Desde que asumió, el Gobierno de Alberto Fernández creó y/o aumentó 15 impuestos

Rio Grande 19/11/2020.- El número surge de un relevamiento del economista Esteban Domecq. “A pesar de todos los impuestos que se vienen creando desde diciembre de 2019, el déficit fiscal proyectado para este año está en el orden de 7,5%”, analizó.

Aún falta la  media sanción del Senado, pero eso saldrá sin problemas. Cuando ocurra, el Gobierno de Alberto Fernández habrá creado y/o aumentado 15 impuestos desde que llegó a la Casa Rosada.

¿De dónde surge el número? De un relevamiento del economista Esteban Domecq, director de la consultora Invecq, quien elaboró un listado que compartió en redes sociales sobre todas las medidas fiscales llevadas a cabo por el Frente de Todos.

Aunque no cree que esto termine. “No será suficiente”, publicó en su cuenta de Twitter, en un extenso hilo con referencia a cada uno de los impuestos modificados y/o creados hasta hoy.

“No será suficiente”

Consultado por La Voz, Domecq advierte que la presión impositiva crecerá y explica la figura de Godzila (que usó en tuit) para ejemplificar lo que se vive en Argentina.

“A pesar de todos los impuestos que se vienen creando desde diciembre de 2019 (los 15 que presenté en el hilo) el déficit fiscal proyectado para este año está en el orden de 7,5% primario, y del 9,5% el financiero”, asegura y agrega: “Estamos hablando de $ 2,5 billones de pesos aproximadamente de déficit fiscal total del sector público nacional”.

Según Domecq, este año se producirá “el tercer déficit primario más alto en 60 años, sólo superado por los de los años 1974 y 1975, en el pre-rodrigazo”.

Sobre el impacto del último impuesto (a “la riqueza”), Domecq  advierte que su impacto será muy poco en relación al déficit: “El potencial recaudatorio del impuesto está estimado en $ 300.000 millones,  lo que representa apenas el 12% del agujero fiscal de este año” y afirma: “No resuelve prácticamente nada”.

Para el especialista, el problema es cómo se encara la solución al déficit. “Al margen de los errores de diseño, uno de los mayores inconvenientes, desde mi punto de vista, es que intentan resolver un problema de flujos con stocks”, especifica.

Domecq recuerda que el Presupuesto 2021 proyecta un déficit de 6% del producto.

“Donde la mejora está explicada principalmente por la reducción del gasto Covid-19 y la mejora en la recaudación, por la recuperación de la economía”.

Déficit

“A lo largo de los últimos años y décadas venimos corriendo siempre de atrás al problema fiscal”, advierte Domecq sobre el tema de los impuestos.

“Expandimos el gasto, lo financiamos temporalmente emitiendo deuda y dinero, y más tarde subimos los impuestos. Y a pesar de eso, el déficit fiscal persiste”, remarca.

“La voracidad del gasto público en Argentina no tiene límites y está totalmente fuera de control. El problema es político y social. ¡Ese es Godzilla!”,  explica, finalmente, al describir la imagen de su hilo en Twitter.

La lista

Domecq fue publicando, uno por uno, los impuestos a los que hace referencia.

El primero fue el impuesto PAIS, que cargó un 30% a la compra de dólares al turismo y a los gastos con tarjetas de crédito y débito.

Luego, le siguió el 8% para los servicios digitales (lo que encareció Netflix y Spotify), que se dio en el marco de la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva.

Más tarde, el Gobierno modificó la escala mínima de 0,25% a 0,5% en Bienes Personales. Además, la máxima aumentó de 0,75% a 1,25% (con el detalle de que, si se trata de bienes en el exterior, la alícuota subió a 2,5%).

Diciembre de 2019 también incluyó el vencimiento de la exención del IVA para 13 alimentos de la canasta básica. Algo que el Gobierno no renovó.

Antes que terminara el año, también metió mano en lo que se conoce como “impuesto al lujo” en los autos: 20% en aquellos modelos cuyo valor de venta se calculara en unos 1,7 millones de pesos y 35% para los que superaran los 2,4 millones de pesos.

Hubo, además, congelamiento del plan que reducía gradualmente las alícuotas de las cargas sociales, y no actualizó el mínimo no imponible.

El campo también tuvo sus medidas. Se eliminó la fórmula de fijar como derecho de exportación $ 4 por dólar exportado para cereales y materias primas; y, en el caso de la soja en 30% (18% más 12%). Otros productos pagarán 9% y algunos quedarán en $ 3 por dólar (5%).

Le siguió la suspensión del Pacto Fiscal, lo que dejó de lado la baja de impuestos a los Ingresos Brutos y Sellos en las provincias, como Córdoba.

Domecq también menciona lo realizado por Axel Kicillof. En la provincia de Buenos Aires, los tributos aumentaron un 54% promedio.

Guzmán, en la Cámara de Diputados, siguiendo el tratamiento del "Impuesto a la riqueza" (Federico López Claro)

Guzmán, en la Cámara de Diputados, siguiendo el tratamiento del “Impuesto a la riqueza” (Federico López Claro)

En 2020

En marzo de este año, el Gobierno aumentó las retenciones a la soja, que pasaron del 30 a 33 por ciento.

Después, en septiembre, se decidió que los autos de más de $ 2 millones pagarán impuestos internos. Luego de la actualización de la base imponible que llevará a cabo la AFIP a partir del tercer trimestre del año.

Llegó, entonces, otra medida relacionada con el dólar: la que implementó un anticipo del 35% de impuesto a la Ganancias o a Bienes Personales para la compra del dólar ahorro y/o gastos con tarjeta en dólares.

¿Más? Sí. Impuestos sobre los electrónicos producidos en Tierra del Fuego, que pasarán de estar libres de impuestos internos a pagar 6,55%. Además, los importados o producidos en el resto del país pasarán del 7% al 17%. Y sobre los autos: 0,35% sobre primas seguro.

La lista continúa. Hubo, hace pocas semanas, una modificación del impuesto a las apuestas y juegos de azar que se realicen por medio de plataformas digitales e internet: alícuota del 5% para aquellas apuestas locales y del 10% para países no cooperantes.

Y la última, en la madrugada de hoy. Se trata del aporte extraordinario de “las personas humanas y sucesiones indivisas residentes en el país”, cuyos bienes declarados superen los 200 millones de pesos.

¿Qué pasará con el “Impuesto a la riqueza”?

“Respecto al ‘Impuesto a la riqueza’, creo que la justicia tendrá la última palabra”, advierte Domecq.

“Hay un tema claro de doble indemnización, porque estos patrimonios ya pagaron Ganancias en su momento y ya están pagando Bienes Personales (que subieron de 0,25% a 1,25%) y también hay un tema de confiscatoriedad. Porque las alícuotas van de 2% a 3,5% según los patrimonio, incrementado en un 50% para activos radicados en el exterior, lo que eleva la alícuota máxima hasta el 5,25%”, analiza el economista.

Y ejemplifica: “Un bono en Estados Unidos, a 10 años, rinde 0,8% anual; y un plazo fijo 1% anual. Esas alícuotas superan ampliamente el rendimiento de ese capital. Creo que judicialmente el impuesto será frenado”.

Fuente:lavoz.com.ar

loading...

Etiquetas: