El arte de no aprender nada y ser cómplices de todos

Rio Grande 19/01/17 .- La política macrista ha tomado un rumbo tan incierto que aun para los más avezados analistas políticos, se hace difícil arrojar algún diagnostico en cualquiera de los sectores de la economía a que se haga referencia. Los perjuicios a Tierra del Fuego, el futuro incierto y la falta de información.

Nada funciona, ni la industria automotriz, ni la autopartista, ni la electrónica, ni la lechería, ni nada que tenga que ver con la producción, la razón no es muy compleja nadie se atreve a invertir en un país donde la seguridad jurídica es prácticamente nula.

El caso de Tierra del Fuego y la continuidad de la Ley 19640 es uno de ellos, nadie, salvo raras excepciones a salido a defender el régimen de forma consensuada y a partir del dialogo, solo han sido expresiones de buenos deseos, de unos y otros, mientras en el medio hay 5400 personas sin trabajo, según el INDEC.

Ahora bien la demagogia está a la orden del día y no hay un solo día que no se salga a hablar de la ley, pero acá, a Buenos Aires no va nadie a reclamar, nadie pide oficialmente la extensión, ni el sostenimiento, o lleva un proyecto alternativo a la debacle que se está viviendo por estos días en la provincia, en medio de una batalla verbal entre intendentes y gobierno provincial que debe solucionarse irremediablemente en una mesa de dialogo seria, donde las políticas públicas en beneficio del común de la gente sean el eje de la discusión.

No debería haber división por sectores a la hora de defender los intereses de la provincia y por sobre todo de la clase obrera, pero nosotros siempre somos la excepción a la regla y hoy la discusión pasa por otro como ya lo vivimos años anteriores por una declaración de certeza sobre quienes deben o no cobrar el impuesto inmobiliario, cuando el tema central debería ser como hacemos para que esta provincia sea sustentable en el tiempo y no nos pase lo que le pasó a Sierra Grande hace dos décadas atrás cuando cerraron HIPASAN y quedaron solo 2000 habitantes.

Muy por el contrario en medio de este desastre hay quienes se postulan a diputados nacionales, están en campaña, pululan los personalismos, las mezquindades, la falta de dialogo, la falta de ideas y desde nación se repite el viejo esquema de vengan a mí que yo les daré lo que crea conveniente, desconociendo las realidades del interior de manera preocupante y aplicando la estrategia del premio y castigo a quienes aplauden y quiénes no.

En ese marco una vez más el grueso de la sociedad, sufre falta de empleo, de servicios, de salud, de seguridad y todo aquello que depende del envió de fondos en tiempo y forma desde el gobierno central. Este círculo vicioso termina, como es obvio, en el ciudadano que paga sus impuestos y no recibe lo que contribuye en tributos al mejoramiento de la calidad de vida, muy por el contrario está cada vez peor, la resultante no es muy difícil de dilucidar, MALESTAR SOCIAL, porque los que pagan siempre son los mismos, los que toman decisiones siempre son los mismos y los que se benefician de estas políticas también.

Hace pocos días el CYPEC, publicó el análisis de transparencia de gestión y Tierra del Fuego aparece ultima, ya lo habíamos dicho antes de fin de año del 2016, pero bueno una vez más nos ignoraron. Hoy la situación es mucho más complicada aunque algunos midan la economía por la cantidad de gente que sale de vacaciones. En este marco la provincia está condenada al desastre, si todos y cada uno no se avienen a dialogar a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones que en este escenario es una verdadera falta de respeto.

La sociedad silenciosa y domesticada también tiene su cuota de responsabilidad en todo esto, no siempre los únicos responsables son quienes gobiernan.

Armando Cabral

loading...

Etiquetas: