Educar en la diversidad y el respeto al prójimo

Así se prepara a los estudiantes para una vida más plena La escuela tiene como objetivo preparar a los alumnos para una vida que cada vez tiene realidades más amplias. Por eso, la importancia de educar en la diversidad, en el respeto por el otro, de su individualidad y originalidad. Lo distinto enriquece, suma y permite a los alumnos convivir desde pequeños con lo diferente. ¿Porque en Tierra del Fuego no se haca nada de esto, teniendo en cuenta que hay alumnos de todas las provincias del pais?. Bueno porque no se hace algo.

En este sentido, son numerosas las escuelas que desarrollan programas o propuestas institucionales dirigidas a la integración de grupos generalmente excluidos, donde lo fundamental es que cada chico reciba la educación que necesita y merece.

Por ejemplo, el Programa de Enseñanza Común en Escuelas de Frontera (español-portugués), dependiente del Ministerio de Educación, es una experiencia intercultural que desde 2005 se aplica en escuelas aisladas de nuestro país, juntamente con el gobierno brasileño.

Las beneficiarias son la Escuela de Frontera Nº 604 de Bernardo de Irigoyen (Misiones), que tiene como par a la vecina Escuela Theodoretto de Dionisio Cerqueira de Santa Catarina. Y la Escuela Nº 667 Vicente Verón de Paso de los Libres (Corrientes), que tiene como par a la Escuela Caique de Uruguayana de Río Grande do Sul.

Consiste no sólo en un modelo de enseñanza intercultural común donde se propone la formación de alumnos bilingües español-portugués a lo largo de toda su escolaridad básica, sino también el intercambio de experiencias cotidiandas con chicos brasileños.

«Se promueven actitudes biculturales positivas y las docentes argentinas cruzan al país hermano para enseñar en las otras escuelas y lo mismo sucede con las brasileras. Hay un trabajo de planificación y capacitación docente muy intenso», dice Lía López, coordinadora nacional del programa.

Los alumnos viven fiestas compartidas, realizan actividades conjuntas con las escuelas brasileñas y se desarrolla un enfoque plural de la historia y de la geografía.

Lenguaje nuevo

El secreto reside en atender las necesidades y capacidades de todos los alumnos.

Eso sostiene desde 1994 la Escuela Gabriela Mistral, de Villa Crespo, la cual tiene una propuesta curricular para chicos con discapacidad auditiva. Un promedio de 70 chicos cursan su escolaridad secundaria asistidos por intérpretes donde si bien tienen aulas separadas de los chicos oyentes, conviven en el resto de los momentos libres y de recreación.

«Ellos se pueden integrar cuando quieran y como puedan porque pensamos que imponer una integración es forzar una inclusión y lo mejor es que se dé naturalmente», cuenta Alejandra Dah, asesora pedagógica de la escuela e intérprete de señas.

En las clases de educación física donde no hay intérprete y los grupos son mixtos, los chicos encuentran la manera de comunicarse y de hacerse entender. «De hecho algunos compañeros fueron a aprender lengua de señas, son amigos o se ponen de novios», agrega Dah. El aprendizaje es mutuo y se da al compartir todos los recreos, campamentos, excursiones, proyectos de práctica profesional y también los actos donde se mimetizan y crecen.

«La mayoría de los profesores, directivos, e incluso la gente del barrio, entiende el lenguaje de señas después de tantos años de experiencia», explica Dah.

Lo que se consigue es unir los dos mundos, y que aprenden a compartir, a estar con otros. La diversidad es inherente al ser humano y muchas veces lo que nos es ajeno, nos asusta. Pero vencer la necesidad de reafirmar nuestra propia identidad para aceptar otras formas de ver la vida, sin dudas mejora de la calidad educativa y nos nutre como seres humanos.

Colonias alemanas

En el caso, de la Escuela Media N° 2, Nicola Levalle, Colonia Santa María, en la provincia de Buenos Aires, la mezcla se produce entre criollos y descendientes de alemanes de la región del Volga.

«El tema de la integración en su momento costó mucho, porque ésta es una comunidad bastante cerrada. Por eso la escuela trabaja mucho en este aspecto para conseguir la apertura de los chicos a otras culturas. Les damos la posibilidad de hacer algún viaje para que puedan conocer otras formas de vida», afirma Patricia Maier, directora de la escuela y de ascendencia alemana.

Siendo la única escuela media de la localidad, y rodeada por tres colonias de alemanes, se trabaja con el alumnado para valorar sus tradiciones y mantenerlas.

«Cerca del 70% de los alumnos son descendientes de alemanes y el trabajo consiste en que puedan mantener su identidad, aceptando a los demás y nutriéndose mutuamente», expresa Maier. La escuela participa activamente de las fiestas patronales «Kerb», que se hacen en septiembre, reforzando la profunda fe religiosa de esta población. «A pesar de ser una escuela estatal laica, nosotros apoyamos todas las actividades.

Las mamás participan de un taller de cocina donde hacen tortas alemanas tradicionales, que es una manera de rescatar sus costumbres», aclara Maier. La escuela también realiza exposiciones sobre la cultura alemana y hace dos años que los alumnos son promotores turísticos de la zona haciendo circuitos sobre los orígenes y la fundación del pueblo para otras instituciones y escuelas.

Micaela Urdinez

Diario La Nacion.

loading...