Cien días de soledad, balance de la cuarentena

Sab 27/06/2020.- Parafraseando el título de la obra literaria más importante de Gabriel García Márquez, hoy se cumplen 100 días del Aislamiento Preventivo Social y Obligatorio que decretó el Gobierno el pasado 20 de marzo. La situación de profunda crisis pone a prueba la resiliencia empresarial y también de la sociedad.

Hoy, cuando el reloj marcó las 00.00 se cumplieron 100 días del Aislamiento Preventivo Social y Obligatorio que decretó el Gobierno el pasado 20 de marzo. Así como el premio Nobel colombiano narra los altibajos, triunfos y desgracias de la familia Buendía en el pueblo de Macondo en “Cien años de soledad”, y mientras el debate pasa por si es conveniente proteger la salud pública a costa de la salud económica, la sociedad toda y el ecosistema empresario atraviesan un estado de resiliencia que pone a prueba la capacidad para resistir los embates de la crisis y emerger con más recursos cuando ésta termine.

En términos corporativos, no será un emprendimiento fácil. La pandemia del coronavirus no solo amenaza la salud física y mental de millones de argentinos, sino que también causa estragos en el bienestar financiero y económico de la gran mayoría de las industrias, empresas y comercios.

Las secuelas

“La situación es caótica”, coinciden los empresarios. Las cifras que se desprenden desde que empezó el confinamiento son elocuentes: 11 millones de anotados en el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE); sólo en la ciudad de Buenos Aires cerraron más de 20.000 comercios, según la Federación de Comercio e Industria porteña; 8 de cada 10 empresas solicitaron el ATP para pagar sueldos y más de 16.000 compañías se presentaron ante el Ministerio de Trabajo para renegociar condiciones laborales de sus empleados ante la imposibilidad de cumplir con las obligaciones salariales. El Observatorio de la Deuda Social Argentina estima que al momento hay 800.000 nuevos desempleados.

Algunos cerraron preventivamente, otros bajaron definitivamente sus persianas. Sólo en la ciudad de Buenos Aires cerraron más de 20.000 comercios, según la Federación de Comercio e Industria porteña.

Algunos cerraron preventivamente, otros bajaron definitivamente sus persianas. Sólo en la ciudad de Buenos Aires cerraron más de 20.000 comercios, según la Federación de Comercio e Industria porteña.

Paralelamente, el balance del Estado en términos de recaudatorios es negativo: en los cien días de cuarentena, la recaudación cayó 8% en marzo, 25% en abril y 22% en mayo. En el ámbito privado, la mora en el pago de servicios e impuestos se acrecienta casi a diario. Según Pablo Zabala, gerente general de la red de gestión de activos RECSA Argentina: “La mora en el pago de alquileres hoy es del 30%, de colegios hasta un 70% y las expensas están en el orden del 45%”.

Desembarco inesperado

Mientras, el escenario pandémico va dejando algunas certezas entre muchas dudas. Una de ellas es que el home office llegó para quedarse. Prueba de ello es el tratamiento en tiempo récord en el Congreso (y virtualmente) del proyecto de Ley de Teletrabajo, que tiene media sanción en Diputados y fue girado al Senado. Miles de empresas y millones de empleados se preparan para una transformación que era inimaginable antes del 20 de marzo pasado.La Ley despeja algunos grises que sobrevuelan actualmente esta modalidad. En términos generales plantea los mismos derechos y obligaciones que las personas que trabajan bajo la modalidad presencial; la remuneración no podrá ser inferior a la que percibían o percibirían bajo la modalidad presencial; el empleador debe proporcionar el equipamiento -hardware y software-, las herramientas de trabajo y el soporte necesario para el desempeño de las tareas y asumir los costos de instalación, mantenimiento y reparación de las mismas, o la compensación por la utilización de herramientas propias de la persona que trabaja.

El semáforo industrial

Volviendo a Macondo, el nombre de este pueblo ficticio descrito en varias novelas de García Márquez, fue propuesto en 2005 para renombrar a la localidad colombiana de Aracataca, pueblo natal del premio Nobel de literatura, con el fin de reactivar la economía de esta urbe sumida en la pobreza y declarada en quiebra. La Argentina industrial y productiva también necesitará resurgir de sus cenizas y emprender casi desde cero.

“Algunos hablan de ganadores y perdedores, es un grave error. No existen ganadores en el contexto actual. Más allá de la gran cantidad de cierres, quiebres y pedidos de concursos preventivos, habrá empresas, rubros e industrias que saldrán de la crisis mejor que otras. Para las nativas digitales será más fácil; las que ya habían iniciado su transformación digital y estaban en un proceso de readecuación de sus estructuras de negocio podrán salir en el corto plazo; el resto deberá atravesar un proceso más lento y otras tantas lamentablemente quedarán en el camino”, analiza un empresario.

Bancos al rescate

“Los bancos actuaron rápidamente, atendiendo las necesidades de las personas y empresas. Se tomaron las acciones necesarias para asegurar la continuidad de los servicios en el marco de las ASPO, primero “on line’ y a través de cajeros automáticos y luego con atención en sucursales. Además se dio fuerte apoyo crediticio a empresas y personas: se desembolsaron nuevos crédito por aproximadamente $ 312.000 millones en tres meses (1,3 % del PBI del 2019), a tasas entre el 0% y 24 % en el marco de distintos programas dispuestos por el BCRA y el Ministerio de Desarrollo Productivo: MiPYme, MiPyme Plus y línea de crédito a tasa cero para monotributistas y autónomos. Además, se fortalecieron líneas ya existentes”, analizan desde ADEBA, Asociación de Bancos Argentinos.

De los datos oficiales surge que los bancos han otorgado créditos a empresas y comercios como nunca antes en los últimos 20 años. Los préstamos comerciales se incrementaron un 55% entre marzo y el 16 de junio, una suba equivalente a $ 279.000 millones. Así, el stock total de préstamos comerciales en pesos superó los $ 787.000 millones al 16 de junio, según datos del BCRA. “Esto demuestra el compromiso de la banca en apoyar a empresas, trabajadores y al país en esta difícil situación”, agregan desde ADEBA.

Por otro lado, los cheques rechazados por falta de fondos presentaron una reducción en el mes de mayo, luego de haber alcanzado un pico en el mes de abril. Según los datos del BCRA, el monto de cheques rechazados sobre el total de cheques fue del 7,8% en abril y se redujo a la mitad (3,7%) en mayo. Esta tendencia a la baja se mantuvo en el mes de junio, según un relevamiento de ADEBA. “De esta manera, los cheques sin fondos se encuentran convergiendo hacia los niveles previos a la crisis”, concluyen fuentes de la entidad bancaria.

Energía, afectada pero de pie

Al igual que en el resto del mundo, la crisis económica global y la pandemia afectaron la demanda de energía, la producción de hidrocarburos y los planes de inversión en el corto plazo. En este contexto, el Gobierno nacional lanzó una batería de medidas para aliviar el impacto en la salud de las empresas, las arcas de las provincias productoras, los trabajadores y los usuarios. Declaró la actividad esencial, relanzó el “barril criollo” de crudo, diferenció la suba de impuestos al despacho de naftas y gasoil, extendió el congelamiento de las tarifas de luz y gas y anunció el pago de la deuda de $18.000 millones con productoras gasíferas.

También extendió los ATP a las pymes del sector, avaló convenios laborales con reducción salarial de hasta 40%, postergó el tratamiento de la nueva Ley de Hidrocarburos hasta fin de año y comenzó a elaborar el Plan Gas 4, para garantizar la provisión en el invierno del 2021.

Las energéticas, si bien sufren el golpe económico y financiero, se las ingeniaron para no detenerse ante la crisis. Un ejemplo es la inversión de más de 1500 millones de dólares de capital (la más grande en el sector de refinación en la Argentina de los últimos 30 años) que realizó la refinería que elabora los combustibles AXION energy. La compañía apuesta a convertirse en la más moderna de Sudamérica para incrementar en un 60% su capacidad de producción de gasoil y 50% de naftas, mejorando a la vez la preservación del medio ambiente al reducir en 99% las emisiones de dióxido de azufre de la planta.

Golpe letal al mercado de Real Estate

El sector de Bienes Raíces venía de dos años de caídas importantes y el Covid-19 le proporcionó el golpe letal. “Llevamos más de 90 días sin poder trabajar con normalidad, el sector viene con 24 meses de caída consecutiva antes del confinamiento, luego pasamos de un dólar $80 a $120 en tan solo 60 días. La situación en general es muy complicada, nosotros hemos ajustados los costos fijos pero no alcanza dado que el nivel de operaciones fue nula”, cuenta Fernando Pozzi, socio gerente de Pozzi Inmobiliaria.

Con las Proptech (inmobiliarias nativas digitales) como bandera, la industria del ladrillo se prepara para capear la crisis con optimismo.

Con las Proptech (inmobiliarias nativas digitales) como bandera, la industria del ladrillo se prepara para capear la crisis con optimismo.

Sin embargo, con las Proptech (inmobiliarias nativas digitales) como bandera, la industria del ladrillo se prepara para capear la crisis con optimismo. “Desde el mes de junio hemos notado mejor predisposición del cliente en realizar búsquedas de inmuebles. Gracias a la ayuda de la tecnología, podemos optimizar el tiempo con plataformas para las entrevistas virtuales, entender las motivaciones, mostrando el inmueble con Tours 360 y fotos de calidad, que hoy son indispensables para todo el proceso de comercialización. Luego los cierres de las operaciones se siguen haciendo de manera presencial”, aclara el empresario, que enumera las oportunidades de inversión a la salida de la pandemia. “Veo una oportunidad para quienes adquieran o disponen un terreno para construir su casa. También los proyectos al costo serán una buena opción, aprovechando la baja medida en dólares. Hace muchos años que la fabricación del costo de obra no estaba tan bajo, quizás no sea por mucho tiempo”, afirma Pozzi.

La radiografía para el sector de desarrolladores es similar. Según Leonardo Rodríguez Nader, CEO de la desarrolladora CMNV, “el primer análisis que hicimos fue entender que esta situación no era cosa de 15 días. En consecuencia desarrollamos un plan en fases que tuvo como primer objetivo adecuarnos a la coyuntura, el segundo fue reordenar y reforzar los objetivos del año y ya estamos trabajando para el día D. Reforzamos el área comercial y nos adecuamos a trabajar de forma virtual y exitosamente concretamos operaciones en el mes de mayo y junio. Siempre pensamos en pesos y eso nos permite tener los valores atados a la realidad”.

“Nadie puede imaginarse lo que viene pero será una recuperación lenta, apoyada principalmente en las inversiones en pesos donde la obra privada debe ser el motor de producción y recuperación. Es uno de los sectores que más empleo genera, tiene un factor de multiplicidad enorme además de ser una herramienta fundamental en el desarrollo humano a través de la creación de viviendas”, concluye Rodríguez Nader.

Automotrices, golpeadas y expectantes

En cumplimiento de las normas de Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) las terminales automotrices paralizaron todas las actividades productivas y comerciales el 20 de marzo pasado. Fernando Rodríguez Canedo, director ejecutivo de la Asociación de Fábrica de Automotores (ADEFA), analiza el presente y futuro del sector: “La actividad y los ingresos se redujeron a cero en la industria. Hoy la mayoría de las plantas automotrices están produciendo con un nivel de actividad menor (1 turno) al previo a la cuarentena. Abril no registró actividad (cero producción) y mayo comenzó lentamente con unas 5.000 unidades. Al proceso se suman más de 250 autopartistas, distribuidos en más de 80 municipios”.

Hoy la mayoría de las plantas automotrices están produciendo con un nivel de actividad menor (1 turno) al previo a la cuarentena.

Hoy la mayoría de las plantas automotrices están produciendo con un nivel de actividad menor (1 turno) al previo a la cuarentena.

“Retomar los niveles normales de actividad nos va a llevar un largo tiempo: por un lado por la limitaciones internas propias de la cuarentena (menos personal en toda la cadena por personas de riesgo, velocidad de línea más lenta, etc); por otro lado porque desconocemos el nivel de demanda que tendremos, principalmente de los mercados a los cuales exportamos (las exportaciones hoy representan el 70% de la producción). La mayoría de ellos estiman una caída anual del orden del 40/50%”, asevera Rodríguez Canedo

“Es imperioso trabajar en la sustentabilidad de un sector que proyecta a largo plazo, emplea mano de obra intensiva y especializada e invierte a largo plazo y a riesgo, importantes sumas (u$s5.000 M- 2017/2020) en los ciclos de desarrollo de sus productos”, aclara el director ejecutivo de ADEFA.

El gran beneficiado

Sin dudas uno de los sectores más beneficiados es el del comercio electrónico. La digitalización de lo cotidiano y la necesidad de satisfacer la demanda de productos y servicios potenció que los canales digitales y su ecosistema sean una ventana de oportunidades para continuar la vida, trabajo y entretenimiento de las personas y empresas con todos sus consumos asociados.

Marcos Pueyrredon, Presidente del Instituto Latinoamericano de Comercio Electrónico, explica el fenómeno: “Claramente hemos vivido en estos últimos 3 meses con crecimientos exponenciales en algunas categorías como comestibles, productos de laboratorio y artículos de primera necesidad, que han vivido en cuasi modalidad Hotsale o Cyber, con altos crecimientos. Pero no solamente esas categorías han crecido exponencialmente, sino todos aquellos retailers y marcas que ya tenían sus músculos digitales desarrollados con un 5% o más de participación sobre canales tradicionales pre Covid-19”.

“Habrá un antes Covid-19 y después Covid-19. Un nivel de aceleración digital que nos hubiera llevado quizás más de cinco años lo vivimos en estos últimos meses, porque no tiene nada que ver con la cuestión de adaptación o de madurez del consumidor omnicanal, o de cómo poco a poco crece el retail apoyándose en las tiendas físicas y viceversa. En menos de 100 días se introdujo en nuestras vidas el Covid-19 y lo modificó todo. Uno de esos cambios, el más significativo, fue la digitalización de lo cotidiano”, argumenta Pueyrredón.

Con respecto al escenario pospandemia, el empresario considera que “el vendedor de un local será un vendedor de experiencia multicanal con alto contenido digital y sin duda el nexo entre el canal online y offline, un facilitador de la experiencia de compra que buscamos sea memorable para incrementar la recompra. Tendremos que adoptar el modo resiliencia, con capacidades de adaptación y la reconversión será una constante. Deberemos cultivar la innovación como un ‘must’, donde la transformación adaptativa a la nueva era y sus contextos volátiles nos obligarán a volver a los orígenes: hacer poco y muy bien, con disciplina, foco en la retención y satisfacción del cliente”.

Logística, con buenos índices

Un sector que supo capitalizar las secuelas de la cuarentena fue el de logística. Para Hernán Sánchez, presidente de la Cámara Empresaria de Operadores Logísticos (CEDOL), “en el contexto de una pandemia, el sector se vuelve más relevante de lo habitual para que la población pueda contar con todo lo que necesita en su casa y, de esa manera, moverse lo menos posible. Por eso, desde los días previos al inicio del aislamiento preventivo obligatorio, tomamos contacto con el Gobierno Nacional para trabajar de manera conjunta en asegurar el abastecimiento de productos de primera y segunda necesidad, para toda la población”.

Cabe recordar que el sector logístico arrastra desde hace años una situación compleja, con incrementos de los costos operativos, caída de los volúmenes, subas de costos por ociosidad, altas tasas de interés para financiar inversiones y altos costos impositivos nacionales, provinciales y municipales. “Cuando la crisis por la pandemia finalice, debemos aprender de lo ocurrido para construir un modelo socioeconómico más sustentable”, advierte Sánchez.

Turismo, rojo furioso

El sector del turismo es sin dudas uno de los más golpeados y el que más tiempo tardará en recuperar los números pre pandemia. “Los más optimistas pronostican que en marzo de 2021 recuperaremos apenas el 30% de los niveles previos al 20 de marzo. Los más pesimistas anuncian un recupero total de la actividad recién para 2023”, anuncia el dueño de una agencia de turismo mayorista.

Según datos de la Organización Mundial del Turismo (OMT), el turismo mundial cayó 97% en abril y acumuló un descenso de 44% hasta ese mes. Si bien Europa y algunos otros países flexibilizaron desde fines de mayo la industria de los viajes y el ocio, los efectos de la cuarentena son devastadores en al plano doméstico.

“Hoy en el ánimo de la gente no está pensar en viajes. Hay muchas ofertas agresivas: dos por uno en paquetes, hasta 50% de descuento en tickets aéreos, promociones insuperables de algunos destinos, pero las consultas no se traducen en compras concretas. Los argentinos necesitan certidumbre antes de volver a subirse a un avión. Y hoy lo que prima es la incertidumbre. No hay certezas de nada. Hay que ser cautelosos y esperar, no queda otra”, reflexiona el operador.

Gastronomía, en naranja

Para el sector gastronómico el panorama es también complejo. La caída interanual fue del 84% en abril; del 84% en mayo; y se proyecta un retroceso del 73% en junio, según la Federación Hotelera y Gastronómica de la República Argentina (FEHGRA), en base a la “Encuesta de Impacto del Covid-19 en el Sector Hotelero Gastronómico”, elaborada por Invecq Consultora Económica.

La caída interanual del sector gastronómico fue de -84% en abril; de -84% en mayo; y se proyecta un -73% en junio.

La caída interanual del sector gastronómico fue de -84% en abril; de -84% en mayo; y se proyecta un -73% en junio.

La categoría de establecimiento más afectada es la de restaurantes, mientras que la región más afectada es la Patagonia. “El 75% de los empresarios gastronómicos no podrá continuar con su empresa si la situación actual se prolonga en el tiempo, de ellos un 62% considera que cerrará sus puertas definitivamente si no se les permite volver a trabajar antes del mes de agosto”, sostiene Graciela Fresno, Presidenta de FEHGRA.

Con respecto a los salarios, en abril, el 30,6% pagaron la totalidad y el resto se divide entre quienes lo hicieron parcialmente y quienes no pudieron abonarlos. El 86% solicitó el programa ATP para el pago de sueldos, y de ese porcentaje el 82% lo recibió efectivamente. Con respecto a otros costos del período abril y mayo, el 10% manifestó haber podido pagar el alquiler, mientras que solo el 19% ha pagado los servicios y el 6.4% los impuestos. El 56% de los encuestados solicitó financiamiento bancario en abril y mayo, aunque de ese grupo poco más de la mitad efectivamente lo recibió.

“Un pequeño porcentaje de la gastronomía funciona con delivery y take away, pero la modalidad no representa un porcentaje relevante en sus operaciones comerciales. La gastronomía, junto a la hotelería, es el segundo sector en importancia medido por el impacto en el resto de la economía”, concluye Fresno.

Alejandro Pitashny, empresario gastronómico y cofundador del restaurante Fayer, cuenta que transformaron el local “en una fábrica de elaboración de comida con envíos a domicilio. Hemos invertido en sistemas de logística propia y de tracking tecnológico de envíos. Los horarios cambiaron y las funciones del personal también. Ahora un camarero está como telefonista, repartidor, empaquetador o en producción. Fue la forma que encontramos de reinventar las tareas de nuestro personal de servicio. Es una nueva organización”.

Hotelería, en cero

En el ámbito de la Hotelería la caída interanual en la actividad del sector fue del 83% en abril; del 83% en mayo; y se proyecta un retreso del 79% en junio, siendo la región más afectada la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, estima FEHGRA.

En base a la encuesta anteriormente mencionada, el 65% de los empresarios hoteleros no podrá continuar con su empresa si la situación actual se prolonga en el tiempo, de los cuales un 75.7% considera que se encontrará en situación de cierre en un periodo comprendido entre uno y tres meses. El 80% de los empresarios ha solicitado la ayuda el programa ATP y aun así solo el 41.7% ha podido pagar en su totalidad los salarios del mes de abril.

Con respecto a otros costos del período abril y mayo, el 72% manifestó la imposibilidad de pago de alquileres; el 33% pudo pagar servicios y el 19.8% pago los impuestos de manera total. Casi la mitad de los encuestados, en abril y mayo, solicitó financiamiento bancario, aunque de ese grupo solo el 53% lo recibió.

“Desde el 20 de marzo la hotelería del país está cerrada. Se estima que el sector tendrá una pérdida de facturación de 28.500 millones de dólares este año”, dispara Fresno.

Fuente:ámbito.com

loading...

Etiquetas: