Preocupante siniestro ecológico, el gobierno no habla

RIO GRANDE (Por Marcelo Ricardo Hawrylciw, www.elsindical.com.ar ).- Un derrame de petróleo descubierto el martes cerca de la boca del Estrecho de Magallanes, al norte de la isla, debería llamar a la reflexión a todos y, muy especialmente, a los autoridades de los organismos de control que, a juzgar por sus acciones, parecen estar pintadas.

La mancha de petróleo que se extiende sobre el agua del mar que descansa sobre el lecho perteneciente a la provincia mide unos 500 metros por 100 y nadie sabe a ciencia cierta quiénes han sido los responsables del siniestro.

Un derrame de petróleo descubierto el martes cerca de la boca del Estrecho de Magallanes, al norte de la isla, debería llamar a la reflexión a todos y, muy especialmente, a los autoridades de los organismos de control que, a juzgar por sus acciones, parecen estar pintadas.

La mancha de petróleo que se extiende sobre el agua del mar que descansa sobre el lecho perteneciente a la provincia mide unos 500 metros por 100 y nadie sabe a ciencia cierta quiénes han sido los responsables del siniestro.

Pero lo más llamativo de la cuestión es que las autoridades encargadas de velar para que estos accidentes no ocurran, no se han pronunciado al respecto ni iniciado de oficio investigación alguna que haya tomado estado público.

Este suceso pone sobre la mesa un doble problema que tenemos los fueguinos: ¿Funcionan como corresponde los organismos de control o sirven en esta oportunidad a intereses contaminantes? ¿Podremos alguna vez individualizar a los responsables para que reparen el daño ocasionado a la Provincia?

Afortunada o lamentablemente, una mancha de petróleo no se puede esconder bajo la alfombra. El daño ambiental que provoca un accidente así suele ser irreparable y su impacto puede durar años.

Este episodio, por pequeño que parezca, ameritaría la intervención de las autoridades medioambientales de la Nación que, ciertamente, tampoco deberían hacerse las distraídas.

Quienes leemos habitualmente los diarios tenemos la sensación de que a veces hay “notas chicas” y que otras veces hay “notas que se achican” en función de determinadas presiones e intereses. La noticia de este derrame debería ser gigante y la prensa libre de la provincia ha tenido la valentía de difundirla con objetividad.

Ahora que el precio del petróleo se ha disparado por la escalada de declaraciones belicosas entre los Estados Unidos e Irán, es preciso que las empresas que se lo llevan de Tierra del Fuego actúen sin depredar y que las autoridades fiscalizadoras despierten.

Los fueguinos debemos tener muy en claro que por más que el barril de petróleo vuele a las nubes, nuestro mar no tiene precio y además nuestra costa es parte de la Red Hemisféricas de Reserva para Aves Playeras por lo que su valor ecológico y medio ambiental es incalculable.

Gentileza patagonia Wouk

loading...