Allí, en Berazategui, los repartió ayer el gobierno nacional

LA PLATA.- «5 de octubre, Movilización al acto de Cristina Kirchner. 17 hs. Micros». La frase estaba escrita en un pizarrón del pequeño local de la Federación de Tierra y Vivienda (FTV), ubicado frente a la estación de ferrocarril de Plátanos, en el partido de Berazategui, donde ayer se entregaron electrodomésticos, muebles y chapas enviadas por el gobierno nacional.

Néstor Rojas, responsable del local que pertenece a aquella agrupación enrolada en el kirchnerismo y que dirige el piquetero Luis D´Elía, reconoció, en diálogo con LA NACION, que en ese lugar fue entregada la mercadería y aseguró que «las cosas vinieron del Gobierno, del Ministerio de Desarrollo de la Nación o de la provincia. Y agregó: «De los dos, creo».

Ayer, desde el Ministerio de Desarrollo Humano bonaerense, que conduce Juan Pablo Cafiero, negaron ser responsables de aquella entrega de electrodomésticos. Por su parte, el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación desvinculó la entrega de mercadería de una práctica clientelista (sobre lo que se informa por separado).

La entrega de electrodomésticos, muebles y chapas que se produjo ayer pudo ser reconstruida por LA NACION sobre la base del diálogo que mantuvo con Rojas, con diversos vecinos y con fuentes de la Municipalidad de Berazategui, que encabeza el duhaldista Juan José Mussi.

Los tres camiones -uno de ellos de una empresa de mudanzas de La Plata-, que llevaban camas, armarios, cocinas, lavarropas, secarropas, colchones, membranas y chapas, entre otras cosas, llegaron, a las 16, al local del FTV, sobre la avenida Mitre, donde unos 60 chicos reciben apoyo escolar y se lleva adelante un proyecto productivo textil.

Hasta allí fueron llegando los vecinos que retiraron los productos y los llevaron hacia sus precarias viviendas en el barrio conocido como Tres de Junio, a la vera del arroyo Conchitas, sobre terrenos deprimidos e indudables.

«Son cosas para la gente del asentamiento, pero no son para los de nuestra agrupación», aseguró Rojas.

«Nosotros apoyamos este proceso, pero también tenemos nuestras diferencias», señaló este dirigente al ser consultado sobre la convocatoria que figuraba en el pizarrón para el acto proselitista que hoy realizará la candidata a senador nacional por la provincia de Buenos Aires del Frente para la Victoria, Cristina Kirchner, a unas treinta cuadras del local del FTV.

El aporte para el barrio de emergencia tiene, en realidad, un trasfondo político. Desde la comuna se denunció que el FTV «armó el asentamiento y ahora les mandan cosas para comprarlos y generar internas en la zona».

«Es espeluznante»

Ayer, el intendente Mussi dijo a LA NACION: «Es espeluznante el reparto de electrodomésticos que hace el Gobierno en este territorio».

Claro que la entrega de heladeras, televisores y lavarropas no se ciñe a un solo distrito en el conurbano.

Jorgelina vive con su esposo, Julio, y sus cinco hijos en Villa Alba, un barrio sórdido de esta capital, sin más desagües cloacales que las zanjas a cielo abierto. La familia tiene poca suerte: sólo recibió un lavarropas, chapas y una cama cucheta.

A pocas cuadras, la cuñada de Julio, que vive en 122 y 607, tuvo más suerte: pidió cocina, roperos, chapas, camas. Le dieron todo. Y por duplicado.

«Es la política… -sostuvo Julio a LA NACION-. Venían asistentes sociales y uno podía elegir productos por valor de mil pesos: heladeras, cocinas…».

Reventa de mercadería

«Después no vinieron más porque la gente del barrio revendía toda la mercadería», terminó revelando el hombre, que identificó al Ministerio de Desarrollo Social y a los punteros locales del Frente para la Victoria como responsables de la entrega de electrodomésticos.

A metros de su casa, Blanca, del Comedor Amor y Esperanza, dijo a LA NACION: «Vinieron del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación. Yo llamé y me dijeron que están entregando y que iban a tomar nuevos pedidos».

Isabel, otra vecina de la zona, relató: «Dijeron que la gente podía gastar hasta mil pesos. La gente se reía, no creía nada. Pero trajeron heladeras, camas, modulares. Un par de meses atrás le dieron cosas a toda la cuadra».

Los relatos de este tipo, que fueron obtenidos en la tarde de ayer y grabados por LA NACION, se reiteran. Y se multiplican. Al igual que también se multiplica la polémica por el uso clientelista del reparto de esta mercadería en un año electoral.

Por María José Lucesole y Pablo Morosi
De la Corresponsalía La Plata

Link corto: http://www.lanacion.com.ar/744796

loading...