Isidoro J. M. ARAMBURÚ.* Patria o Colonia.

Rio Grande 07/04/2024.- Una vez más el actual presidente de la Nación, se hizo presente en nuestra provincia sin tomar contacto con las autoridades locales, vulnerando la autonomía que ostenta la Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur. Repite una conducta indecorosa y provocadora hacia nuestro Pueblo, la misma que tuvo cuando hace unas semanas visitó la Base Marambio en el sector antártico argentino y fueguino.

Tanto en aquella oportunidad como en esta, en su alocución omitió
nombrar nuestra provincia, tampoco se refirió a la usurpación colonial del
Reino Unido de Gran Bretaña y a la lesión a la soberanía argentina en el
Atlántico Sur y el sector antártico argentino. Patente queda una deliberada
negación a la existencia concreta de la Provincia grande y al grave
conflicto que mantienen la República argentina con una potencia que
invade nuestra Patria y nuestra provincia.
La reiterada actitud provocadora parece enrolarse en estrategias
disolventes, pero ha de saber el unitario Sr. Presidente que nada conmueve
la argentinidad soldada al alma del Pueblo fueguino, antártico y malvinero.
Por tal motivo nos vemos obligados a recordar una vez más al
gobierno nacional que está dentro de su responsabilidad, asimilar todas y
cada una de las obligaciones que se desprenden de la garantía federal
constitucional para con los estados provinciales, entre ellas el respeto y la
cortesía institucional que impone coordinar con el gobierno local, una visita
oficial presidencial al territorio de la Provincia y obviamente compatibilizar
y coordinar en el marco de las distintas competencias, los objetivos
políticos de la misma.
El presidente, con su conducta, expresa su desprecio por el
federalismo y su falta de respeto hacia las provincias argentinas adoptando
una actitud francamente hostil a la autonomía del Estado anfitrión,
conducta incompatible con nuestro sistema federal y con las finalidades de
paz interior, concordia y unión nacional para la prosperidad y bienestar
general que proclama el Pacto federativo argentino.
Pasando por alto esa provocación sin precedentes en la historia
nacional, lo preocupante es que en su discurso aceptó franca sumisión
frente a los poderosos de occidente y una posición geopolítica satélite en
perjuicio de los intereses nacionales. Y como si fuera poco, el presidente
nos visita acompañado de la General Richardson, de las Fuerzas Armadas
norteamericanas, es decir con una importante representante de la potencia
que en el marco de la batalla de Malvinas, ayudó y favoreció al imperio
colonialista de Gran Bretaña que violentamente usurpa gran parte del
territorio fueguino y argentino.
El Presidente rindió honores y agasajó al máximo militar en la región
del imperio cómplice del asesinato de compatriotas y héroes argentinos
enterrados en Malvinas y de manera inconsulta con nuestro Pueblo,
proclamó desde nuestra Provincia joven y austral, una alianza estratégica
con Estados Unidos por supuestos comunes intereses en el Atlántico Sur y
la Antártida.
El presidente no comprende que la República Argentina no debe
permitir que EEUU se inmiscuya en los asuntos vinculados a la Defensa
Nacional, tal es el caso de la eventual utilización de la Base Naval
Integrada que ha comenzado a construirse en nuestra Provincia para
aumentar el poder disuasivo de la Republica Argentina a través del
asentamiento de las tres fuerzas, justamente en el confín austral de la Patria
donde el Reino Unido de Gran Bretaña viene ampliando su invasión
colonial.
El presidente no comprende que nuestra nación debe mantener
distancia de los imperios de todo signo que codician nuestras riquezas, y
por eso la Republica Argentina debe fortalecerse, liberarse y formalizar
alianzas estratégicas con las naciones hermanas que por historia la ayuden a
recuperar la plena soberanía sobre las Islas del Atlántico Sur y el mar
adyacente que por derecho le corresponde.
Sin perjuicio de la depredación de recursos que pertenecen a Tierra
del Fuego que realiza el invasor pisando el Derecho Público Internacional,
el presidente desconoce que Estados Unidos como Inglaterra, necesitan la
base de la OTAN instalada en Monte Agradable en las Islas Malvinas, para
hegemonizar la proyección Antártica y el control del Mar de Hoces, sin
injerencia argentina y mucho menos China.
Torpe y genuflexo, el presidente toma partido en favor de uno de los
imperios belicosos que hoy combaten en el escenario europeo. Con esa
actitud sumisa, compromete el futro de nuestro Pueblo y expone y somete a
la República Argentina a las consecuencias y vaivenes imperiales de aquel
conflicto, en lugar de mantener distancia de todos los imperios que de uno
y otro bando disputan el nuevo escenario y orden geopolítico, para
aprovechar un contexto mundial multipolar favorable a nuestro desarrollo y
liberación de todo potencia extranjera.
El Presidente no tiene conciencia de que la Nación Argentina ha
mantenido una histórica tradición neutral frente a los conflictos imperiales
de otras naciones y que nuestro país tiene preocupaciones urgentes y
necesarias para su fortalecimiento frente a los enormes desafíos por
delante, tales como terminar con la pobreza, el endeudamiento externo y el
subdesarrollo productivo. Por eso debería prioritariamente focalizarse para
impulsar un gran proceso industrializador a través de la nacionalización de
la banca para el crédito interno productivo en miras a un programa de
sustitución de importaciones y pleno empleo calificado con justicia social.
La experiencia de la civilización, demuestra empíricamente que el
sometimiento al sacrificio de los pueblos no conduce a la felicidad. Ello es
falso, artilugio liberal capitalista y también marxista, que promete una
bonanza para las futuras generaciones que nunca llega. En ese sentido
Perón afirma, que los pueblos deben ser persuadidos de la realización de un
esfuerzo colectivo justo y razonable, en aras del bienestar general de la
comunidad y la grandeza de la Nación.
Una doctrina humanista ejercida por un gobierno que se presente
firme ante la presión de los imperios de cualquier signo, defendiendo la
independencia, la soberanía y la dignidad de la Nación, y que por otro lado
persuade al hombre de que trabajando con abnegación por la realización de
la comunidad se realiza integralmente a sí mismo, es una solución universal
propuesta por la República Argentina al mundo. (Arts. 38, 39 y 40 de la
CN. de 1949).
Esa idea fuerza auténticamente criolla que distinguió con
originalidad nuestro carácter hasta 1976 tras una clara vocación nacional de
grandeza, sumada a la tercera posición diferente a las ideologías
internacionalistas, debe guiarnos hacia una posición equidistante respecto
de todo imperio, ya sea EEUU, Inglaterra, Rusia o China.
La actual debilidad de la Republica Argentina es a causa de la falta
de visión estratégica y patriotismo de la dirigencia política surgida desde la
vuelta a la democracia, de izquierdas a derechas. Cuatro décadas de
desaciertos nos han conducido a la contemporánea crisis política,
económica y moral que padecemos, esa que ha sumido al Pueblo argentino
en la miseria, la frustración y la desesperanza, acicate al fin para seguir
ciegamente la actual falsa ilusión de volver al pasado denigrante
camuflándolo con ropas nuevas.
Las políticas aperturistas, de libre mercado, especulativas,
desreguladores y privatizadoras, calcadas del plan Martínez de HozCavallo (1976/1982), son las que derrumbaron las chimeneas de la
argentina industrialista existente hasta 1976. Su repetición, nada cambiara
en el sentido que anhela nuestro Pueblo, al contrario profundizan la
involución hacia la colonia, el subdesarrollo, el endeudamiento externo, la
pobreza y la criminalidad que nos agobia proporcional a la injusticia social.
Los países inteligentes y prósperos del mundo desarrollan políticas
de protección de las industrias nacionales al mismo tiempo que el sistema
financiero es puesto al servicio de la producción y no de la especulación. Si
destruimos la industria nacional y privilegiamos a los bancos y los negocios
financieros propendemos a la pobreza de las mayorías y a la concentración
económica en una elite minoritaria.
Se impone entonces luchar por la liberación nacional lo que conlleva
el deber de combatir la mentira y afirmar la verdad esencial e histórica de
nuestra Nación, que reconoce a un hombre combativo y portador de valores
espirituales en la medida que tenga fe en su misión individual, familiar y
colectiva. Ese hombre, no encuadra en los esquemas materialistas del
individualismo y el totalitarismo y puede convocarse una vez más tras los
altos intereses de la Patria, porque como dice la doctrina nacional, cuando
los Pueblos se deciden a la lucha, suelen ser invencibles.
De la actual postración, los argentinos saldremos por arriba, con
creatividad y fuera del péndulo progresismo-liberalismo que ha
consolidado la dependencia de nuestra Patria a través del pensamiento
político correcto que impone un sistema educativo colonial.
Esa certidumbre nos exige conciencia de que la actual crisis no se
supera con declamaciones o simple voluntarismo, sino que con prudencia
activa debemos acompañar la maduración de los hechos que confluyan en
la unidad de acción política de los múltiples sectores nacionales que en un
contexto internacional favorable, lejos de todo imperio, sin injerencia
foránea, con espíritu patriótico superando las diferencias, se encolumnen
detrás de un modelo independiente y soberano de desarrollo argentino con
equidad social, apoyado sobre la potencialidad de nuestros recursos
naturales y humanos.

* Director de Asuntos del Atlántico Sur de la UEJN. Ex Juez de la Provincia de Tierra del
Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur

loading...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *