Inmunes a la inteligencia, la coherencia y el sentido común.

Mierc 02/09/2020.- Si somos inmunes a la inteligencia, al sentido común, a la solidaridad, al respeto a las normas y por sobre todo a la tolerancia. Nos negamos con todo énfasis a aprender y nos está saliendo perfecto, los resultados de la pandemia, mas allá de las perdidas humanas que lamento mucho, me evitan mayores comentarios. Esto no está escrito para que les guste, ni para caerles simpático, es la cruda realidad que nos toca vivir y la que muchos se niegan a aceptar.

Un texto de 50 líneas se reprodujo más de mil veces y en él hacía referencia solamente al nivel de ignorancia, mezquindad e intolerancia y falta de solidaridad de todos aquellos que aun después de 161 días de cuarentena no sabían o no quieren saber cuáles son los protocolos a seguir después de todo este tiempo y con su postura inaceptable han logrado que pasemos 160 días encerrados en nuestras casas y lejos de bajar los niveles de contagio, no solo a nivel país, sino aquí en Tierra del Fuego, han logrado con esa inmunidad a la responsabilidad ciudadana, que aumenten los casos, que sigamos aislados y lo peor de todo que se pierdan vidas, 35 hasta hoy solo en Rio Grande, una en Ushuaia.

Es una locura pensar que en pleno siglo XXI alguien no sepa que debe usar barbijo cada vez que sale de su casa, que sus hijos adolescentes no pueden no usarlo, que mucho menos pueden salir en grupo a divertirse un día domingo y con sol porque el clima acompaña, que no se pueden hacer reuniones sociales,  no se puede ir a tomar mate a la costanera, no, no y no.

Pero en medio de esto parecen opinologos del cuaqluiercosismo, que recomiendan tomar oxido de cloro y después mueren dos personas intoxicadas, uno de ellos un bebé, los que dicen “los jóvenes no se contagian”, los que hacen cadenas de oración por los que ya fallecieron, NOOOO, lo que hay que hacer es llamar al 107 o quedarse en su casa, Dios no tiene nada que ver en esto, son los profesionales de la salud y los integrantes de las fuerzas de seguridad los que lidian día a día, poniendo en juego su vida para salvar la del imbécil que se fue a una asado con sus amigos en Tolhuín y volvió para contagiar a toda la familia.

Los adultos que permiten que sus hijos salgan en grupo a divertirse en horarios de salida recreativa sin barbijo y en grupos de 10 respirando virus y después llevándolo a su casa para contagiar a todos los que se les acerquen, así llegamos hasta a acá, con un promedio de 40 contagios diarios y un fallecido por día como ocurrió en el mes de agosto.

Y seguro alguno dirá “es para meter miedo”, “juega para el gobierno”, “cobra para que siga la cuarentena así la economía se termina de destruir”, bueno es el pensamiento de un zángano, de un ignorante, de un fanático que no es capaz de ver la realidad con sus propios ojos, o lo que es peor la niega y espera que se la cuente C5N, TN, Clarín, La Nación o Página/12 como si alguno de ellos no fuera más de lo mismo, y no cobraran millones de pesos mensuales para escribir lo que ustedes esperan que les digan, al respecto en este medio ayer se publicaron los montos de la pauta oficial pagada por el gobierno nacional en estos primeros seis meses, todos cobran del estado para mantenerlos a ustedes en este estado de incertidumbre permanente aprovechándose de su ignorancia, falta de compromiso y desconocimiento de las normas y obligaciones que cualquier ciudadano debe cumplir para mantenerlos lejos de toda realidad.

Entonces hay dos opciones, continuar con la vida normal y que cada uno haga lo que se le antoja lo que nos llevará, por lo menos, hasta marzo del 2021 en cuarentena y pasar las fiestas mirando películas en la tele o aceptar que hay que aislarse por completo para que el virus desaparezca de las calles, no hay más opciones, se entiende o siguen los contagios, los fallecimientos y el encierro. La asociación de Terapia Intensiva de Argentina, informó hoy mediante un comunicado que están al borde del colapso, por falta de recursos, agotados, por pérdida de compañeros de trabajo fallecidos, por la cantidad de horas sin dormir, se acaban las camas y la pandemia no para.

Todos estamos pasando por el peor momento de nuestra vida, sin duda, no hay ingresos, no hay empleo, no se llega a fin de mes, no hay una sola señal que nos diga que vamos a salir de esto en el corto plazo, el gobierno ha dado muestra de una improvisación alarmante, entonces todo está en nosotros, no son todos derechos, hay obligaciones y debemos cumplirlas, al menos si queremos seguir vivos, no se puede decir de otra manera, no se le puede dar color a la estupidez, no se puede alentar a salir en masa a movilizaciones o caravanas, no se puede, estamos en el punto de quiebre, de nosotros depende que se doble o que se rompa.

Armando Cabral.

loading...

Etiquetas: