Exclusivo: el plan de Gustavo Melella para reactivar la economía de Tierra del Fuego

Dom 13/10/19.- El gobernador electo de la provincia más austral del país tiene una obsesión: gestionar inversiones para generar valor agregado y empleo. Define al proyecto de “Polo Logístico Antártico” como una “cuestión de Estado” de su próximo mandato. Apuesta a la industrialización del gas, energía en general, turismo y viviendas. El “Modelo Evo” de colaboración entre Estado y empresas; el promisorio vínculo con la República Popular China; y una administración prolija como faro de inversiones.

Por Lucio Di Matteo

Gustavo Melella, gobernador electo de Tierra del Fuego por amplio margen (51% a 38% en primera vuelta, evitando así el balotaje), prepara su plan de Gobierno para después del 17 de diciembre, cuando se haga cargo de una provincia endeudada en dólares, con alto déficit fiscal, la desocupación más alta de la Patagonia (9,4% en el segundo trimestre de este año), y un índice de pobreza inusualmente alto para “la isla” (24% en el primer semestre del 2019). Para enfrentar este panorama, complejo para remontable, Melella diseñó una estrategia que lleva adelante día por día, sin prisa pero sin pausa. “El objetivo primordial es la recuperación del empleo”, suele repetirle a cada uno de sus trabajadores.

Melella tiene un equipo consolidado de trabajo, pues hace 8 años es intendente de Río Grande, con Agustín Tita como jefe de gabinete, un cargo que también ocupará en la provincia. A pesar de esquema armado, Melella se involucra personalmente en la búsqueda de inversiones que generen empleo en la provincia y le den viabilidad a sus cuentas. Así fue como asistió, hace dos semanas, a la embajada de la República Popular China (RPC) en Buenos Aires, acompañado por su jefe de gabinete. La reunión fue tan buena que, cuando terminó, el embajador Zou Xiaoli invitó a Melella a visitar China, y este le devolvió el gesto proponiéndole conocer Tierra del Fuego, una de las provincias más bellas del país. Los dos se llevaron un compromiso mutuo de conocer el país y milenario y la joven e imponente provincia.

Minuto de Cierre pudo reconstruir -sobre la base de diversas fuentes- cuál será el plan económico de Melella. En el mismo sobresale la priorización de la generación de empleo, sectores estratégicos, y un modelo de desarrollo capitalista armónico e inclusivo. Además, con una impronta que ya desarrolló en su municipio: cuentas prolijas, administración transparente para todos, y una centralidad de las decisiones basada en su figura.

Búsqueda de inversiones. Apunta a los siguientes sectores, con alto impacto en generación de valor agregado y empleo: energía (especialmente industrialización de gas y petróleo), desarrollo portuario, turismo y viviendas. Con una especial atención al desarrollo del Polo Logístico Antártico, al cual Melella califica de “política de Estado”. Todo ello, sin descuidar que la provincia tiene sectores con buen nivel de desarrollo y competitividad: industria electrónica, textil, maderera, entre otros.

“Puertas abiertas, oídos atentos, orden institucional”: con su predisposición, Melella intenta marcar la diferencia de estilos con la gobernadora saliente, Rosana Bertone. “Siempre pasó lo mismo con Rosana, si le proponías un negocio que ella no entendía, por más razonable y transparente que fuera, sencillamente no te prestaba atención”, le confesó a este medio un amigo suyo. Lo mismo atestigua un importante grupo inversor que hace dos meses armó un almuerzo con Melella para proponer una importante inversión destinada a la industrialización y exportación de gas. “Desde 2014 buscamos un interlocutor para llevarlo adelante, y recién lo encontramos ahora con el nuevo gobernador”, apuntó uno de los interlocutores del encuentro.

En cuanto al orden institucional, Melella tiene todos los “tics” de las personas formadas en la Iglesia Católica, ya que fue seminarista de los salesianos y luego profesor y rector de la escuela que esta congregación tiene en Río Grande. Por “tics” típicos de su formación se entiende el estilo de diálogo abierto y “campechano”, pero también un respeto a la autoridad que se ganó con el voto de los fueguinos, sin deberle nada a nadie, pues no tuvo apoyo de ningún partido nacional, ni financistas de campaña al “estilo Bertone”, como le dicen en Tierra del Fuego a la empresa Juan Felipe Gancedo S.A., que en 2015 financió la campaña de la actual gobernadora por pedido del entonces ministro Julio De Vido.

A comienzos de la campaña, cuando un importante grupo político-económico se le acercó con más pedidos y exigencias que ayuda, Melella fue tajante: “Si llegamos hasta acá sin compromisos esclavizantes en lo político, tampoco los vamos a tomar en el ámbito económico”.

Con ese criterio, Melella bajó ordenes a un reducido -y por ahora secreto- grupo de colaboradores que tiene en Buenos Aires. “Lo primero es que ellos entiendan que soy el gobernador. Si tienen relación con Bertone están en su derecho, pero es un tema personal, en la provincia eso no les servirá de nada”, señaló ante un caso puntual. “De la misma forma -agregó-, si van a presentar alguna inversión, es mejor que antes lo hagan conmigo”.

El encuentro con el embajador chino, un gran puntapié inicial. El encuentro, realizado en la representación diplomática de ese país en Buenos Aires, duró alrededor de una hora y media. “El embajador demostró gran interés por acompañar nuestro plan de desarrollo, con especial interés en inversión turística, energética, y el Polo Logístico Antártico”, señalo un colaborador de Melella tras la reunión.

“Les gustó nuestra mirada de que el Estado somos todos, y que debemos asegurar una justa distribución de las ganancias en la población”, agregó la misma fuente. Por otra parte, se reunió con autoridades del banco ICBC, también de capitales chino, el cual mostró su interés por asociarse con el estatal Banco de Tierra del Fuego. Para la gestión de este último, Melella le ofreció su presidencia -asumiendo que Miguel Angel Pesce deja la misma- a una importante figura de impronta desarrollista, y que desarrolló una función muy importante en el Estado Nacional.

Más allá del vínculo con China, Melella recibió consultas de inversiones interesados de distinto origen. Entre ellos sobresalen capitales mexicanos que ya invirtieron en la Argentina o pretenden hacerlo; inversores rusos que visitaron Ushuaia y quedaron maravillados; como también empresarios nacionales del sector seguros, medicamentos, turismo y construcción, entre otros.

Políticas sectoriales. Tierra del Fuego ofrece un esquema impositivo mucho más favorable que el resto del país, por el hecho estar exenta de IVA (21%) y Ganancias (35%). Más allá de esto, Melella apuesta a escuchar a cada sector, para ofrecerle herramientas puntuales que aceleren su desarrollo. Por ejemplo, desarrolló reuniones con empresarios hoteleros ya instalados en Tierra del Fuego para diseñar algún beneficio específico, pensando en potenciar al sector tanto en Ushuaia como en Tolhuin.

El antecedente de Evo Morales, capitalismo con desarrollo y equidad. Tras la nacionalización de los recursos petroleros, ocurrida en 2006, Bolivia tuvo un imparable modelo económico. Sin equivalencias entre ese país y Tierra del Fuego, a Melella le interesa la experiencia por un tema: Evo Morales logró acordar con las empresas (las petroleras se quedaron en ese país), garantizándoles seguridad jurídica, pero además con un proceso beneficioso para todo el país.

Desde 2006 hasta 2017, el Producto Bruto Interno (PBI) de Bolivia más que se triplicó, pasando de 11.452 a 37.509 millones de dólares, según cifras del Banco Mundial. El PBI per cápita también: pasó de 1.120 a 3.130 dólares. En tanto que la esperanza de vida, indicador ineludible sobre la calidad de vida de la población, trepó de 64 a 71 años. “Melella es un convencido de la participación del Estado en el desarrollo privado. Además tiene que buscar inversores para contrarrestar el altísimo endeudamiento y déficit que le deja Bertone. Ya puso manos a la obra”, aseguró uno de sus colaboradores.

loading...

Etiquetas: