2020 el peor año económico en décadas.

Rio Grande 29/11/2020.- Argentina vivió este 2020 como el peor año en muchas décadas, todo lo negativo que podía pasar, pasó, pandemia en primer lugar y como a todo el mundo su aparición nos llevó a situaciones sin antecedentes que aún tienen un final absolutamente impredecible.

En este marco y refiriéndonos a nuestro país en general y a nuestra provincia en particular se hace muy difícil evaluar y hacer algún aporte al respecto, sin tomar en cuenta la globalización de la economía, aunque ya algunas ideas han comenzado a circular respecto de lo que vendrá en 2021 sin que se hable del fin del COVID-19 y con la vacuna contra el virus a un mes o poco más de llegar a Argentina.

¿Qué pasará en Nación?

Desde nación y por exigencia del Fondo Monetario Internacional, (FMI), luego de firmar un acuerdo que implica devolver 48.000 millones de dólares en cuotas en un plazo de 10 años, está previsto que habrá un recorte de gastos en el sector publico equivalente al 0,5% del Producto Bruto Interno (PBI), esto debido a la muy alta emisión de moneda y por ende la inflación que se generó, si a esto le agregamos que Argentina hoy no tiene acceso a crédito externo por la situación antes planteada solo queda recortar el gasto público, que hasta ahora es el mayor problema. Esto demandó una emisión record de 2 billones millones de pesos, equivalente a un 7% del PBI , en respuesta, la brecha se disparó, superando 100% durante varias semanas, y las Reservas netas perforaron los USD 4.700 millones.

Más allá de los 14 impuestos presentados por el presidente de la Nación para el próximo año, el único ingreso previsto es el impuesto a las grandes fortunas que aportara un ingreso extra de unos 200 millones de pesos, 0,5% del PBI y la reactivación de la obra pública en un año electoral y donde la llegada de la vacuna contra el coronavirus podría aportar algo más a nuestra más que alicaída economía.

Remontar está pendiente será una tarea titánica cuando todo depende solo de Argentina y los acreedores esperan cobrar lo que se debe. En este punto hay que aclarar que el nuevo acuerdo con el FMI prevé que se comenzará a pagar a partir del 4 trimestre de 2023, por lo que el presidente Alberto Fernández solo participará del mismo 3 meses en caso de no ser reelecto.

El 2021 en Tierra del Fuego económicamente hablando.

Tierra del Fuego no es ajena a esto, ni mucho menos nuestra realidad está directamente relacionada a lo que ocurre en la mayoría de las provincias argentinas que adhieren al gobierno nacional y siguen a pie juntillas sus políticas en todos los ámbitos, pero al igual que en nación los resultados del fin de la pandemia son impredecibles y arriesgar diagnósticos a esta altura puede ser un tanto temerario como ya nos han dicho cuando adelantamos otra informaciones que tiene que ver con lo económico.

Los datos de la economía fueguina no tienen proyecciones positivas, aunque los muy optimistas digan lo contrario, la realidad es que el desempleo, la ayuda social, los subsidios, planes, y todo tipo de ayudas requirieron de más de 5000 millones de pesos en 11 meses, en un marco de absoluta incertidumbre y un silencio por momentos abrumador. El presupuesto para el próximo año y su distribución no son señales de expectativas positivas para el sector privado, menos si tenemos en cuenta que se acaba de otorgar otro aumento al sector estatal que eleva el gasto público en casi un 50% según los datos oficiales. 71.000 millones de pesos, donde la justicia solamente se llevará 5 mil millones, es un dato poco alentador.

Así las cosas y con una economía desvencijada, con miles de desocupados, muchos comercios cerrados, diría que demasiados, sin escuelas, con el sistema de salud desbordado, con fábricas que están volviendo a la activad normal recién esta semana, es muy difícil predecir el futuro cercano.

Más acciones y menos anuncios.

Hay buenas intenciones, pero en medio de este panorama hace falta poner más acción y aun cuando hay firmados acuerdos con AFARTE, la Fabrica Argentina de Aviones y otras cámaras de la producción, el consumo no tiende a aumentar, porque todos los indicadores en el sector privado son negativos, por lo menos hasta el momento de esta columna. Se prevén aumentos de precios en los artículos para estas fiestas del 70% y una caída de un porcentaje igual o parecido en las ventas. En diciembre se acaba el Ingreso Familiar de Emergencia, también las ATP para las empresas, el Programa Generar Empleo que parece no haber logrado el objetivo y la realidad volverá a golpear fuertemente a los fueguinos. Finalmente, y si bien el Director Ejecutivo de la Agencia de Recaudación Fueguina (AREF), Oscar Bahamonde sostuvo que ““con la ley de emergencia lo que hicimos fue bonificar el pago de ingresos brutos de los sectores con menor poder adquisitivo como los incluidos en el régimen simplificado y monotributo. También eximimos del impuesto a los sellos a los préstamos o subsidios enmarcados en el programa PROGRESO hasta el 31 de diciembre. Eso es un acompañamiento a los comerciantes y pequeños empresarios en este contexto tan complicado de pandemia, haciendo foco en el sostenimiento de los puestos laborales”. Esto no evito, ni el cierre, ni las suspensiones, ni los despidos, ya que el propio Ministro de Trabajo, Marcelo Romero, adelantó que se van a judicializar unas 5000 denuncias por violaciones al decreto presidencial que suspendía todos estos hechos.

Este es el panorama general, habrá que esperar a la llegada de la vacuna y el nuevo año para ver cuáles son las respuestas al desastre en que nos sumergió la pandemia y cuáles son las decisiones que se toman al respecto en el proceso de recuperación de la economía nacional y provincial.

Armando Cabral

loading...

Etiquetas: