbinas a diesel y 4 turbinas a gas.

El 94% de los usuarios residenciales cuenta con gas.

En cuanto a la provisión de gas natural, se encuentra a cargo de la empresa Camuzzi Gas del Sur. El porcentaje de la población que accede al servicio es de 94,0% (28.287 usuarios residenciales). El suministro proviene del gasoducto fueguino. Se encuentra aprobada la obra de interconexión del Gasoducto Fueguino y del Gasoducto San Martín. Esto permitirá satisfacer la demanda actual y futura de toda la provincia.

La provincia se encuentra integrada al Programa Nacional de Uso Racional y Eficiente de Energía y participa en talleres de sensibilización del Programa de Eficiencia Energética para la industria turística, gastronómica, hotelera y manufacturera. Se está implementando el reemplazo de luminarias de sodio por LED en los distintos barrios de la ciudad.

Energías renovables

Al momento de la realización de este diagnóstico sectorial, la ciudad de Río Grande no registra producción local de energías renovables (condición para lograr el autoabastecimiento energético con un perfil bajo en carbono). El área donde está emplazada la ciudad cuenta con importantes recursos energéticos de origen renovable, principalmente la posibilidad de aprovechamientos eólicos y mareomotrices, en sustitución de la energía producida por la usina de la cooperativa eléctrica que, desde 1947, funciona a partir de combustibles fósiles (diesel y gas).

En este sentido, la Universidad Nacional de Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur (UNTDF), en conjunto con la Cooperativa Eléctrica de Río Grande, ha conformado el consorcio asociativo público privado (ENERGAT) con la finalidad de analizar la factibilidad de implantación de la generación de energía eléctrica a partir de 4 turbinas de energía eólica; la primera ya instalada en modo experimental en Cabo Domingo con capacidad para generar 30 kW.

Armando Cabral con información de la fundación YPF

loading...