Kirchner quiere duplicar el piso de Bienes Personales

Kirchner quiere duplicar el piso de Bienes Personales El Gobierno evalúa subir, por lo menos, en un 50 por ciento el mínimo no imponible de Ganancias. Además, se prevé duplicar el piso para Bienes Personales, hoy en apenas 102.000 pesos.

Por Maximiliano Montenegro

En el entorno del presidente Kirchner dicen que el mínimo no imponible del impuesto a las Ganancias para la llamada cuarta categoría debería elevarse, por lo menos, en un 50 por ciento. También quieren aumentar el mínimo a partir del cual se paga Bienes Personales, el llamado impuesto a la riqueza, que hoy se encuentra en apenas 102.300 pesos. En este caso, la idea es duplicarlo. El proyecto presidencial es bastante más audaz que el elaborado por el Ministerio de Economía, que plantea módicas subas del mínimo.

Ayer el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, dijo que le parecía “lógico” que la CGT reclamara por la suba del mínimo no imponible de Ganancias que pagan los trabajadores en relación de dependencia. Actualmente, dicho mínimo se ubica en 1835 pesos para un trabajador soltero y en unos 2235 para un empleado casado con dos hijos. Desde la devaluación, se calcula que unos 300.000 trabajadores que antes no pagaban el impuesto pasaron a tributarlo. Con el agravante de que los aumentos de sueldos en muchos casos quedaron rezagados frente a la inflación, es decir, perdieron poder de compra. El tributarista Raúl Cuello, ex secretario de Ingresos Públicos, explicó que es “injusto” que el Estado aproveche la inflación para mejorar sus ingresos a costa de los trabajadores, y sostuvo que “hay que restituir el nivel (del mínimo) que había hasta la devaluación y ajustarlo por inflación”.

Si se ajustara por la inflación ocurrida desde la devaluación, el mínimo no imponible debería elevarse en un 75 por ciento. Según pudo saber Página/12, la intención del presidente Kirchner es que dicho piso se eleve “por lo menos un 50 por ciento”. Sobre esa decisión política deberían trabajar en los próximos días los técnicos. Y no está claro todavía si a ese resultado se llegará mediante una suba del mínimo, un incremento de las deducciones (por matrimonio, hijos, salud, etc.), o un mix de ambas cosas. Como sea, la definición presidencial no estaría muy lejana a los reclamos de la CGT. En la práctica, el mínimo pasaría, por lo menos, a unos 2750 pesos para un trabajador soltero y a 3350 para uno casado.

Una reforma de este estilo no tendría un costo fiscal sustancial.

Se calculan unos 500 millones de pesos sobre una recaudación de Ganancias el año pasado de 28.000 millones, menos del 2 por ciento del total. Además, se evalúa si puede diferenciarse la situación de los empleados en relación de dependencia –a quienes el impuesto se les descuenta automáticamente del sueldo todos los meses– de los autónomos, que hacen una declaración anual y pueden justificar más gastos. Lo que sí, no habrá modificaciones en el monotributo, que subsume en una única cuota mensual el pago de Ganancias y el aporte previsional.

Por otro lado, Kirchner pretende duplicar el piso de Bienes Personales. El mínimo no imponible del llamado “impuesto a la riqueza” se mantiene en 102.300 pesos, siendo que los precios de las propiedades recuperaron prácticamente su valor en dólares previo a la devaluación. Hoy se da la paradoja de que un matrimonio joven con un dos ambientes de 40.000 dólares paga el impuesto a la riqueza, mientras que los peces gordos lo eluden poniendo sus propiedades y lujosos autos a nombre de sociedades en el extranjero.

loading...