El Presidente recorrerá todo el país

Nadie en el Gobierno habla de reelección, pero Kirchner apelará a la misma estrategia que utilizó en los comicios de 2005 * Los viajes presidenciales comenzarán luego de que el jefe del Estado encabece la apertura de sesiones en el Congreso o Tiene previsto hacer dos incursiones por semana al interior

La palabra reelección sigue prohibida, prohibidísima, en la Casa Rosada. Aunque, por el contrario, no parecen estarlo las acciones en ese sentido.

El presidente Néstor Kirchner retomará a partir del 1° de marzo una abultada agenda de visitas al interior del país con el propósito de encabezar sendos anuncios de transferencias de recursos para obras públicas y participar de inauguraciones de los emprendimientos que arrancaron en 2005.

Según supo LA NACION de altas fuentes oficiales, el raid de viajes comenzará formalmente el mes próximo: Kirchner tiene programado hacer todas las semanas dos incursiones por diversas localidades y parajes de la extensa geografía argentina. Una será al interior y otra al conurbano.

El cronograma de visitas, aún guardado celosamente en los despachos del Gobierno, incluye, según las fuentes, paradas en todas las provincias. Y comenzará a ejecutarse luego de que el jefe del Estado encabece, el 1° de marzo, la apertura oficial de las sesiones ordinarias en el Congreso de la Nación. Será su tercera presentación ante el Parlamento, y servirá para asentar los principios rectores del Gobierno en lo que será el tercer año de la gestión y para instalar los desafíos futuros de la administración, tal vez con plazos que superen los dos años que le quedan por delante en este mandato.

Hoy, de todos modos, habrá una pequeña muestra de lo que serán los movimientos presidenciales: Kirchner hará una visita a Córdoba, para inaugurar el ciclo lectivo, y volverá en el día.

¿Es éste el comienzo de la campaña con miras a 2007? Nadie en la Casa Rosada se atreve a responder afirmativamente a esa pregunta. «Una reelección se construye, no se enuncia», dijo a LA NACION uno de los arquitectos políticos del jefe del Estado.

Entre quienes buscan potenciar una eventual reelección del Presidente se encuentran los dirigentes de Compromiso K, la agrupación que lidera el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, y los bastoneros políticos paragubernamentales Rudy Ulloa Igor y Roberto Porcaro.

Ellos, justamente, han comenzado a organizar lo que será uno de los complementos estratégicos del raid que Kirchner encabezará por todo el país desde el próximo mes. Se trata de la denominada plaza del sí, por la que planean convocar a un acto multitudinario en la Plaza de Mayo para el próximo 25 de mayo con el propósito de manifestar un aval a la gestión presidencial, que cumplirá en esa fecha tres años (sobre lo que se informa por separado).

Dos vueltas al mundo

«Kirchner recorre el país y busca el contacto con la gente no necesariamente porque pueda tener una aspiración de reelección: lo hace porque sabe que es la mejor manera de conocer las necesidades del pueblo, en vez de quedarse encerrado en su despacho de la Casa Rosada», dijo Porcaro a LA NACION.

Entre los viajes previstos en la agenda presidencial también hay incursiones internacionales. La más próxima es la que Kirchner tiene previsto hacer a Santiago de Chile, el sábado 11 de marzo, para participar de la asunción de Michelle Bachelet.

Allí, el jefe del Estado mantendrá además una cumbre con los mandatarios de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, y de Venezuela, Hugo Chávez.

La modalidad de recorrer el país, pueblo por pueblo, no es nueva para Kirchner. De hecho, fue el eje de la campaña del oficialismo para las elecciones legislativas del año último.

En 2005, el Presidente no sólo viajó por toda la Argentina; además, formuló anuncios por 21.000 millones de pesos para la realización de obra pública y la instrumentación local de programas de orden nacional.

La cifra triplica los ingresos que la Nación percibe anualmente por las retenciones al agro, estimadas en $ 6600 millones.

De todos modos, los viajes en aquel año no se limitaron a los confines nacionales. Los kilómetros que viajó por el país (y también por el exterior) sólo durante los dos meses que duró la campaña oficial fueron un récord: el Presidente recorrió en ese período 70.295 km.

Sirve como dato comparativo que la circunferencia de la Tierra mide 40.044,42 km. Ergo: el jefe del Estado dio, en pleno proselitismo, casi dos vueltas alrededor del planeta. Si es que aspira a la reelección… ¿cuál será su kilometraje este año?

Por Lucas Colonna
De la Redacción de LA NACION

loading...