Tomada le dijo tres veces No a la CTA

El Ministerio de Trabajo rechazó la posibilidad de convocar al Consejo del Salario para discutir una actualización del Mínimo Vital y Móvil en base a la suba de precios en los últimos meses. “Por ahora, las negociaciones convencionales tanto en el sector privado como con el sector público marchan muy bien”, fue la respuesta que el ministro Carlos Tomada le transmitió a la Mesa Nacional de conducción de la CTA, según informaron miembros de esta última al término de una reunión en esa cartera.

El encuentro se desarrolló por momentos en términos muy ásperos, incluso al borde de la ruptura en ciertos pasajes de la conversación. Los dirigentes de la CTA, principalmente Hugo Yasky, de Ctera, y Pablo Micheli, de ATE, acusaron al ministro de “discriminar” en contra de los sindicatos alineados con ese sector. Tomada rechazó esa imputación y exigió ejemplos. La respuesta llegó con nombres de varios sindicatos alineados en la CTA que no consiguen su inscripción pese a llevar más de seis años de trámite, mientras que otros cercanos a la CGT “lo consiguen en 15 días”.
Tomada también informó que el ministerio no se expedirá, en lo inmediato, sobre el pedido de personería gremial de la CTA, con lo cual de hecho sigue reconociendo como única entidad de tercer grado a la CGT. Indicó que el expediente “deberá seguir su trámite”. Los dirigentes replicaron que los trámites ya están concluidos y “sólo falta una decisión política, que el gobierno sigue eludiendo”.
Tampoco hubo satisfacción al reclamo de la CTA de conformar una comisión negociadora de previsión social, que discuta la actualización de las jubilaciones en forma paritaria. En este caso, el titular de la cartera laboral solicitó postergar la discusión hasta un nuevo encuentro entre las partes, en el mes de enero.
Víctor De Gennaro, secretario general de la CTA, resumió el encuentro señalando que, “en términos globales, lo que se le planteó al Gobierno es que 2006 tiene que ser el año para saldar la cuenta social; la cancelación de la deuda con el Fondo libera la posibilidad de atender las políticas sociales hasta ahora postergadas, y es a eso a lo que se debe responder si verdaderamente se piensa en redistribuir ingresos”.

loading...