Los anticapitalistas que se capitalizan todos los días.

Rio Grande 03/11/2020.- Habrán escuchado el relatito del anticapitalismo, la esclavitud laboral, la explotación y puede que en muchos casos sea así y obviamente eso está mal. Pero los que más se capitalizaron en los últimos 10 meses no fueron los trabajadores, ni las empresas, comercios, autónomos, monotributistas o pymes, fueron algunos funcionarios que apelan a ese discurso mentiroso.

La pregunta que debemos hacernos es quienes son los más anticapitalistas y en qué lugar se encuentran.

Los que reniegan del capitalismo en Argentina son precisamente los que más se capitalizaron estos últimos 10 meses sin hacer nada, algunos funcionarios, algunos gobernadores, algunos legisladores y baste señalar que no debe ser poco lo que han acumulado porque algunos ni siquiera pueden mostrar su declaración jurada de ingresos como marca la Constitución Nacional y esto no es lo más grave, lo más grave es que haya quienes aún repitan como loros un discurso que no los beneficia, sino que apoya la teoría del vago concietudinario que jamás le trabajo un día a nadie pero que se ha enriquecido gracias al estado, mientras los seguidores siguen sumando villas miseria a lo largo y ancho de todo el país.

Esta estrategia de llegar a puestos de decisión a través de la política para desde allí hacerse ricos sin devolver nada al estado es tan vieja como la historia misma, pero es obvio que aún quedan personas que creen que más tarde o más temprano les caerá el maná del cielo y la teoría del derrame de esos electos, ñoquis, asesores o lo que sea repartirán sus ganancias con el proletario al que tanto hacen referencia pero que colocan el en el vagón de cola cada vez que hay que defender sus derechos, con esos afiliados o simpatizantes que caminaron durante las campañas, a esos pobres que viven en barrios marginales  en las peores condiciones, mientras su candidato ve el mundo desde arriba de una 4×4 y ni loco dejaría ese estado de bienestar para ayudar, de hecho en la peor crisis de la historia Argentina, el propio presidente dijo que no se bajaría el salario porque le parecía un acto demagógico, demagógico es llevarse 268 mil pesos todos los meses en un país con el 45% de pobreza, según publicó ayer el diario El País de España y con un futuro tan incierto que 8 de cada 10 argentinos se quieren ir del país.

Pero cada uno puede creer lo que quiera, seguir a quien quiera y profesar como una religión el anticapitalismo que en la realidad no pueden sostener, porque desde la remera que llevan puesta, hasta el auto, pasando por los alimentos y el calzado son producidos por multinacionales, esas mismas multinacionales que les dan trabajo a millones de personas en Argentina y que hoy por estas políticas fuera del planeta, de la globalización y de todo análisis económico estamos padeciendo.

No por nada hay un éxodo de las compañías multinacionales más importantes porque los matan a impuestazos y no hay una sola regla clara a la hora de invertir en este país. Ahí si es donde les da resultado el anticapitalismo y espantan a cualquiera que quiera producir, o desarrollarse, porque los que predican esto, cobran todos los días 10 de cada mes gracias al esfuerzo de pymes, monotributistas, autónomos, comerciantes, empresas, que pagan impuestos puntualmente para poder seguir adelante. Lo mismo que ocurre con miles de trabajadores que pagan el impuesto a las ganancias, el impuesto a las transferencias, y más de 100 impuestos por cada producto que adquieren en este país, pero no es capitalismo y todo esto para sostener el enorme gasto público del estado que no produce absolutamente nada, o si ñoquis, asesores, acomodados, parientes, entenados, todos prendidos de la teta del estado desde que este país se llama argentina y antes también.

Así no puede funcionar nada, pero claro cómo no van a incitar a todo el mundo a ir contra lo que les da trabajo, los que producen, los que se esfuerzan los que se sacrifican, los que seguimos estudiando, si a ellos le llueven los sueldos sin el menor esfuerzo, quizá por eso son anti meritocracia, si nada les costó nada, que un presidente no valore el esfuerzo, el sacrificio, la dedicación, el talento y nivele para abajo, nos evita mayores comentarios.

Todos los presupuestos crecen a contramano de la producción y favor de los impuestos que pagamos todos, nunca se trató un ajuste del gasto público, siempre se amplió a limites inimaginables.

Claro que puede ser anticapitalista quien cobra un sueldo del estado, o es un jubilado de privilegio del estado, en Tierra del Fuego nos sobran ejemplos, no conocemos ex funcionarios que no se hayan hecho ricos en la función pública, pero ahí los tienen repudiando a los que los hicieron ricos, o sea nosotros.

Armando Cabral

loading...

Etiquetas: