¿Podemos hablar de contaminación ambiental?

Ustedes deben haber leído tanto como yo sobre los cortes de ruta en contra de las papeleras, y toda esa perorata tan argentina sobre la contaminación de las aguas del Rio Uruguay, la muerte de los peces y demás argumentos tan increíbles como que el riachuelo es una cloaca a cielo abierto que le pudre la vida a mas de 10 millones de personas en pleno centro de la Capital federal y nadie dice absolutamente nada.

Los argentinos no somos malos somos incorregibles, nosotros le damos concejos sobre derechos humanos a Cuba, sobre discriminación a Bolivia y sobre soberanía a Chile pero es “haz lo que yo digo no lo que yo hago”.
Por ejemplo somos los más integradores pero, cuatro patovicas matan a palos a un ciudadano boliviano, o le pegamos un tiro en la cabeza a un policía, o ahogamos a un pibe en una cantera y nada se aclara.
Y en cuanto a la contaminación, ¿ustedes saben cuantas plantas papeleras hay en argentina y cuanto contamina?
Seguramente no, pero a lo mejor cruzaron alguna vez el puente de la boca y vieron en vivo y en directo esa inmundicia llamada Riachuelo de donde emanan los peores hedores, entonces la pregunta es ¿a quien el vamos a reclamar que no nos contaminen?
Pasaron alguna vez cerca de Punta Lara en Ensenada, o por las petroquímicas de La Plata, o Bahía Blanca, de que contaminación hablan, los que hablan, no nos vayamos muy lejos, alguno de ustedes se tomo el trabajo de pasar por nuestro basural, que digo, la calle Perón al Fondo, ¿la costa del Rio en el parque industrial?
La playa, el parque industrial, los fondos del supermercado de la rotonda, en fin aca es un desastre, allá también.
Entonces no deberíamos tratar de solucionar el tema primero, antes aca, descontaminar esto antes de ver si Uruguay va a contaminar.
Con que cara van los funcionarios argentinos a decirle a Tabare Vázquez que pare con las papeleras si en 33 años de democracia no pudieron limpiar un rio en plena capital de la republica.
Ojo que esto pasa porque a nadie le importa el rio, ni las petroquímicas, ni los basurales, ni las bolsas de nylon, ni los autos a combustión interna, ni las aguas servidas, ni cosa que se le parezca.
Entonces vuelvo a la pregunta del principio, ¿podemos reclamar algo que nunca hemos cumplido?
Ya se eso de “alguna vez hay que empezar”, para mi es solo una excusa mas de las tantas que podemos esgrimir a la hora de jorobarle la vida a otros sin siquiera analizar nuestras propias actitudes.
Lo de las papeleras en Uruguay seguramente es muy contaminante, peligroso y requiere de un análisis pormenorizado, pero antes de eso los funcionarios argentinos, la sociedad porteña tan peculiar debería cuestionarse como hacen para vivir en una ciudad como Buenos Aires atravesada por un verdadero sumidero de desperdicios, podredumbre y fetidez.
Bajo una nube de smog y auditivamente insoportable. Los medios de la Capital Federal, acostumbrados a ser juez y parte en todo, con el caraculico Santo Biasatti, el de “esto es lo que hay que saber”, claro ni se te ocurra preguntar, a la cabeza cuestionan todo, pero a ellos mismos jamás se cuestionaron.
Es increíble pero aquí en el interior tenemos que aguantar todo tipo de estupideces proveniente del centro de operaciones montado en Buenos Aires donde pululan las villas miseria, el hacinamiento, las pilas de residuos, las quemas, la mugre del mercado central, Liniers y desde ahí escuchar hablar de contaminación.
Parece una broma de mal gusto pero es así, desde este país no se le puede decir a Uruguay los que tiene que hacer con su economía y menos cuando le mandamos a toda esa merzada a Punta del Este, nuevos ricos, corruptos, y fondos de dudoso origen, que ellos acogen sin chistar, pero allá ellos. Que hagan con su país lo que mejor les parezca.
Seamos un poco más respetuosos de los demás y más críticos con nosotros.
Paremos con este dengue de creernos la mosca blanca latinoamericana, mirémonos un poco, somos patéticos, damos pena.
No podemos hablar de nada sin antes corregir todo lo malo, que hicimos, y hacemos y a los medios de la capital que por favor muestren lo que hacen Celulosa y otras papeleras, pero claro es la empresa del Grupo Clarín, de radio Mitre, de Canal 13, entonces de eso ni una palabra.
Deben creer que somos todos idiotas, retrasados y que les creemos todo lo que dicen, yo por lo menos no.
¿Ustedes? espero que tampoco.

Armando Cabral

17/02/06

loading...