Un cura justificó en España la violencia doméstica

Dijo que las víctimas provocan con su lengua. El arzobispo de Valencia tuvo que pedir disculpas.

Escándalo mayúsculo ante las declaraciones de un profesor de teología, que es sacerdote, quien justificó la violencia machista porque «más de una vez las víctimas provocan con su lengua». Así se expresó en un artículo insólito el catedrático de Teología, Gonzalo Gironés, publicado en la hoja parroquial «Aleluya» bajo cuyo logotipo se destaca el nombre del Arzobispado de Valencia.

La reacción ha sido muy negativa en medios católicos donde incluso el arzobispo de Valencia, Agustín García-Gasco ha pedido disculpas a las «víctimas». Pero también se produjeron airadas protestas de organizaciones femeninas y culturales.

En una carta publicada también en «Aleluya», el arzobispo García-Gasco pide disculpas a «las víctimas de la violencia machista que se hayan sentido escandalizadas y ofendidas por las injustas, lamentables y erróneas palabras vertidas en una hoja parroquial por un sacerdote jubilado y sin servicio pastoral».

Gironés afirma que «el varón no pierde generalmente los estribos por dominio sino por debilidad: no aguanta más y reacciona descargando su fuerza que aplasta a la provocadora».

La violencia contra las mujeres es un gravísimo problema para la sociedad española. Centenares de mujeres fueron asesinadas en los últimos años por sus cónyuges o relaciones sentimentales.

La coordinadora de la Sección Violencia Doméstica de la Fiscalía, Rosa Guiralt, anunció ayer que la Fiscalía de Valencia abrió diligencias penales para determinar si las afirmaciones de Gironés son constitutivas de delito. Tanto el autor del artículo como los responsables de la publicación serán llamados a declarar.

«Se quejaba una mujer en un periódico de la agresión que sufre la mitad de los humanos, o sea las mujeres, por parte de la otra mitad», señala Gironés y hace dos precisiones: «Primera: nadie ha confesado qué hicieron las víctimas, que más de una vez provocan con su lengua. Segunda: No han tenido en cuenta que hubo en España durante el mismo período (2005) 85.000 abortos reconocidos. Por cada mujer muerta a manos de un hombre hubo 1.350 niños asesinados por voluntad de sus madres. Es peor». Ante un periodista, el sacerdote señaló: «Que no digan que el sexo femenino es la víctima y que todos los varones somos unas bestias porque las mujeres son las que practican el aborto y eso es más grave. Es cierto que no solo los comete la mujer pero es culpable porque si no quiere, no aborta».

Juan Emiliano Pérez, director de «Aleluya» dijo que la publicación era «oficiosa». Afirmó que «es una publicación del arzobispado pero no es el boletín oficial. En cualquier caso, la única responsabilidad es del que lo ha escrito. La intención principal del autor era poner de relevancia la monstruosidad de las cifras del aborto en cuya calificación estamos todos de acuerdo».

loading...