Dolor radical

Jamás nadie podrá saber el dolor que hemos vivido los que realmente estamos convencidos con los lineamientos de la Unión Cívica Radical, al no votar a un candidato nuestro en estas elecciones. Jamás nunca nadie, que no sepa lo que es ser radical por convicción, podrá evaluar el daño que se nos ha hecho al… Leer más »

Jamás nadie podrá saber el dolor que hemos vivido los que realmente estamos convencidos con los lineamientos de la Unión Cívica Radical, al no votar a un candidato nuestro en estas elecciones.
Jamás nunca nadie, que no sepa lo que es ser radical por convicción, podrá evaluar el daño que se nos ha hecho al dejarnos marginados en la posibilidad de llevar a un correligionario a ocupar un cargo electivo.
Jamás nadie sabrá lo que pasó por el corazón de los verdaderos radicales cuando ingresamos al cuarto oscuro y nuestro centenario partido, por primera vez, no tenía representación alguna.
Jamás nadie pensó que el nivel de bajeza política de Jorge Colazo y Marcelo Morandi, pudieran vendernos y traicionarnos como lo hicieron.
Jamás nunca los radicales de verdad, podemos olvidarnos de esta, la más vil traición que estos dos personajes junto a todos quienes hoy ostentan cargos partidarios en la U.C.R.. Por lo que debemos, sin dudar un segundo, aplicar la expulsión de las filas partidarias en forma urgente de ellos y trabajar codo a codo para refundar y activar a nuestro querido partido en la Tierra del Fuego.

Acompañan esta carta algo más de 600 firmas, encabezadas por las Ariel Pagella y Gabriel Clementino

24.10.05

loading...