Reparación del ARAVA:

«Se priorizó una solución de largo plazo, por sobre la coyuntura de un parche» dijo el ministro Coordinador Enrique Vallejos. El secretario de Gobierno Gustavo Blanco, el director de Aeronáutica Alberto Marchese y el Ing. Pablo Lerzo convalidaron el criterio que garantizará una mejor cobertura para los fueguinos.

Ushuaia.- Este mediodía en el Salón Blanco de la Casa de Gobierno, el secretario de Gobierno – Gustavo Blanco – acompañado por el director Provincial de Aeronáutica – Alberto Marchese – el Ing. Aeronáutico Pablo Lerzo y el ministro Coordinador Dr. Enrique Vallejos, brindaron una conferencia de prensa referida a la situación del parque aeronáutico provincial.

En principio, Blanco señaló que los costos originales de reparación del avión Arava de la Gobernación sufrieron un importante incremento, debido al hallazgo de fallas considerables en las plantas impulsoras.

“Los representantes de la empresa ENAER nos han informado de fallas muy importantes detectadas en los motores, fallas que deben ser inevitablemente subsanadas para contar con un avión con plena capacidad operativa” apuntó el secretario.

“A este inconveniente hallado en las plantas impulsoras – terció Marchese – se suma la decisión de instalar en el avión un sistema de navegación acorde a la tecnología del siglo XXI. Este sistema es vital para volar bajo condiciones marginales, tales como nieve, granizo, lluvia, techo de nubes bajas, etc; más el trabajo de pintura del planeador a nuevo”.

Por su parte, el Ing. Lerzo describió los puntos de discrepancia evaluados junto a los profesionales de ENAER, que ocasionaron la suba en el presupuesto original.

“Al enviar los motores a este tipo de inspecciones tan rigurosas, cabe la posibilidad de esperar novedades no del todo gratas. Una vez desarmadas las plantas impulsoras y expuestas a nuestra vista cada una de las piezas. En este análisis visual quizás fuimos bastante optimistas, puesto que las piezas no demostraban fallas importantes. Una vez sometidas al más exhaustivo examen del tipo dimensional y funcional, y esto abarca desde las grandes piezas hasta el último tornillo que compone el motor, se detectó un daño muy importante en la parte frontal. Las cajas reductoras y sus rodamientos, fueron descartados por presentar un desgaste superior a los máximos admitidos por el fabricante”.

Pese a este marcado deterioro encontrado en los motores Pratt & Whitney, el Ing. Lerzo destacó “el alto grado de confiabilidad de las plantas impulsoras, que hasta el último minuto de su vida útil no presentaron inconvenientes y cumplieron sobradamente con su labor”.

Modernizando el ARAVA

“Entorno a los trabajos que se le harán al planeador propiamente dicho – agregó Lerzo- el primordial es implantarle un sistema de aeronavegación de última generación, que procesa la información de los parámetros de vuelo en formato digital y no analógico, como el sistema original que trae el Arava desde fábrica. Esto se pudo realizar como consecuencia de haber trasladado la aeronave a un centro de altísima complejidad y para terminar con una serie de problemas reiterativos que presentaba en su sistema de vuelo por instrumentos, reparado infinidad de veces, que desembocó en la pérdida de confiabilidad en el Arava al volar en condiciones meteorológicas adversas”.

“Por último, en relación al estado externo del avión podríamos decir que presentaba un ‘muestrario’ de distintos tipos de pintura color naranja. La pintura no sólo cumple con una función estética, si no que en aeronáutica se la considera como la ‘piel’ del avión, ya que lo protege del ataque de agentes corrosivos externos. Había dos opciones: emparchar parcialmente las partes corroídas o pintarlo totalmente, algo que nunca se hizo. Optamos por la segunda opción, aprovechando que la ENAER posee sus propios talleres de pintura y la oportunidad de poder hacerlo, mientras se reparaban los motores” señaló el Ing. Lerzo.

Plazos de entrega

Un detalle resaltado por los funcionarios apuntó al cumplimiento de los plazos de entrega estipulados en el convenio firmado con la empresa chilena, que no variarán a pesar de estos trabajos adicionales.

“El contrato original contemplaba un costo de 250 mil dólares. Con estos trabajos que se le harán al avión, el costo rondará los 790 mil” indicó Gustavo Blanco.

“El Gobierno acordó con la empresa un plan de pagos que concluirá en julio del 2007 – dijo Blanco- será un sacrificio muy importante, pero contaremos con una aeronave prácticamente nueva”.

“Con esta inversión, el costo original del avión se verá incrementado considerablemente en caso de una posible venta; al margen de que cada dólar invertido quedará en Tierra del Fuego, al ser el Arava propiedad de la Provincia. Yo creo que esta inversión está plenamente justificada” afirmó el Ing. Pablo Lerzo.

“Este avión ha cumplido con muchísimas tareas, transportó delegaciones deportivas a toda la Patagonia, llevó ayuda a los puntos más distantes y salvó muchísimas vidas. Para mí es un estricto acto de justicia que después de tantos años al servicio de la Provincia, se lo renueve y se lo equipe de esta manera”.

Finalmente, el ministro Coordinador Dr. Enrique Vallejos indicó que “ahora, el Vicegobernador tiene dos opciones: una es emparchar la coyuntura, disminuyendo los costos y la otra es pensar a largo plazo, asumiendo responsabilidades y decisiones de estadista que la sociedad bien lo merece. Personalmente, estamos convencidos de que el segundo camino es el apropiado, porque por más que hoy nos cueste mucho dinero, mañana podremos contar con aviones plenamente operativos y confiables” concluyó.

loading...