Gabriela Escrivá en Rio Grande: Brindará el Taller “Fundar tu Huerta” el 27 de febrero.

Rio Grande 21/02/2021.- El próximo 27 de febrero estará en nuestra ciudad, Gabriela Escrivá quien llevara adelante el taller “Fundar tu Huerta”, la conductora del programa de Huerta en Casa que se transmite por TN llega de la mano de la Fundación DAR CONIN y la jornada se desarrollará desde las 9 y hasta las 17 hs con almuerzo, merienda incluida y será arancelado a beneficio del Centro CONIN Rio Grande. Asi lo adelantó a este medio Cristina Goodal. Gabriela Escrivá Es Técnica en Floricultura y Jardinería, egresada de la Facultad de Agronomía de la UBA. Estudió Biología en la Universitat de Barcelona (España), dónde conoció las técnicas de cultivo ecológico.

Ante cualquier emprendimiento, es importante conocer los recursos con que contamos. El suelo de cada lugar tiene características propias, su ADN. Puede ser más o menos arcilloso, arenoso, rico o pobre en materia orgánica, compactado o suelto; entre otras valuaciones más técnicas. Si tu idea es empezar una huerta como productor, sin duda es recomendable que lleves a analizar una muestra de suelo a un laboratorio local. Los resultados te serán muy útiles para decidir qué te conviene producir, dependiendo de “la vocación de tu suelo”. Para una huerta familiar, de pocos canteros, no será necesario. Aunque no sea el suelo más adecuado, con las labores correctas y unos aportes de buen compost, se solucionará.

¿Dónde cultivo?

Una vez que decidiste el sector dónde diseñarás la huerta, habrá lugares específicos de cultivo, los canteros, bancales, lomos o tablones. Todos son sinónimos, pero cambia el nombre según la región del país. Otros van a ser los lugares de circulación general y los caminos específicos entre los canteros. Un cercado perimetral inicial evitará el ingreso de mascotas u otros animales.

Para aprovechar al máximo la luz solar, es conveniente que orientes los canteros de norte a sur. Así, cuando cultives plantas que se apoyan en tutores de caña como las arvejas en invierno o los tomates en verano, las que se desarrollan de una cara recibirán sol desde la mañana hasta el mediodía y las que crecen de la otra estarán asoleadas desde el mediodía hasta el atardecer. Como nuestro país es muy extenso y ocupa muchas latitudes, si vivís en la Patagonia, es preferible que orientes los canteros de Este a Oeste para aprovechar al máximo el sol invernal.

El lugar debe ser plano, sin pendientes ya que de esta forma disminuyen la erosión y el “lavado” del suelo. Un buen drenaje evitará el encharcamiento y garantizará la buena salud de las plantas.

Los caminos, deben ser cómodos, no inundables. Deben permitir la circulación aún en condiciones adversas para poder cosechar y atender la huerta. Las verduras tienen un punto óptimo de cosecha, si las dejamos más tiempo del necesario en el cantero, serán las plagas (insectos, caracoles, pulgones, etc.) quienes “cosecharán” por nosotros. En la Naturaleza, nada se desperdicia. Si hay algún sector más sombreado, donde no es posible cultivar, reservalo como área de reciclado de la materia orgánica, el compost familiar. Para un buen compostaje, es ideal un lugar algo protegido como por ejemplo debajo de un árbol de hojas caducas. Durante el verano, las hojas lo protegerán y en invierno (al estar sin hojas) permitirá que el calor del sol estimule el compostaje. Si contás con la superficie suficiente, en un sector expuesto al sol, instalá un pequeño invernadero. Será el espacio perfecto para las siembras.

Las aromáticas en maceta son ideales para el balcón.

En un balcón, patio o terraza

Cuando cultivamos en macetas, vamos a recurrir a un sustrato para rellenarlas. Es una mezcla de diferentes componentes orgánicos e inorgánicos, como el compostla tierra negra, la turba, la perlita y los abonos bien estacionados. Estos materiales proveerán los nutrientes y la porosidad necesaria para que circule el aire en la zona de las raíces. No es lo mismo cultivar directamente en la tierra que dentro de una maceta. El espacio limitado exige que un sustrato sea más poroso, más suelto, que no se compacte con facilidad y que les brinde a las plantas el alimento necesario en tiempo y forma. Las bolsas de sustratos se consiguen en los viveros y las hay de diferentes calidades.

Tip: Cuando abras una bolsa de sustrato, agarrá un puñado, olélo y míralo bien. Debe tener el olor agradable, fresco y húmedo que le aporta el compost. El color debe ser oscuro, con piedritas blancas que son la perlita. Cuando lo sueltes, notarás que casi no te ensucia las manos. ¡Estás ante un buen sustrato!

Nuestro espacio saludable

Las diferentes denominaciones “agroecológico”, “orgánico”, “ecológico” o “bio” abarcan tanto a los cultivos como al medioambiente y a las personas implicadas en su producción y consumo. Afortunadamente, ya es sabido que en la producción agroecológica no se aplican productos tóxicos ni contaminantes para el control de plagas y enfermedades de las plantas, pero esta forma de producción va más allá. Cuidar el suelo, su salud y su fertilidad con técnicas apropiadas y abonos naturales será la base que garantizará la salud de los vegetales y la de quienes los cultiven y consuman. Al igual que en la salud humana, la prevención evita llegar al control. En la toma de decisiones acertadas desde el diseño de tu huerta en casa estará el secreto del éxito.

Gabriela Escrivá Es Técnica en Floricultura y Jardinería, egresada de la Facultad de Agronomía de la UBA. Estudió Biología en la Universitat de Barcelona (España), dónde conoció las técnicas de cultivo ecológico.

Fuente:lalicuadora.

loading...

Etiquetas: