Volver a las aulas este año costará un 13 por ciento más

Los productos que más subieron son las mochilas, las cartucheras y las hojas de carpeta. Pese a las subas, dicen que las ventas serán superiores al 2005 y que la gente está volviendo a las primeras marcas.

Graciela Gioberchio.
ggioberchio@clarin.com
Mandar a los chicos a la escuela costará más caro. Cargar la mochila de útiles y vestir a un alumno de primaria aumentó, en promedio, un 13% respecto al año pasado, según un relevamiento realizado por Clarín. En las escuelas porteñas y bonaerenses las clases comienzan el 6 de marzo.

Entre los productos que más subieron están las mochilas (24%), los portaútiles (17%) y los repuestos de hojas de carpetas (14%); mientras que los lápices y las pinturitas son los que menos aumentaron sus precios, con apenas un 2%.

Los guardapolvos, en tanto, cuestan un 10% más: los de primera marca (del talle 6 al 14), rectos y tableados, que costaban $ 29 hoy están $ 32 en los negocios de uniformes.

En los súper se consiguen delantales más económicos, como en Auchan, que arrancan en $ 5 el talle 6 y llegan a $ 22 (talle 16). En Carrefour ofrecen de dos calidades: a $ 24,90 y a $ 18,90.

Las remeras y equipos de gimnasia —sin marca— treparon hasta un 15% más que en 2005. Las remeras de gimnasia pasaron de $ 11 a $ 12,50 y los equipos saltaron de $ 59,50 a $ 67.

Pese a los aumentos, en los negocios destacan dos «buenas señales del mercado»: la venta de este año será superior a la de 2005 y la gente está volviendo a comprar artículos de primera marca que la crisis había obligado a reemplazar por los de segundas marcas.

Ya desde la semana pasada, papás y chicos salieron a recorrer las góndolas de librerías e hipermercados, la mayoría con la lista de útiles que les pidieron en la escuela el año pasado. Eso se vio en Teorema, una librería de Palermo, donde aseguran que «los precios no se escaparon».

La misma postal se repite en la Librería del Once Comercial, del barrio de Once, donde explican que los aumentos «van del 5 al 8% y responden más a la absorción del incremento de salarios, alquileres y servicios que a la mercadería en sí».

Sin embargo, los seguimientos de precios que hicieron las asociaciones de consumidores arrojan incrementos de hasta un 15% en útiles y de hasta un 20% en la indumentaria.

«Notamos aumentos en papelería y también en productos plásticos que responden al incremento del petróleo a nivel internacional», explica Susana Andrada, presidenta del Centro de Educación al Consumidor (CEC).

Osvaldo Riopedre, de la Asociación de Consumidores y Usuarios de la Argentina (ADECUA) subraya: «La canasta escolar se compone de artículos con una gran variedad de calidad y precio. Por eso hay que comparar los productos y tener en cuenta alternativas de compra como pueden ser, por ejemplo, los negocios mayoristas».

Si bien en las cámaras que agrupan a las librerías y a la industria de la indumentaria admiten las subas, aseguran que se ubican «por debajo del índice de precios al consumidor» que revela el INDEC. Argumentan, entonces, que los incrementos responden al ritmo de la economía del país.

«En comparación con febrero de 2005, los productos de la canasta escolar aumentaron, en promedio, un 8%», afirma el presidente de la Cámara Argentina de Librerías, Papelerías y Afines (CAPLA), Daniel Iglesias López.

En la Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria (CIAI) también hablan de un aumento del 8% pero aclaran que son valores «salidos de fábrica»: hay que sumarles los márgenes de la cadena de comercialización.

«Le dijimos al Gobierno que no habrá sobresaltos en los precios», afirmó Héctor Kolodny, director ejecutivo de CIAI. En esa línea, Iglesias López fue también contundente: «En los artículos de librería no hay expectativa inflacionaria».

loading...