Los números de la catástrofe social que nos deja la pandemia

Viern 09/10/2020.- Los datos que publicó el Indec sobre pobreza, desocupación y salario son muy preocupantes. Incluso, algunos son peores a los difundidos. Analizamos los primeros informes que muestran la catástrofe social que nos deja la crisis económica agravada por la pandemia.

El dólar. Si sobran o no sobran los pesos en la economía. Los traslados de tres jueces desconocidos. Las internas del gabinete. Estos son algunos de los temas que dominan la actualidad nacional. Mientras tanto, en las últimas semanas comenzaron a publicarse los primeros datos sobre la realidad económica y social en la que estamos parados. 

La pandemia y las políticas adoptadas para frenar su expansión generaron una crisis económica a nivel global. En nuestro país, este shock golpeó sobre una economía en crisis desde el 2018 y estancada hace diez años. La caída del PBI argentino durante el segundo trimestre del 2020 fue del 16,2%. De esta forma, las consecuencias del coronavirus en el tejido social argentino profundizan una situación que ya era delicada.

Ingresos

Dentro del informe del Indec, se estima que el ingreso total familiar promedio de los hogares que se ubican en situación de pobreza es de $25.759 mensuales. Por su parte, la canasta básica total para un hogar de cuatro integrantes, que utiliza el organismo para establecer el umbral de pobreza, se ubica en $44.000. Mientras tanto, el haber mínimo jubilatorio, que cobra cerca de la mitad del universo retirado del mercado laboral, se encuentra en $18.129. El Salario Mínimo Vital y Móvil aparece por debajo: $16.875.

Este último derecho no cumple con los lineamientos de la Ley de Contrato de Trabajo, la cual define al SMVyM como “la menor remuneración que debe percibir en efectivo el trabajador sin cargas de familia, en su jornada legal de trabajo, de modo que le asegure alimentación adecuada, vivienda digna, educación, vestuario, asistencia sanitaria, transporte y esparcimiento, vacaciones y previsión”. De esta forma, vemos que incluso una porción importante de trabajadores ocupados se encuentran por debajo de la línea de pobreza.

Como señalamos anteriormente, la crisis económica es una disrupción donde se incrementan las brechas de ingresos. En un país donde 7 de cada 10 personas del grupo poblacional de menores ingresos son mujeres, las crisis tienen impactos diferenciados en términos de género. De esta forma, aunque la publicación del Indec no se refiera a esta problemática en particular, el salto en la pobreza e indigencia tiene un mayor efecto en la población femenina.

Respuesta

Frente a este escenario, el Gobierno ensaya algunas medidas de contención. Recordemos que el desplome en el nivel de empleo se dio pese a la vigencia de la doble indemnización y al decreto que prohíbe los despidos. Incluso, cuando la Anses se hizo cargo de parte del pago de salarios a través del programa ATP. Los dirigentes sindicales acordaron suspensiones a cambio del 75% del salario para millones de trabajadores. Todas estas medidas destinadas a “proteger el empleo” no llegaron a cumplir su objetivo.

El Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), fue ideado justamente para aquellas personas que perdieron sus ingresos. El Gobierno rescata que sin esta política de asistencia, las cifras de pobreza serían mucho peores. Sin embargo, una medida que estaba diseñada para ser otorgada mensualmente resultó ser bimestral. Incluso, en estos momentos existen serias dudas sobre su continuidad.  

Evidentemente, las políticas de asistencia tomadas por el ejecutivo no fueron suficientes para frenar el derrumbe en las condiciones de vida de la población. Frente a esto, es válido el argumento oficial que presenta un Estado quebrado, heredado por la administración anterior. Pero también puede argumentarse una falta de voluntad dentro del gabinete para tomar medidas audaces que le otorguen fuentes de financiamiento.

El caso del impuesto a las grandes fortunas, ahora aporte solidario, es una muestra de esta falta de iniciativa. La medida fue introducida hace meses como una inyección de fondos por parte de las mayores riquezas del país hacia los sectores más vulnerables. Pero el proyecto enviado finalmente al Congreso prevé que un 25% de lo recaudado sea destinado a programas de exploración y desarrollo de gas natural. Con todo, nada garantiza que el proyecto se convierta en ley.

Una discusión que escapó a las mencionadas en la introducción a esta nota es la que gira alrededor del recorte del gasto público. Es posible argumentar a favor o en contra de este concepto. Lo que no corresponde es hacerlo en abstracto, sin incluir en el debate el escenario de catástrofe social desarrollado anteriormente. El ministro de Economía dice públicamente que no es su intención recortarlo. El Presupuesto 2021, de su autoría, dice lo contrario.

Fuente:INDEC.

loading...

Etiquetas: