"A Hugo Moyano le tengo más miedo que a Kirchner"

—¿Los industriales son perezosos para invertir o no quieren arriesgar? ¿Por qué la ministra Miceli insiste tanto con que los empresarios tienen que invertir más? —Hace bien en insistir. Es lo que tiene que hacer y también es el deber de los dirigentes empresarios. No sólo es la tasa de crédito o el comercio exterior, es todo el combo. Quien tuvo una fábrica parada tanto tiempo o usó el 20% de su capacidad tiene que estar muy seguro para invertir…

-¿Entonces, los industriales no están seguros?

—Nosotros tenemos la certeza pero tiene que haber más seguridad en el camino, reformas en la Aduana, en los impuestos, más políticas para las pequeñas y medianas empresas. De todas formas, se está invirtiendo porque éste es un Gobierno con vocación hacia la industria, con una particular sensibilidad para este sector, que fue muy golpeado, y los industriales le hemos respondido al Presidente.

—¿Cómo vislumbra el sector industrial la discusión salarial para este año?

—El salario industrial está al límite. Tiene que ir de la mano de la producción. No se les va a poder pedir mucho más a las fábricas porque aquí los salarios están por encima de lo que aumentó el costo de vida…

—En el Gobierno creen que los aumentos salariales deberían estar en una banda de entre el 10% y el 20% este año para no comprometer la inflación…

—No creo que nosotros estemos de acuerdo en aceptar una banda porque después se transforma en pisos. La UIA difícilmente podrá hablar de productividad genérica; eso es específico de cada sector. Cuando en algún momento hablamos de balisas para marcar el camino era posible porque estaba todo achatado, todo subía armónicamente. Después hubo desbandes: sectores que crecieron mucho en salarios y otros que no y ahora es difícil de manejar.

—Con la suba de precios hay una sensación de que los empresarios quieren salvarse y se abusan.

—Los empresarios somos como cualquier otra profesión: hay buenos y malos. Generalizar es injusto. Hay muchísimos que hacen eso y muchísimos otros que son serios y responsables. El sector industrial es el que tiene menos margen para no ser trasparente en el seguimiento de sus costos. Y el Presidente me dijo que él sabe perfectamente quién está ganando y quién no.

—Los empresarios le tienen miedo a Kirchner…

—(Se ríe a carcajadas) Me parece que es un Presidente de carácter fuerte, pero después de los gobiernos que hemos tenido, con tantos vaivenes y con tanta libertad en manejos desprolijos, tener un Presidente que cuida las cuentas, que las siga de cerca, que le preocupa la inflación, se pone la camiseta antiinflacionaria y sale a luchar, no es despreciable. Hay momentos en que los países necesitan hombres fuertes y éste es uno de esos momentos. Si no, no hubiéramos conseguido la negociación de la deuda, el acuerdo comercial con Brasil. Hay fortalezas que se dieron por la dureza del Presidente, con la que los empresarios debemos acostumbrarnos a convivir.

—¿Quién le preocupa más: Hugo Moyano (titular de la CGT), Felisa Miceli (ministra de Economía) o Alberto Abad (titular de la AFIP)?

—Diría que claramente Moyano. Para seguir con su pregunta, a Moyano le tengo más miedo que a Kirchner. Con la ministra no hay antecedentes de conflictos, podemos opinar distinto y disentir dialogando. Lo mismo pasa con Abad; pero Moyano utiliza mecanismos controvertidos y al sector industrial no le gusta eso.

—¿Lo extrañan a Lavagna?

—Le cuento que algunos no se llevaban muy bien con Lavagna. A mí también me maltrató una vez que no le gustó lo que dije. Yo no lo extraño.

—¿Les costó aceptar a una mujer al frente del Palacio de Hacienda?

—¡Para nada! Ya la conocíamos del Banco Nación. Tal vez sea más duro tener una ministra de Defensa; pero no es una cuestión genérica. Es un fenómeno mundial. En ningún momento el sexo pesó para algo…

—¿Y por qué no hay mujeres en la UIA?

—¡Esa sí es una buena pregunta! Yo, le aseguro, no boché a ninguna.

loading...