Liderazgo, planificación, empatía y trabajo en equipo para una mejor gestión.

Rio Grande 13/11/2022.- Estas tres palabras que utilizamos en el titulo son la base de una buena gestión, si en realidad se aplican y se les da el sentido que cada una de ellas conlleva. Porque está comprobado que por separado no cumplen ningún objetivo y porque lo humano siempre va a estar presente en cada acto de un poder ejecutivo, sea este municipal, provincial o nacional.

Hoy nos referimos a lo que ha ocurrido en Rio Grande y viene a mí memoria mi primer encuentro con el entonces diputado nacional Martin Pérez, hoy intendente de nuestra ciudad, el 2 de abril de 2017.
En aquella oportunidad y aún lejos de su candidatura el jefe comunal me dijo que su idea era trabajar en equipo, sumar gente, aunque tuviera otra ideología y por sobre todo armar un equipo de trabajo que pensara en una ciudad para toda la vida.


Pasó el tiempo y para cuando llegó a la municipalidad como intendente electo, aquello que me había dicho la primera vez que nos encontramos ya estaba en carpetas de proyectos, múltiples, ambiciosos, pero no irrealizables, proyectos que cambiarían a Rio Grande para siempre, eso el planificación.
El hoy intendente armó un equipo de trabajo que, a la vista está, piensa, se mueve y actúa como él lo planificó, no ha habido cambios de gabinete desde su asunción, no hay sospechas ni rumores o escándalos mediáticos, no hay declaraciones altisonantes, provocaciones, agresiones o peleas de alcoba. Pérez es perfil bajo, cauto, sencillo y resguarda a los suyos, guía y delega, nadie tiene la obligación de decir que cada cosa se hace “fue una idea del señor intendente”, pero llevan su sello, sabe negociar con la oposición, con los gremios, tiene buena relación con el gobierno provincial y los otros dos intendentes, es un riograndense que ama a su ciudad y la cuida, eso es liderazgo.


Aquí podríamos incluir su relación con la prensa, siempre abierto al dialogo, afable, sin guardarse nada y casi semanalmente invitando a los trabajadores de prensa a visitar obras, inauguraciones o presentaciones, donde siempre se da la oportunidad de consultar o sacarse dudas sobre distintos temas, y la gente aprovecha para acercarse y hablar con su intendente, y obtener respuestas a sus problemas, aun cuando estos sean de estricto orden personal, eso es empatía.
Los resultados se ven, y hay un detalle que no es menor, es el único que en medio de la crisis no ha hablado de candidaturas, ni siquiera en sus redes sociales, en las que también aparece lo justo y necesario, esta actitud ante la sociedad no pasa desapercibida, mucho menos para quienes llevamos muchos años viviendo aquí. La apuesta al desarrollo, atraer nuevas inversiones, obtener fondos nacionales para llevar adelante mas obras, la relaciona con el sector privado, la generación de empleo.
Pérez ha demostrado que se puede ser un buen político sin dejar de ser una buena persona, que la relación con los vecinos es prioritaria, que la buena relación con los medios es necesaria y que contar con un equipo de trabaja bien conformado es, al menos hasta aquí, el eje sobre el que gira una buena gestión de gobierno.


Aquello que parecía un sueño en 2017, hoy es una realidad que los riograndenses ven a diario, disfrutan y se enorgullecen porque Rio Grande crece de manera ordenada, planificada y porque hay alguien que así se lo propuso y por eso ocupa el lugar que ocupa.
Alguien me dijo hace pocas horas “ahora el cemento se come” y respondí, no, no se come, pero da trabajo, el trabajo dignifica y lleva comida a la mesa de muchos riograndenses de manera digna, desde el albañil, al pequeño productor, pasando por emprendedores, emprendedoras, hasta agricultores, pymes y pequeños comerciantes.
Ser intendente es mucho más que sentarse en el despacho de la intendencia, es todo esto que describí antes y mucho mas así lo percibo.

www.lalicuadoratdf.com.ar

loading...