La justicia argentina: Poner palabra.

Juev 04/06/2020.- En este país siempre hay alguien que te dice, que deberías hacer, cuando y como, lo lamentable del tema es que la mayoría, nunca hizo lo que te propone y no tiene ni la más pálida idea de cómo hacerlo, pero, siempre hay un, pero, si es dirigente se supone que eso lo habilita para ser lo que se le ocurra, y como es obvio suponer, si está ahí es porque alguien con muy pocas luces es el responsable de su elección, o los responsables. Y así es como la justicia argentina es una de las menos serias del planeta.

Siempre que hacia notas con determinada persona usaba ese juego de palabras de moda “hay que poner palabra”, en esto, en aquello en lo otro, pero cuando debió hacerlo, se le acabaron las palabras.

Hoy hay que hablar de cierta clase de justicia Argentina que justifica violaciones, avala la salida de presis por corrupción, violadores, asesinos y en particular los que pertenecen a esa organización cuasi mafiosa, y/o corporación que los cobija y salen a la luz con opiniones de un nivel intelectual rayano con el primitivismo, a cuestionar lo que a puertas cerradas en sus despachos harían de igual o peor manera que el Fiscal Rivarola de Trelew quien calificó de “desahogo sexual”, la violación en manada de una nena de 14 años.

Esto puso una vez más en la tapa de todos los medios del país, incluido este, a esta rara habiz que ronda los pasillos de los tribunales de justicia y que tiene un poco de militancia política, una pizca de religión y mucho de interés político y económico, en síntesis una basura indisimulable a la que hay que poner en el centro de la escena porque si no creen que somos todos idiotas y que con su hablar rebuscado sus finos trajes y corbatas espantan a todo el mundo y la verdad es que la mierda se reconoce cuando las moscas se amontonan y que estos tipos con su maletincito de cuero de cocodrilo, sus zapatitos lustrados y el cigarrillo en la punta de los dedos son tan humanos como nosotros y tan mediocres, inútiles o incompetentes como ni siquiera se imaginan.

Este caso ha generado la indignación de millones de personas en todo el país, pero los que tenían que poner palabra han enmudecido, ninguna organización civil salió a defender a la víctima, ningún colectivo emitió palabra, el INADI desapareció de la faz de la tierra y esto se debe a que ratas como Eugenio Zaffaroni ha dicho cosas tales como “A oscuras no es violación”, Pablo Dugan un tipo que conduce programas en la cueva que es C5N, sostuvo “Si el pibe no se siente abusado no hay abuso”, Ernesto Tenenbaun, agregó: “Que tiene de malo tener pornografía infantil” y la frutilla de la torta la puso el Fiscal Fernando Rivarola “accionar doloso de desahogo sexual”, evidentemente hay una personalidad tan perversa como inapropiada para ocupar un cargo así, pero llevar a este mamarracho a un juicio político en Argentina es prácticamente imposible, no paso con Zaffaroni, ni con el Juez Rafecas que puede llegar a ser el Procurador General de la Nación, el mismo que cajoneo el caso Nisman, y encubrió las causas de Cristina Kirchner, solo por mencionar dos de las 11 que carga la vicepresidente.

Entonces que justicia tenemos, esto que he descripto, estos personajes inclasificables, que llegan a esos cargos por una selección que hacen personas de las que no nos consta ningún antecedente y de los que yo desconfió absolutamente que integran otro espacio tenebroso como es el Concejo dela Magistratura, que al igual que una corporación pasa de mano en mano y se maneja con la teoría de la tortuga arriba de un palo “nadie sabe cómo llegó ahí, ni cómo se sostiene”, de ahí salen los que si no pagas Ingresos Brutos te manda a allanar y por izquierda entregan 10 mil hectáreas a un privado sin decir agua va, permiten la destrucción del medio ambiente, la corrupción institucionalizada, negociados de todo tipo, enriquecimiento ilícito en todas las gestiones, de cientos de funcionarios a lo largo de casi 30 años, abusos de poder, de autoridad, incumplimiento de los deberes de funcionario público, todo lo que está mal lo han permitido son los mismos que deciden cuanto deben cobrar mediante una acordada mientras vos y yo no vemos un aumento desde hace casi 5 años, son esos que no hacen declaraciones, que les pagamos OSDE, que se toman la vacaciones cuando se les canta y te miran por sobre el hombre como si tuviera a Dios agarrado de sus atributos, y no, no lo tienen, hay que empezar a separar la paja del trigo, poner en la tapa, al menos de este medio, a esta piara que está muy lejos de ser la justicia que nos merecemos, la justicia donde somos todos iguales ante la ley, la justicia que encierre a todo los que quebraron este país, la justicia que manda a cadena perpetua a un violador, a un asesino, a un corrupto, a un narcotraficante, a un ex presidente y a un portero abusador y asesino de una menor.

Las justicias que revise las cárceles y se cumpla lo estipulado por la Constitución Nacional y no cuevas donde los delincuentes salen con un posgrado en delitos de todo tipo.

Hay otra justicia, hay abogados de excelencia, honestos, con principios, lamentablemente no son la mayoría, pero los hay, estoy seguro y esos, aunque yo no los vea, serán los que algún día harán que la justicia argentina recobre el respeto que ha perdido, dejara de ser un anexo de la Casa Rosada, un nido de cobardes, traidores, corruptos e inescrupulosos como Oyarbide, Rafecas, Zaffaroni, o Rivarola y la Corte Suprema de Justicia se ponga a la altura de las circunstancias y cada uno que vaya a juicio tenga en claro que va a un juicio y no a un escarnio público donde su destino está marcado de antemano, no por lo que se le imputa, sino por intereses que nada tienen que ver con la justicia.

Armando Cabral.

loading...

Etiquetas: