Cerró el paso Integración Austral. Los chilenos se retiraron por falta de calefacción, baños y servicios del lado argentino

Dom 07/07/19.- OPI Santa Cruz.- 14:00 – Al menos cuatro notas realizó OPI Santa Cruz desde el 2017 a la fecha, resaltando el estado deplorable de abandono sanitario y de servicios que tienen los pasos fronterizos en la provincia de Santa Cruz y salvo esporádicamente, nadie hizo nada para revertir la situación. Precisamente como no se hizo lo necesario en estos años, hoy, ante la falta de gas y agua, los cortes de luz y los sanitarios clausurados por las malas condiciones de higiene del lado argentino, lugar que comparten en común las autoridades migratorias y aduaneras, tras el acuerdo binacional para reducir, unificar y facilitar los trámites correspondientes al traslado de personas de un país a otro (e inclusive desde y hacia Tierra del Fuego), hace una hora y media atrás los funcionarios chilenos se retiraron del paso Fronterizo Integración Austral de Monte Aymond (a 60 kms de Río Gallegos), provocando el cierre del mismo, en un fin de semana largo y con un fluido tránsito de transporte de pasajeros en micros, transporte de carga y especialmente turistas que aprovechan los cuatro días feriados para ir de Argentina a Chile y viceversa.

Pero la realidad indica que no son los chilenos los culpables de haber provocado el cierre de la fronterasino las autoridades argentinas, quienes desde hace años no cuidan ni resuelven los problemas sanitarios y de servicios que OPI vienen enumerando en distintas notas, las cuales el lector podrá repasar al final de este informe.

OPI consultó a las fuentes extraoficiales de Migraciones y Gendarmería Nacional, a las que pudimos acceder a pesar de ser domingo, quienes nos confirmaron que hasta las 12:30 hs “el paso se encontraba con menos de los servicios mínimos de salubridad, sin agua ni calefacción en todo el complejo lo cual se suma a los constantes cortes de luz de las últimas semanas”, confirmaron nuestras fuentes.

La descripción que esta mañana nos hacían quienes allí desempeñan tareas, era de una gravedad inusitada. Alrededor de las 10:00hs no habían adelantado que el personal de Aduana y Migraciones de Chile tenía decidido levantar el servicio y volverse al lado chileno, hasta tanto se resuelva del lado argentino los problemas de infraestructura y de servicios existentes.

Todos – indicaron las fuentes esta mañana – estamos atendiendo a la gente con temperaturas bajo cero afuera y adentro del propio recinto”, nos decían, indicando que tanto el personal de Migraciones, Aduana de ambos países y Gendarmería Nacional, sufrían minuto a minuto la falta de calefacción y de agua, en un lugar donde se atiende a miles de personas por cada jornada. “Los baños o están clausurados o son inservibles – continuó relatando nuestra fuente – no se hace limpieza, están tapados, nadie se ocupa de mantenerlos y la gente termina haciendo sus necesidades en el campo”, aludiendo a la zona aledaña al complejo fronterizo donde hay espacios descampados y a la intemperie.

Pero todo no se agota allí. El personal de Migraciones que pernocta en viviendas levantadas en el lugar, no posee calefacción ni agua. El suministro de gas está cortado y debido a las fuertes heladas en esa zona, el agua se congela en las cañerías, teniéndose que proveerse el personal de agua envasada que llevan desde Río Gallegos, pero sin posibilidades de asearse ni descansar después de las largas jornadas de trabajo que implican actividad permanente desde las 08:00hs a las 22:00hs de cada día, con un flujo de tránsito extremadamente importante, siendo que este paso es la puerta de entrada y salida, no solo de y hacia Chile, sino el paso obligado que tenemos los argentinos que vamos o venimos de Tierra del Fuego.

De acuerdo a la información en el organigrama oficial, el Coordinador de Centros de Froteras zona sur, es el señor Luis Manuel Alejandro Barría, a quien las fuentes señalaron como una persona que no brinda ninguna solución necesaria para que el paso fronterizo se desempeñe normalmente y que se lleven a cabo con eficacia las tareas de control de frontera; en tanto que la Administración de Centros de Fronteras, está a cargo de Pablo Ovidio Vande Rusten.

Recordemos que el 10 de julio de 2017 publicamos una nota titulada “Dos semanas sin luz, agua y gas en el paso fronterizo, demuestra desidia del gobierno nacional en seguridad de fronteras”, el 5 de septiembre de 2018 volvimos con otro informe donde anunciábamos “Deplorables condiciones de higiene e infraestructura en los pasos fronterizos ubicados en Santa Cruz” y un mes después, el 5 de diciembre de ese mismo año volvíamos recalcar el problema bajo el título “El Paso fronterizo de Monte Aymond está cerrado por falta de gas en el lado argentino”.

Pero la nota que tal vez muestra con mayor crudeza la situación de sufrimiento y carencias que vive el personal de fronteras en Santa Cruz, la reflejamos el día 16 de mayo de este año con la publicación del informe “Fronteras olvidadas. Las condiciones de inhabitabilidad de las instalaciones fronterizas en Santa Cruz”.

A pesar de todo ello, nada se ha resuelto. Ni para comodidad del personal nacional que cumple funciones allí, en beneficio de la gente que obligatoriamente debe hacer sus trámites migratorios y aduaneros, para el personal de seguridad (G.N) y tampoco para quienes, a través de acuerdo binacional, comparten sus tareas en “el lado argentino”.

Hoy, fueron los propios chilenos que dijeron “Basta”. No hay condiciones de habitabilidad y trabajo: “Nos vamos”, expresaron; y se fueron. Dejaron en soledad al personal argentino que sigue sin calefacción, sin agua, sin baños y sin luz.

Las fuentes informaron que se atendió a la gente que hasta el mediodía estaba esperando hacer los trámites y culminados éstos, a quienes llegaran se les informa del cierre del paso Integración Austral. (Agencia OPI Santa Cruz)