Crítica situación de los casi 100 comedores y merenderos de Río Grande

Río Grande, 29 de enero del 2024.- El pasado 28 de diciembre los 98 comedores y merenderos de Río Grande, dejaron de recibir el aporte del Gobierno Provincial. Esta mañana, un grupo de referentas se hicieron presentes en la Delegación ubicada en San Martín 44, esperando obtener alguna respuesta. Las mujeres sostienen que a pesar de la asistencia que reciben del Municipio, no es suficiente debido a que la demanda de personas desocupadas, aumenta día a día.

Son 98 los comedores y merenderos de la ciudad de Río Grande, que se traduce en unas 3 mil familias o 10 mil personas, o, en su defecto, el 10% de la población, de acuerdo a los datos del último censo.

Hace pocos días atrás, referentas de dichos espacios de contención a ayuda a familias que atraviesan situaciones de vulnerabilidad, fueron recibidas en el Concejo Deliberante por la edil Alejandra Arce, a fin de exponer la grave y crítica situación que atraviesan, debido a la falta de asistencia desde el 28 de diciembre pasado, por parte del Gobierno Provincial.

Las mujeres siguen golpeando puertas, y este lunes a las 10 de la mañana, se dieron cita en la Delegación de Gobierno esperando alguna respuesta a la demanda que receptan en sus barrios, y que con tristeza sostienen, “le hemos tenido que negar el plato de comida a más de una persona, porque no alcanza, ya tenemos las viandas destinadas, en mi caso, a 60 personas”, indica Silvia, referenta del Comedor Manitos con Harina que funciona en Kau 670 de la margen sur.

La mujer aguarda junto a otras de sus pares, mientras voluntarias y voluntarios preparan la comida que se brindará este mediodía. En mayor o menor medida, todas las mujeres tienen la misma problemática vinculada a los espacios que llevan adelante, sin embargo, se reconocen también, en situación de vulnerabilidad.

“Esto es una cadena, nos ayuda el Gobierno y Municipio, pero ahora solo Municipio, también los privados, pero mucho menos, los que más ayudan son de la clase media, que ahora esta siendo la más golpeada, entonces, cuánto tiempo más vamos a aguantar?”, se pregunta.

“La situación es muy crítica, pero esto no es nada, falta lo peor. Más de una vez le tuve que negar un plato de comida a una persona porque las viandas que hago ya están destinadas a otras personas, pero todos los días llega gente que perdió el trabajo, o que trabajan y nos les alcanza. Hay muchas mujeres con dos o tres chicos, y ¿Qué hacen?, si salen a trabajar, cambian plata, les quedan 2 mil o 3 mil pesos, no compran ni el pan”, sostuvo Silvia.

Más allá del caso particular de Silvia, existe una Alianza de Comedores que también estuvo presente en el día de hoy, esperando alguna respuesta por parte de las autoridades.

Para colaboraciones comunicarse al 2964-509580

Con información de tarde pro seguro y la licuadora.

loading...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *