Para Elisa Carrio se quiere vender como un simbolo de liberacion nacional

Principales fragmentos del Discurso de Elisa Carrió en el tratamiento de la ratificación de los decretos de necesidad y urgencia que habilitan el pago de la deuda al FMI. Pronunciado en la Sesión del 21 de diciembre de 2005 a las 21.30hs.

Buenos Aires, 21 de diciembre de 2005.
Los hechos serían los siguientes: un Presidente de una República de Latinoamérica decide dictar un decreto de necesidad y urgencia para reformar normas centrales de un Banco Central y disponer del 40% de las reservas del Banco, en consecuencia de su propio país para pagarle al FMI lo último que le debe en una etapa final del Fondo que como sabemos, se está autoliquidando para transferir la presión al Banco Mundial y al Organización Mundial del Comercio.

El condimento de este Presidente, que puede ser cualquiera, es que lo venden como un acto simbólico de liberación nacional.

El tercer elemento: el 78% de la sociedad sostiene que se está liberando. La oposición en el Congreso, duda y dice yo no estoy de acuerdo pero hay que habilitarle el tema porque la gente está de acuerdo, salvo veinte diputados que nos negamos. Finalmente la votación ya se hizo de esto: cuando habilitaron el tratamiento habilitaron y votaron por el sí más allá de los discursos.

La pregunta refiere a ¿porque la sociedad avala? Son tres preguntas: porque los Presidentes hacen estas cosas, porque la sociedad avala y porque los Congresos concienten. Esta es la cuestión.

Esto ya pasó en Argentina muchas veces. ¿Con dictadura? Con dictadura. ¿Con democracia? Con democracia. Como se llama esto: estado de excepción. Es la más profunda transformación por denigración y aniquilamiento de la democracia del siglo veinte.
El estado de excepción es la suspensión del derecho.

Ya entregada la renta petrolera, no tenemos nada que entregar, entregamos la reservas. Ya no nos quedó la abuela, ahora entregamos el lubricante, eso sí todo como actos de liberación con distintos tintes de legitimación: si estamos en la década del noventa, el glamour es liberar y María Julia Alsogaray nos legitima, si estamos en el 2000 el glamour es de centroizquierda y Bonasso nos legitima.

En septiembre de 1992 los diarios dicen q ue se está por producir la mayor revolución petrolera en el país, cosa que no ocurre desde la época de Moscón: subtítulo de Clarín, por eso digo que los periodistas no tienen nada que ver porque titulan los de arriba.

Viene la privatización de YPF a la Cámara de Diputados, el radicalismo se resiste y no da quórum. Los editorialistas del domingo dicen que la oposición está perdida y que no es responsable porque le niega el quórum a esta importante Ley. Oscar Parrilli, actual Secretario General de la Presidencia dice “nos enorgullecemos como peronistas pensando en los trabajadores”.

Las fotos son elocuentes: como ustedes estaban el otro día, en esta tapa de Clarín se ven a Matzkin y a los diputados del PJ festejando la entrega de la renta petrolera. Acá están los Gobernadores que hicieron lobby para que se apru ebe la entrega de YPF, acá lo pueden ver claramente al de Formosa Joga y el de Santa Cruz, el actual Presidente Néstor Kirchner pidiendo que se vote.

En el Brady, Cavallo festejaba la reducción de la deuda “con tono festivo” decían los diarios y tenía el ochenta por ciento de legitimidad pública. Cavallo era el héroe máximo de la argentina que se liberaba de su deuda.

Segunda secuencia entonces, estado de excepción, entrega de la renta petrolera por este parlamento y liberación de la deuda, que en realidad fue legalizarla. Consumaron el fraude.

Después blindaje. El blindaje nos iba a salvar, se acuerdan de los carteles, noviembre de 2000.

2 001 hay que ver en este Parlamento, hay que llamar a Cavallo. A Cavallo lo llamaba toda la dirigencia política. Ruckauf apoyando, estaban todos. Cavallo se reunió en la casa de Alberto Fernández con sus gobernadores preferidos, el primero que se reúne es Kirchner. Alberto Fernández, que en ese entonces era el operador de Cavallo era el que tenía el rol de convencer a los gobernadores para que voten la Ley de Plenos Poderes.

Otro Arreglo de la deuda: megacanje y plenos poderes para pagar la deuda con los recursos de la AFIP. Ahí nos levantamos todos, porque era imposible seguir. Ahí estaba sentado Liendo, y un diputado radical le decía gracias a este país esta gorda, esté acá pidiendo vista al fiscal por traición a la patria.

Otros Títulos: salimos. Hay un artículo de un editorialista de La Nación, que no es Joaquí n Morales Solá, sino una persona que murió que es maravilloso y dice que en realidad Cavallo está haciendo trabajar a los legisladores, que es hiperquinético, que es brillante y que nos va a sacar.

Yo recuerdo que en ese momento uno tenía un 60% de legitimidad, siempre ando cerca pero nunca llego; entonces vamos a un programa y me dice: Ud. Acusó de traidores a la patria, pero Cavallo tiene el 70% de legitimidad pública. Si señores, mientras estaban saqueando el país, Cavallo tenía 70% de legitimidad pública; seis meses después, recién, la sociedad se dio cuenta.

Por eso digo que en todos estos casos es con el aplauso de la sociedad. Y después viene la devaluación asimétrica, que es muy parecida al 82. Devaluación asimétrica, estatización social de la deuda y salvemos señores a las grandes corporaciones que tenían el dinero fuera del país. Lo mejor que tuvimos en esa época fue esa negociación con quita de la deuda privada.

Ya en ese 2002 el fondo empezaba a pedir las reservas para pagar. Miren esta declaración del entonces candidato a presidente Kirchner “algunos candidatos parecen desesperados por pagarle al FMI, aún a costa de entregar las reservas del Banco Central” y agrego “hacer esto sería dilapidar el futuro de los argentinos, primero hay que darle sustentabilidad a Argentina y no pagarle al fondo”

Ya no tenemos renta petrolera Sr. Presidente , sólo nos quedan las reservas. Entregamos las minas, entregamos la pesca, entregamos la tierra. Estábamos por entregar el satélite, que es el otro recurso estratégico. Hasta un satélite estábamos por entregar.

En una semana 10 mil millones de dólares –esto es lo nunca visto- transferencia al fondo que hoy condona la deuda de 18 países.

Maravillosos los argentinos. Liberados. Liberados de un fondo en liquidación y debiéndole al Banco Mundial que es el nuevo controlador porque el FMI está deslegitimado. Sin negociar seriamente en la Organización Mundial de Comercio (OMC), que es la nueva controladora.

Nos asustamos de los cucos del pasado y hacemos negocios con los poderes del presente. Así de claro, así de sencillo, así de doloroso.

Eso sí, con el aplauso de todos nosotros.

El último acto no es un acto de razón de estado, ni de necesidad, no cae la bolsa, no se cierran los bancos. Es un acto puro de hecho del príncipe, pura conveniencia melagómana. Acá quedo muy claro quiénes están, ya no hay excusas, no es el Fondo, no es Lavagna , no es nadie, es Kirchner, en el Consejo de la Magistratura lo mismo: no es nadie, no es otro, es Cristina. Quedó clarito.

También quedó clarito como votamos acá. El problema no es ese, el problema somos nosotros los argentinos. Lo que duele es de la opinión mayoritaria de mi propia sociedad.

Nosotros, orgánicamente, sin fisuras, la Junta Nacional, el Bloque, las Mesas provinciales decidimos no habilitar, decidimos bancarnos, votar en contra y además que nos rete la gente. Pero decidimos votar con el único espejo que nos queda, después de haber vivido tanta historia. Nos podrán decir muchas cosas, lo que no nos pueden decir es que en algunas de estas votaciones votamos mal. Muchas gracias.

loading...