Déficit de Cuenta Corriente: dos semestres opuestos

Dom 30/09/18 .- ¿Se frenó el déficit externo en el segundo trimestre de 2018? Pese al inicio de la recesión y la depreciación del Peso, el rojo de Cuenta Corriente alcanzó USD 8.000 M en el segundo trimestre de 2018, trepando 25% i.a. por la profundización del déficit en cada uno de sus componentes (Bienes, Servicios y Rentas). De esta forma, en la primera mitad del año el rojo de la Cuenta Corriente superó USD 17.800 M, trepando casi 30% (USD 4.000 M) respecto del primer semestre de 2017.

¿El rojo de la Cuenta Corriente se achicará en la segunda mitad del año?

Estimamos que, producto del fuerte retroceso de la actividad y la fuerte depreciación del Peso, el déficit externo se ubique por debajo de los USD 8.000 M en la segunda mitad de 2018, achicándose casi USD 10.000 M frente al segundo semestre del año pasado.

El intercambio de Bienes mostrará una mejora en el último cuatrimestre del año, pudiendo alcanzar incluso algunos meses de superávit. Este cambio de signo responderá a una fuerte caída en las importaciones y, en menor medida, a las exportaciones (su capacidad de respuesta a la mayor competitividad externa es limitada en el corto plazo).

Por el lado de Servicios, esperamos una importante reducción del déficit ya que la reacción frente al cambio de las condiciones económicas es más rápida.

Por último, el rojo del saldo Rentas mostraría un incremento acotado: el pago de intereses en moneda extranjera seguirá trepando, pero caerá la remisión de utilidades al exterior por la fuerte reducción de las ganancias en dólares (por la depreciación del Peso y la abrupta recesión).

¿El déficit externo alcanzará niveles sostenibles?

Producto del elevado déficit del primer semestre, la Cuenta Corriente cerraría 2018 con un rojo en torno a USD 25.000 M (frente a los USD 31.300 M del año pasado). En términos del PBI dicho saldo representaría 5,4% (0,5 p.p. más que en 2017) por el desplome del Producto medido en dólares por la notable depreciación del Peso,.

A priori dicho ratio luce insostenible, pero si en 2019 la dinámica del sector externo replica la de fines de este año, el déficit en dólares sería menos de la mitad que el alcanzando en 2017.