Aprobaron en Diputados el proyecto de energía alternativa

La iniciativa, llamada Ley de Biocombustible, propicia la producción de diesel y alcohol a partir de vegetales mezclados con gasoil y nafta. Busca reducir la contaminación y sustituir recursos no renovables. Ahora regresa al Senado para su revisión.

Tal como se preveía, la Cámara de Diputados aprobó esta noche el proyecto de ley de biocombustibles, que propicia la producción de diesel y alcohol a partir de vegetales mezclados con gasoil y nafta. La iniciativa, que busca reducir la contaminación y sustituir recursos no renovables, fue aprobada en la Cámara baja por 184 votos. Hubo uno en contra y 11 abstenciones.

Ahora el proyecto -que tenía sanción del Senado- será girado a la cámara alta que deberá decidir si acepta las modificaciones realizadas en comisión por los diputados. Esas modificaciones fueron consensuadas en el bloque oficialista, en un encuentro que mantuvieron los legisladores la semana pasada con el subsecretario de Combustibles, Cristian Folgar.

La principal modificación que se introdujo fue la incorporación de los consejos federales provinciales en la comisión Asesora para la producción de los Biocombustibles, la facultad de establecer precios de referencia de ese organismo y otorgar un 20 por ciento del cupo fiscal a las economías regionales.

De todos modos, el dictamen redactado por el oficialismo no fue modificado en lo que respecta a las autoridad de aplicar, el sistema impositivo, la capacidad del Poder Ejecutivo para disponer los subsidios y las funciones que tendrán la autoridad de aplicación, puntos considerados fundamentales por el Ejecutivo.

Al defender el proyecto, la presidenta de la comisión de Energía, Rosana Bertone, sostuvo que la iniciativa permitirá «la creación genuina de empleo» y su implementación será «una característica clave en el desarrollo agroindustrial regional para reducir la presión migratoria a los grandes centros urbanos».

Desde el radicalismo, Víctor Zimmermann, anticipó el respaldo en general de la UCR, al sostener que significa «una importante fuente de energía alternativa» aunque planteó la necesidad de modificar algunos artículos del proyecto.

La iniciativa establece por biocombustibles al bioetanol, biodiésel y biogás que se produzcan a partir de materias primas de origen agropecuario, agroindustrial o desechos orgánicos y que cumplan los requisitos de calidad que establezca la autoridad de aplicación.

El biodiésel se obtiene de aceites que la Argentina tiene gran aptitud para producir, como los de soja y maíz, y de cualquier otra oleaginosa (tártago, canola, palma, colza), lo que abre nuevas posibilidades para zonas de escasas alternativas productivas.

El proyecto postula la amortización a cuenta del Impuesto a las Ganancias y la devolución anticipada del IVA en las inversiones destinadas a producir biodiésel o bioetanol (alconafta), y propone que no integren la base de imposición de Impuesto a la Ganancia Mínima Presunta.

(Fuente: Télam y DyN)

loading...