LAS RAZONES DE MI RENUNCIA

Muchos factores erosionaron la gestión de Sergio Acevedo empujándolo al ocaso de su gestión incluyendo su propia incapacidad para gestionar algunos conflictos, pero solo dos sucesos ocurridos uno entre el 7 y el 11 de marzo y otro el 15 de este mes detonaron el final anunciado. Una coima de 30 millones de dólares en la obra pública y la prohibición de Kirchner de otorgar aumento al básico de la administración pública provocó la inexcusable renuncia del mandatario provincial. Esto es lo que pasó.

OPI tuvo acceso a las fuentes que pudieron dar detallados comentarios de lo que realmente se generó detrás de la renuncia del Gobernador de Santa Cruz Sergio Acevedo.

Si bien existió una acumulación de sucesos que fueron minando la gestión del ex gobernador sumado a su incapacidad para gestionar las crisis y evidentemente rodeado de colaboradores que no podían brindarle el apoyo necesario para sostener su gobierno; lo cierto es que dos sucesos ocurridos en las últimas semanas fueron los detonantes de la sorpresiva resolución del truncadense.

30 millones de razones

Siempre de acuerdo a fuentes reservadas de OPI Santa Cruz vamos a establecer lo más aproximadamente posible los motivos que terminaron de erosionar la relación provincia/nación y culminaron con la renuncia del Gobernador.

-Tal como lo habíamos informado desde OPI el día anterior a la renuncia del Dr Acevedo, teníamos información de que en la semana que va desde el 7 al 11 de marzo había existido un enfrentamiento entre autoridades de Vialidad Nacional y Vialidad Provincial y las primeras versiones a las que tuvimos acceso daban cuenta que se trataba de una diferencia de 30 millones de dólares que se habrían encontrado como “inexplicable saldo” en una auditoría que desde nación le habían efectuado a la entidad provincial. Allí se indicaba que cuando Acevedo tuvo que firmar las actas se habría negado y esto produjo una catarata de discusiones y peleas que terminaron con fuertes implicaciones hechas con el propio Presidente Kirchner.

-Sin embargo estas versiones que inicialmente circularon tenían como finalidad maquillar la realidad de lo que había ocurrido una semana antes de que se produjera la crisis terminal de gobierno. La cuestión pasaba por otro lado.

-Los supuestos “auditores” en verdad no eran tales y en cambio se habría tratado de un grupo de funcionarios que llegaron con una orden de pago por 30 millones de pesos para terminar con el proceso licitatorio de las rutas nacionales 3 y 40 cuyo costo fuera denunciado oportunamente por el Banco Mundial por el sobreprecio que contenía el proyecto.

-En alguna oportunidad en nuestros artículos hemos mencionado cómo ingresa fuera de presupuesto a Santa Cruz el dinero destinado a la obra pública que desde la nación tiene como vías de gestión tanto al Instituto de la Vivienda (IDUV) como a Vialidad Provincial. En esta oportunidad la mayor parte de las obras se vinculaban al trazado de rutas y caminos accesorios de las arterias nacionales que se planificaron en territorio provincial. Allí en Vialidad de la provincia hay quienes tienen asignado el trabajo de armar las licitaciones, controlar las mismas y posteriormente llevan adelante el control de las obras.

-Los funcionarios nacionales que “visitaron” la provincia con el propósito de entregar la jugosa participación se habría encontrado con una sorpresa. Había algunos de sus pares provinciales que no estaban dispuestos a avalar este “negocio” que parecía gestionado con la complicidad de otros funcionarios del área de economía que cumplirían órdenes precisas del propio Presidente Kirchner.

-Siempre de acuerdo a nuestras fuentes confiables quien habría intervenido en la gestión local habría sido el Secretario de Hacienda Juan Manuel Campillo, encargado de hablar con Acevedo y quien en última instancia comunicó “arriba” la negativa del mandatario a cerrar el acuerdo.

-Es aquí cuando cae el maquillaje de aquella primera versión de la “ Auditoría ” y las “ actas que se había negado a firmar el gobernador ” y aparece la información que da cuenta que lo que le habrían propuesto a Sergio Acevedo es que avalara este retorno de 30 millones de d{olres lo cual fue rechazado de plano por el gobernador con el apoyo del Vicepresidente de Vialidad Provincial (ad honorem) Héctor Renee Jesús Garro.

-Inmediatamente desde Vialidad Nacional una voz autorizada impulsó una amenaza en los oídos de las autoridades provinciales “ Si se hacen los boludos vamos a denunciar la cartelización de la obra pública en Santa Cruz ”, apuntó el extraño y de este lado, en la propia central de Vialidad Provincial de calle Lisandro de la Torre alguien sonrió nervioso porque pensó que era un burdo apriete “¿Quién va a escupir para arriba? ¿Éstos? ”, señaló pero no no tardó ni dos minutos en llamar a Casa de Gobierno para comunicar la novedad.

-La misma llamada había sido recibida por el Gobernador, solo que de unos escalones más arriba. Nuestras fuentes dicen que el Dr Acevedo se enfureció. Y de la tranquilidad pasmosa que muestra siempre, aunque la procesión vaya por dentro, pasó a la furia tomó el teléfono y marcó el directo con la línea K. Del otro lado había una voz grave, conocida y que ya estaba al tanto de lo que el santacruceño iba a decir. “No me voy a prender en esta ”, habría remarcado el gobernador. Comenzaba el principio del fin.

Las 100 últimas razones

-A finales del 2005 el gobernador Sergio Acevedo había tirado los números en la mesa, no se podía más. Dijo públicamente que el 10% de la masa total del presupuesto sería afectado a aumentos salariales, pero no explicó detalles y marcó una zona de grises donde nada quedó claro y el factor social comenzó a sentirse como forma de presión sobre su administración.

-Iniciado el 2006, más allá del desastre que se generó en las Heras, el gobierno sentía la necesidad de dar una respuesta adecuada o más o menos cercana a lo que pedían los gremios. Es decir, quería comenzar a recomponer el básico de los empleados públicos. De alguna manera el propio Acevedo ya había dicho que eso no era posible por razones presupuestarias, pero nuestras fuentes nos dicen que se hacían intensas gestiones para destrabar un porcentaje importante que de alguna manera aplacara los ánimos exacerbados de varios sectores sindicales entre ellos la propia CGT, la ADOSAC , ATE, SOEM etc que pugnaban por una recomposición real y genuina al haber básico. Desde hacía un tiempo desde OPI decíamos que el Gobernador ya no podía arreglar la crisis acudiendo al “curanderismo”, es decir con palabras; se necesitaba abrir la billetera.

-El Ministro de Economía Luis Villanueva había recibido una “orden” desde la administración nacional de no otorgar aumento. Luego de una intrincada trama de negociaciones Acevedo y el propio Villanueva habían conseguido un magro 10%, cuyo anuncio nunca se terminaba de dar. ¿Por qué no se difundía el anuncio de un aumento, si era precisamente lo que la gente esperaba?. Porque Acevedo sabía de antemano que más que tranquilizar era una noticia que generaría malestar y conflictos.

-La pelea entre Economía y la nación tuvo matices casi caricaturescos nos relatan nuestras fuentes, al punto que había llegado el día en que el propio Ministro de Economía, harto le planteó al Gobernador en su despacho que se iba a su casa, lo cual también fue adelantado por OPI en su momento. “ Si me deja Luis me quedo con el enemigo” , habría confiado Acevedo a gente cercana, refiriéndose a la falta de apoyo que tenía dentro del ámbito de Economía y Hacienda.

-Luis Villanueva se quedó y afinando el lápiz lograron redondear un 13% de aumento que era algo así como 100 pesos al básico que en realidad no mejoraba en nada el panorama que se debatía entre los negros nubarrones de las Heras y los continuos aprietes que se recibían desde Buenos Aires.

-Aquella mañana estaban reunidos Elsa Capuchinelli, Ministro de Gobierno, Luis Villanueva Ministro de Economía y Sergio Acevedo, aunque las fuentes señalan que había al menos dos personas más allí y se generó una fuerte discusión en torno a los aumentos, las limitaciones para darlo, la presión que estaban recibiendo y el panorama negro que se pintaba como telón de fondo en el futuro político de lo que restaba del 2006. Estas razones y no otras venían suspendiendo los anuncios que una y otra vez la prensa adelantaba, pero que sin embargo se redujeron a un escueto “ no va haber anuncios, sólo un 10% va a ser el aumento tal como se presupuestó ” de Villanueva en un encuentro con algunos periodistas.

La Conversación

-Dicen las fuentes a OPI que aquella comunicación lo había puesto muy nervioso al Gobernador la mañana del 15. Había intentado tres veces hablar con el presidente y éste se hacía rogar. Finalmente transitó por la línea confidencial de Casa de Gobierno el diálogo que puso punto terminal a una gestión con final preanunciado.

-El teléfono resbaló un tanto por la humedad de la mano derecha del Gobernador que estaba entre nervioso y desesperanzado. El tono se hizo largo, impreciso, casi somnoliento. Al fin alguien atendió del otro lado. Voz firme, cortante, imperiosa y el diálogo habría sido más o menos este:

………………

– Si no arreglamos un pase progresivo al básico y más guita se me incendia la provincia. Con el 10% no hacemos nada.

-No, es eso y nada más. Yo en 12 años no di ni un solo aumento a la administración pública y ¿Vos te querés hacer el héroe ahora?.

-Si no me das aire me voy, renuncio .

-Si querés, andate a la mierda.

¡Clic!.

-Esa mañana el secretario Privado del Gobernador Sergio Acevedo redactaba una increíble renuncia aduciendo en sus fundamentos “razones personales”. (OPI Santa Cruz)

loading...