Por el fuerte consumo, hay un récord de créditos personales

Los bancos están dando estos préstamos a mayor ritmo que en la convertibilidad. Impulsados por la fuerte demanda que generan quienes necesitan financiar sus consumos y por la notable ofensiva de marketing encarada por la mayoría de los bancos, los préstamos personales continúan creciendo de manera sostenida y amenazan con convertirse en la línea de crédito que más crece: en el 2005 subieron en un 73%, y en lo que va del 2006 ya registraron un incremento del 7%.

En los principales bancos se muestran más que satisfechos y aseguran: «Nosotros no estamos empujando la demanda de créditos personales, apenas si la estamos acompañando con nuestras acciones de marketing». Se refieren a los llamados telefónicos, las cartas y los mails que muchos clientes están recibiendo en los que les aseguran que ya tienen un préstamo personal preacordado disponible en cualquier momento. Sin embargo, admiten que «una vez que se consolidó la demanda, los principales bancos comenzaron a pensar en cómo salir a competir con el resto».

A la mayoría, las acciones de marketing parecen estarle dando buenos resultados. Las cifras del Banco Central revelan que en el 2005, las entidades financieras colocaron 3.132 millones de pesos más de créditos personales. De esta manera, el stock de créditos personales de todo el sistema financiero pasó de 4.251 millones el 31 de diciembre del 2004 a los 7.383 millones de pesos que se registraron el 30 de diciembre del 2005. Las cifras del BCRA indican que, al 20 de febrero de este año, ya se ubican en 7.897 millones.

«Nosotros estamos colocando un 370% más que el año pasado», dijeron en el Banco Río. Y, para ejemplificar la gigantesca demanda que tienen de préstamos personales, recordaron que «en el mejor momento de la convertibilidad colocábamos 22 millones de pesos por mes en créditos personales. En enero, ya colocamos 70 millones y este año esperamos colocar alrededor de 900 millones de pesos».

En el BBVA-Francés también exhibieron sus números con orgullo: «estamos colocando tres o cuatro veces más que el año pasado», aseguraron. Y precisaron que su cartera de créditos personales suma hoy alrededor de 340 millones de pesos. «Esperamos llegar a 600 o 700 millones para fin de año», señalaron.

La pregunta es: porqué la colocación de préstamos personales crece ahora a este ritmo si el consumo hace tres años que viene en ascenso? «Tiene que ver con la percepción que la gente tiene de cómo evolucionará la inflación. Si los precios van a subir un 15% y puedo endeudarme al 19%, entonces es una deuda barata y me largo a comprar ese objeto que tanto quiero, ya sea un televisor de plasma o un mueble de diseño», dijeron en un banco de primera línea. Claro que la inflación es también una amenaza, ya que las entidades no saben si podrán mantener las actuales tasas de interés y muchas se preparan para subirlas.

Por estos días, las tasas de interés varían entre el 19 y el 30%,

según el plazo solicitado y la condición del cliente del banco. En el Ciudad, que tiene la tasa más baja del mercado, está en 14% anual. En el Credicoop, es del 20%, en el Francés del 21% y en el Río de 19%. Pero en cada entidad esto se modifica según el cliente y la promoción que esté vigente.

Para cambiar el auto, remodelar la casa o comprar un electrodoméstico sofisticado, lo cierto es que cada vez son más los que toman un crédito personal, el más fugaz y menos comprometido de todos los préstamos del sistema financiero. Los bancos están aprovechando esto y tratando de captar nuevos clientes.

loading...