Aníbal Fernández denunció que fue agredido en Tierra del Fuego

El ministro del Interior afirmó que fue insultado en Río Grande y señaló como responsables a seguidores de Hugo Cóccaro.

El ministro del Interior, Aníbal Fernández, denunció hoy que fue agredido anoche en Río Grande, Tierra del Fuego, y responsabilizó del ataque a seguidores del vicegobernador fueguino, Hugo Cóccaro.

Cuando se le preguntó quiénes eran los autores del ataque que sufrió, junto a dos legisladores, el titular de la cartera del Interior señaló a seguidores del “vicegobernador Hugo Cóccaro y del ex vicegobernador Daniel Gallo”, ambos justicialistas.

“A mí las patotas no me han corregido de ningún lugar del país y menos lo harán en Tierra del Fuego”, afirmó el ministro. Las agresiones tuvieron lugar durante una marcha vinculada con la grave crisis institucional que atraviesa Tierra del Fuego.

Según denunció el senador Mario Daniele, quien también dijo haber sido agredido, el incidente se produjo anoche durante una concentración de unos 300 manifestantes, que estarían vinculados con el sector del PJ que lidera el vicegobernador.

El legislador señaló que los manifestantes rodearon la posada donde estaban alojados, se acercaron al ministro del Interior y a los legisladores y los insultaron y hasta golpearon a algunos.

En la provincia se generó un conflicto de poderes cuando el gobernador, Jorge Colazo, fue en principio suspendido por la Legislatura fueguina, por 60 días, por una supuesta retención indebida de fondos coparticipables de la ciudad de Río Grande y por unas modificaciones en el presupuesto. Días más tarde, recuperó el poder cuando el Tribunal Superior de Justicia provincial dejó sin efecto la medida.

En esos días de vacío de poder, el vice Cóccaro asumió el gobierno, tomó juramento a sus nuevos ministros y repartió cargos a futuros funcionarios, todo con intenciones de quedarse por más tiempo a cargo del Ejecutivo provincial.

Colazo y Cóccaro llegaron al Gobierno en una alianza de sectores del PJ y la UCR. Pero su relación se deterioró rápidamente, al punto que el gobernador denunció un plan para matarlo, en un “magnicidio” supuestamente instigado por su vice.

En los últimos meses, el gobernador se unió a las filas kirchneristas del Frente para la Victoria.

Fuente Diario Clarin

loading...