Hay que trabajar en todos los frentes

«Así como erradicamos la desocupación, en 2 o 3 años debemos erradicar la falta de viviendas» anticipó el Vicegobernador Hugo Cóccaro y propició para ello, la labor mancomunada con los municipios, ya que «hay que trabajar en todos los frentes, para lograrlo» dijo.

Río Grande.- El Vicegobernador Hugo Cóccaro asumió como una deuda social la erradicación de la crisis habitacional de la provincia. El mandatario enfatizó que la única estrategia ‘concreta’ para llegar a ese logro, es «el trabajo conjunto con los municipios». En ese sentido, reconoció como muy valioso que desde el plano municipal se esté trabajando en otorgar infraestructura para los lotes. «Tenemos que trabajar en todos los frentes» enfatizó Cóccaro y haciendo un parangón con la situación laboral indicó que «así como erradicamos la desocupación, en 2 o 3 años debemos erradicar la falta de viviendas».

El mandatario fueguino explicó que, desde el gobierno se sigue trabajando en la entrega de viviendas a través del IPV y recordó que se tiene acordada la ejecución de unas 5 mil, a través del Plan Federal I y II.

«Mi postura es que debemos trabajar conjuntamente con todos los sectores para dar soluciones de una vez por todas, al problema habitacional de la Provincia» reiteró Cóccaro.

Terrenos de la Margen Sur

«Con respecto a la situación de las familias que ocupan los terrenos del Fondo Residual, hemos efectuado un análisis muy profundo de la cuestión. En primer término, el Fondo Residual no tiene posibilidad de vender esos terrenos sin una previa mensura y para conseguir la mensura, antes se deben tener habilitados los servicios de agua, gas, cloacas, alumbrado público, apertura de calles y demás» explicó el gobernador.

Detalló que gracias a la colaboración de la Nación, se podrá disponer de 200 viviendas de 40 m2, sin costo para provincia:

«Por otro lado, nosotros planteamos el problema al Gobierno Nacional y ellos tienen un programa de emergencia llamado Plan Solidaridad para construir viviendas pequeñas con un costo mínimo. Si el Gobierno Nacional accede a brindarnos 200 de estas viviendas con toda la infraestructura, nosotros no las podemos desperdiciar porque a la Provincia no le salen absolutamente nada».

En cuanto al control para el otorgamiento, comentó que «el área de Desarrollo Social tendrá a su cargo el relevamiento de todas las familias y con toda justicia vamos a entregar las viviendas a quienes realmente lo necesiten, porque sabemos que siempre aparecen algunos vivos que quieren aprovecharse». En ese sentido advirtió que «si descubrimos que allí hay gente que tiene posibilidades de pagarse un alquiler, por supuesto que no le vamos a otorgar una vivienda social».

A modo de aclaración, frente a reiterados planteos de personas que han objetado esta respuesta de emergencia como si fuera un privilegio, Cóccaro admitió que si bien «hay mucha gente que puede sentirse indignada porque hace años que espera una casa del IPV, debe aclararse que estas casas nada tienen que ver con el Instituto. Son viviendas sociales, de no más de 40 m2 totalmente distintas a las del IPV».

Erradicar la crisis habitacional

«Hay que desterrar definitivamente en 2 o 3 años el déficit habitacional, como se desterró la desocupación de Tierra del Fuego y para ello debemos trabajar mancomunadamente con los intendentes» insistió Cóccaro.

«Hay 1.800 viviendas en ejecución del Plan Federal I y en el mes de julio se licitarán 5.000 viviendas más. Debemos atender todos los frentes y aportar soluciones, porque si eternamente nos quedamos en la crítica, no vamos a llegar a nada. Y como gobernador de la Provincia y como simple ciudadano no puedo desaprovechar la oportunidad que me da la Nación, absolutamente gratis, de construir 200 viviendas sociales con toda la infraestructura» remarcó.

«No estamos privilegiando a la gente que ocupó los terrenos del Fondo Residual, estamos tratando de solucionar el problema en su totalidad» acotó el titular del Ejecutivo provincial. «Paralelamente a estas viviendas sociales se construirán las 7000 viviendas de los Planes Federales, para terminar definitivamente con 7200 problemas habitacionales».

Críticas desde la comodidad de un living calefaccionado

A pesar de haber recibido algunas críticas, Cóccaro mantuvo firme su postura solidaria con las familias más desprotegidas: «Yo estoy de acuerdo en que la usurpación no es la forma de reclamar ni de presionar al Gobierno y no vamos a permitir nuevas usurpaciones, pero es muy fácil criticar desde una casa con calefacción, con agua, con luz y con gas; cuando esa gente está prácticamente tirada, hacinada y sin absolutamente ningún servicio».

En cuanto a la situación en Ushuaia, refirió que «el antecedente judicial en relación al Cerro Dos Banderas, dice que se puede desalojar a la gente pero que debemos darle alguna solución ¿Y cuál sería la solución? ¿Qué vayan a Desarrollo Social?» se preguntó.

«Desarrollo Social no puede alquilar 200 casas, es económica y físicamente imposible» concluyó.

loading...