La generación de los chicos que si pudieron lograrlo, o como jugar en equipo te lleva al objetivo soñado.

Y si, los años pasan y solo los apáticos, los soberbios y los necios no acumulan conocimientos, no se preocupan por estar bien espiritualmente, no se ocupan de demostrar sentimientos, parecen, pero no son más que entes moviéndose por la vida sin dejar rastros. Siempre digo que el tiempo se encarga de todo, hasta de… Leer más »

Y si, los años pasan y solo los apáticos, los soberbios y los necios no acumulan conocimientos, no se preocupan por estar bien espiritualmente, no se ocupan de demostrar sentimientos, parecen, pero no son más que entes moviéndose por la vida sin dejar rastros.
Siempre digo que el tiempo se encarga de todo, hasta de aquellos que en algún momento creyeron pertenecer a un espacio al que jamás podrán ingresar, porque la vida es mucho más que dinero y ni que hablar de cómo viven para cuidar lo que han ganado, sin importan de donde venga.
El «hoy estamos y mañana no se», es un de las fases más usadas en estos tiempos, y para eso hay miles de razones, la vida no es la misma que hace 20 años, el atraso cultural es notable, la intelectualidad se ha perdido, ya no hablamos entre nosotros y a veces es mejor callarse que opinar delante de personajes como los que mencionaba al principio.

Esas personas cuyo mundo gira alrededor de lo material, lo económico y aun teniendo todo, también tienen una vida llena de problemas. Son los incapaces de relajarse un día, de tomarse un tiempo para admirar un atardecer, para dedicarle un tiempo a sus hijos, para hablar con su familia, para mostrar a sus esposas el amorque sienten por ella, los que no regalan flores porque es de “maricas”, los que dicen yo tengo un amigo gay, pero en realidad los detestan, los que viven la vida de los otros, los que envidian la felicidad, ni siquiera el dinero, la felicidad de los que pueden estar bien yendo a tomar mates a una cascada, los que andan riendo por la calle, los que tienen familias ensambladas y son felices, los que disfrutan la vida con lo que tienen.

Muchos envidian que el mejor titulo de los hijos de otros sea “ser buenas personas”, que dialogues con tus hijos, que seas un padre o madre presente, que no tengas deudas, porque hace mucho entendiste que no tenes que demostrarle nada a nadie, que no te distrae, ni el poder ni el ser millonario, o cosas tan banales como endeudarte hasta el cuello para mostrar cosas que a nadie le importa, y que en definitiva el que termina viviendo mal, endeudado y enojado con el mundo sos vos, el único responsable de tu estupidez.

El tiempo indefectiblemente te demostrara que están pasando por la vida sin dejar ni un rastro, mientras aquellos que, si se preocuparon por ser ellos mismos por elegir el camino difícil  hoy sonríen tomados de la mano.

La vida cambio, hoy hay otros valores y diversidades que hace 20 años estaban, pero no conocían y en el peor de los casos si lo sabían se negaba, muchos hemos atravesado generaciones que están llegando a su fin, la generación de hierro, se termina, dando paso a otra, la generación de cristal, la de los derechos sin obligaciones, la de los padres rehenes de sus hijos, las de los hijos que no estudian ni trabajan, la de la falta de iniciativa, de progreso, la de la falta de decisiones, la del silencio, la del cambio de sexo, la de la diversidad sexual en todos sus aspectos, pero siempre hay un pero, en medio de todo eso están los jóvenes que se esfuerzan, que se levantan todos los días a estudiar y trabajar que cumplen con sus obligaciones como ciudadanos, pero no se los valora, no se los respeta y no se los tiene en cuenta para entrar a ningún trabajo, aun siendo profesionales.
Esos jóvenes, como los de la selección campeona del mundo están luchando contra la burocracia, la falta de esfuerzo, de sacrificio, de respeto a las instituciones, la soberbia propia dela ignorancia, esos jóvenes que son producto del mérito, es lo que en las altas esferas del poder se niega, porque esos burros jamás tuvieron que esforzarse por nada y solo tiene por objetivo llenarse los bolsillos, dejar sus cargos y desaparecer, por eso la sociedad los detesta.

Estos jóvenes campeones del mundo les demostraron a millones de personas que la unidad, el equipo, la confianza, la lealtad, el compañerismo y sobre todo la convicción, son el motor que irremediablemente te llevara al éxito.
Si insistimos con la individualidad, el personalismo, la soberbia, la ignorancia, el asistencialismo, la decidía, la falta de educación y el yoismo permanente, nuestro destino está marcado, estamos condenados al fracaso.
Entonces, por último, apoyemos a aquellos que vienen luchando por ocupar un lugar, que demuestran capacidad, interés, ganas de aprender, que le ponen ganas, que saben que nada es fácil, acompañemos, ayudemos, impulsemos, contengamos a esa generación, para que vuelva a ser la generación de hierro de la cual nos sintamos orgullosos como lo fueron nuestros padres, que de la nada forjaron un pais y lo llevaron a ser el mejor, el granero del mundo, que recibió a miles de inmigrantes que se distribuyeron por todo el territorio nacional y formaron comunidades de trabajo de esfuerzo y con una honestidad brutal no enseñaron el camino difícil, por el camino fácil hay cola.

Seamos capaces de cambiar la realidad, de demostrar en nuestros últimos años que debemos dejar una huella para que aquellos a los que les importe ser mejores cada día, la sigan y puedan caminar con la frente en alto en cualquier parte sin que nadie pueda señalarlos con el dedo. Dejen de escuchar a falsos lideres, a cínicos, e hipócritas, dejemos de lado a los prometedores compulsivos que jamás les cumplieron en nada, no dejemos que se conviertan en traidores de sus iguales, en lamebotas de mediocres, en sirvientes de los mendaces, no permitan que les hagan creer que ser pobres es un privilegio, no se dejen manipular por ningún otro interés que no sea el de ustedes.

Que el titulo no los convierta en idiotas, sino en mejores personas, mejores hombres, mujeres y diversidades para hacer de este un pais mejor, su lugar en el mundo y no buscar Ezeiza como puerta de salida, ustedes tiene que poder cambiar este estado de cosas.

Seamos una gran selección nacional que le dé la espalda a la corrupción, la coima, el saqueo, la impunidad, la rosca, la avaricia desmedida, la mediocridad, el conformismo  y toda esa burocracia a la que los campeones del mundo le dieron la espalda, no aceptando una foto con ningún político de ningún partido, porque jamás estuvieron para ayudarlos, el mérito es todo suyo y lo disfrutan como tal, sin darle explicaciones a nadie, sean libres, sean felices, sean mejores personas cada día y hagan valer sus derechos, cumpliendo con sus obligaciones como cualquier ciudadano común. Toda gran caminata comienza con un primer paso, atrévanse a darlo y pónganse como objetivo ser ustedes mismos, esa libertad no tiene precio, sean quienes quieren ser, y disfruten de eso, porque hay algo que como decía mi viejo, “ustedes no pueden sacrificar por nosotros y es su futuro”.
Bienvenidos al siglo XXI, con todo lo que ello implica, bienvenidos al primer día del resto de sus vidas, vívanlos como tal.
Armando Cabral

loading...