Cuando un tropezón no es caída, pero pocos ayudan a levantarte.

Viern 20/12/19.- Podría haberme dejado llevar por el instinto personal, pero preferí acogerme al instinto laboral, y una de las cosas que se aprende en este trabajo es a tener paciencia. O como decían en el campo solo hay que esperar para ver donde el pato deja la ca….., y así fue, después de escribir en muchas oportunidades lo que nos esperaba y teniendo en cuenta la situación en que quedaba la provincia, no había mucho para prometer.

Y lo que se prometiera estaba agarrado con alfileres, no es conocimiento científico, no son años de periodismo, no, no, es sentido común. No se puede prometer plata cuando no la tenes.

Ahora bien es obvio que algunos no van a esperar ni una semana para que Gustavo Melella y su equipo tengan la posibilidad de enmendar un error que en definitiva ni siquiera cometió el, porque ese proyecto de ley de emergencia vino hecho desde Buenos Aires y es una copia fiel de lo que presentó el ejecutivo nacional en el Congreso que tuvo que ser vallado para que a una semana de asumir no los prendan fuego.

El gobernador firmó ese anteproyecto de Ley de Emergencia Económica, creyendo que con esas medidas, las mismas que Alberto Fernández elaboró con su equipo económico permitirían sacar a la provincia del desastre en que lo dejo Bertone y sus socios, que no son pocos. Quien se lo llevó para firmar no lo leyó, ni le dijo, “mire gobernador esto es un mamarracho impresentable”, por lo que en mi humilde opinión es el al primero que hay que echar, en segundo lugar quedó claro que ante el mas mínimo error van a saltar todos para destruirlo, menos los oficialistas, cuyo silencio es más peligroso que su no defensa, las lealtades deberían ser repasadas ahora, porque no es una buena señal que se tenga esta actitud cuando las papas queman.

En tercer lugar destacar la actitud de los legisladores de las distintas bancadas que acudieron al llamado para remediar el papelón y trabajar en un proyecto de consenso, la palabra delegación de poderes no debe existir en una democracia, por eso tenemos división de poderes, menos cuando no hay nada que manejar porque esta provincia está quebrada, fundida, desbastada.

Por ultimo quedó claro quiénes van a utilizar los errores para extorsionar, quienes van a estar pendientes de los fracasos y no de los logros y quienes esperan sacar provecho de los malos momentos para después pasar por caja. Así como lo dijimos antes, durante y después que se fuera Bertone, lo haremos ahora, si no se abroquelan, si no son leales, sino se organizan, si no planifican, el destino está marcado. Vi como subían y bajaban 6 gobernadores.

Hay que plantear la real situación y decir que se puede y que no se puede ahora, no más allá de las fiestas, sin importar los costos políticos, las críticas o los caranchos que esperan ver la carroña del cadáver.

Separar los obsecuentes que cobran para decir todo que sí y los leales, que dicen no, sin importar el costo, esos van a estar siempre, el resto solo tienen compromiso con ellos mismos y eso en una gestión es un cáncer mortal, sin importar el cargo.

Esos han vivido siempre de lo mismo, del esfuerzo del otro, creo que es hora de cambiar esto también, no sirve que solo se hable bien, cuando las cosas están mal, lo que está mal, está mal no importa quien lo haga, lo que pasó es un primer tropezón, no una caída pero quedó claro que son pocos los que están dispuestos a ayudar a levantarse.

Armando Cabral

Ayuda memoria: http://www.lalicuadoratdf.com.ar/2019/12/los-desafios-del-nuevo-gobierno/

loading...

Etiquetas: